La frustración radical

El radicalismo ha demostrado en toda su historia, que prefieren las disputas internas a levantar un poco las miras, y priorizar la estabilidad institucional del país.-

.-

La UCR llama “democracia interna” a este egocentrismo fratricida; cuando lo cierto es que no es mas que una asombrosa miopía.-

Lo paradójico es que la mayoría de los dirigentes de bajo nivel, el referente de barrio, de pueblo y de provincias chicas, esperan de sus máximos dirigentes nacionales una mayor vocación por lograr consensos y diseñar una fórmula y un programa que pueda imponerse en las elecciones.-

Esos son los dirigentes de base que deben lidiar efectivamente con el peronismo diariamente; y no la cómoda pasantía de senadores y diputados nacionales, que hace tiempo han perdido el contacto con esa realidad.-

Son pocos, y los tres candidatos, Cobos, Alfonsín y Sanz se pelean de la peor forma. Por si fuera poco, el presidente del partido, en lugar de calmar los ánimos, sale a insultar a uno de los candidatos, tratando de que gane otro.-

No se ponen de acuerdo cuándo será la interna, en abril, en agosto, en octubre... Han demostrado ser una bolsa de gatos, a los que darle el gobierno del país sería muy peligroso. Ya el gobierno de De la Rua, los principales opositores eran sus propios partidarios. Terragno, Alfonsín, Storani, todos hacían lo posible para frustrar las escasas decisiones que el presidente en ocasiones tomaba.-

La frustración de la alternativa radical, ha dejado en carrera a Carrió, a quien salga de la incierta interna del peronismo disidente y a quien en definitiva sea el candidato del gobierno.-

Veremos si lo que resta de la oposición advierte el severo riesgo que corre la Republica ante la potencial reelección de un kirchnerista.-






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales