Sin miedo a exportar



Por lo general, las empresas que operan en Bolsas internacionales producen mejores resultados financieros que aquellas enfocadas en mercados locales. Este es un incentivo adicional para los Gobiernos, los economistas y otros expertos que constantemente han afirmado que las exportaciones son tremendamente importantes para los países, especialmente en la difícil situación económica actual.

 


Sin embargo, aparentemente no se ha hecho mucho para convencer a los rezagados para que exporten. Aunque el 80% de las empresas que ya operan en mercados internacionales tienen planificado expandirse aún más, solo el 42% de aquellas que no operan fuera de sus mercados dicen estar planificando unírseles.

Ciertamente, el abrumador lazo que existe entre el comercio internacional y el éxito financiero indica que vale la pena que las empresas se esfuercen por encontrar soluciones a los problemas que identifiquen. Diversos estudios han demostrado que el crecimiento basado en las exportaciones tiene gran importancia, no solo para los países individualmente, sino que para toda la economía mundial.

Esto también ocurre en las economías BRIC de crecimiento rápido (Brasil, Rusia, India, China), y en las economías maduras de occidente que en la actualidad se esfuerzan por recuperarse de la ralentización de los últimos años.  Existe evidencia concreta de que las empresas en mercados más abiertos tienden a ser más productivas y experimentan un crecimiento más rápido.

Quizás el ejemplo más evidente de cómo las exportaciones pueden impulsar la economía de un país es el caso de China durante los años posteriores a su apertura económica a las leyes de mercado y a la inversión extranjera a fines de la década del 70.

Las exportaciones fuertes, que surgen de su papel como la fábrica del mundo, han llevado al país a emerger por sobre otras economías en desarrollo, entre ellas India, que esperó otra década para unirse al mercado abierto. El rápido crecimiento económico basado en el comercio en ambos países ha contribuido a sacar a millones de ciudadanos de la pobreza. Además, sus exportaciones se vuelven cada vez más sofisticadas y se alejan de la fabricación simple y de los servicios de administración y soporte con los que comenzaron. De hecho, el particular éxito de India con los servicios de TI puede ayudar a que su índice de crecimiento supere al de China en el futuro cercano.

Muchas empresas ingresan a mercados extranjeros a través de intermediarios, distribuidores, representantes y una cadena de abastecimiento extendida.  Estos necesitarán equipos locales para negociar los acuerdos y administrar y respaldar los canales de distribución.  Sin embargo, la fluidez del idioma, la Gerencia senior local y el amplio entendimiento cultural pueden ser menos importantes para una empresa que tratar directamente con los clientes.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Sin miedo a exportar


Por lo general, las empresas que operan en Bolsas internacionales producen mejores resultados financieros que aquellas enfocadas en mercados locales. Este es un incentivo adicional para los Gobiernos, los economistas y otros expertos que constantemente han afirmado que las exportaciones son tremendamente importantes para los países, especialmente en la difícil situación económica actual.

 


Sin embargo, aparentemente no se ha hecho mucho para convencer a los rezagados para que exporten. Aunque el 80% de las empresas que ya operan en mercados internacionales tienen planificado expandirse aún más, solo el 42% de aquellas que no operan fuera de sus mercados dicen estar planificando unírseles.

Ciertamente, el abrumador lazo que existe entre el comercio internacional y el éxito financiero indica que vale la pena que las empresas se esfuercen por encontrar soluciones a los problemas que identifiquen. Diversos estudios han demostrado que el crecimiento basado en las exportaciones tiene gran importancia, no solo para los países individualmente, sino que para toda la economía mundial.

Esto también ocurre en las economías BRIC de crecimiento rápido (Brasil, Rusia, India, China), y en las economías maduras de occidente que en la actualidad se esfuerzan por recuperarse de la ralentización de los últimos años.  Existe evidencia concreta de que las empresas en mercados más abiertos tienden a ser más productivas y experimentan un crecimiento más rápido.

Quizás el ejemplo más evidente de cómo las exportaciones pueden impulsar la economía de un país es el caso de China durante los años posteriores a su apertura económica a las leyes de mercado y a la inversión extranjera a fines de la década del 70.

Las exportaciones fuertes, que surgen de su papel como la fábrica del mundo, han llevado al país a emerger por sobre otras economías en desarrollo, entre ellas India, que esperó otra década para unirse al mercado abierto. El rápido crecimiento económico basado en el comercio en ambos países ha contribuido a sacar a millones de ciudadanos de la pobreza. Además, sus exportaciones se vuelven cada vez más sofisticadas y se alejan de la fabricación simple y de los servicios de administración y soporte con los que comenzaron. De hecho, el particular éxito de India con los servicios de TI puede ayudar a que su índice de crecimiento supere al de China en el futuro cercano.

Muchas empresas ingresan a mercados extranjeros a través de intermediarios, distribuidores, representantes y una cadena de abastecimiento extendida.  Estos necesitarán equipos locales para negociar los acuerdos y administrar y respaldar los canales de distribución.  Sin embargo, la fluidez del idioma, la Gerencia senior local y el amplio entendimiento cultural pueden ser menos importantes para una empresa que tratar directamente con los clientes.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE