Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Cultura   ·   Corrupción   ·   Salud



Santiago querido y el hermoso Ancud


Inicio > Cultura
31/03/2012

2447 Visitas



“Santiago querido” es la canción de Leo Dan y se refiere a la tierra argentina, aunque me han dicho que los santiaguinos recuerdan a la suya. Como fuere, a la capital chilena la vemos enorme, moderna y con atractivos por doquier. Retorno a los 30 años cuando La Moneda se encontraba en escombros y el ambiente era de extrema desconfianza. Año 79, en el Hotel Carrera estaba fresco el recuerdo de lo que captó la televisión en el momento del bombardeo. Entonces, desde una ventana miraba y pensaba cómo pudo haber sucedido. Hoy Santiago está diferente, alegre y atractivo. Miles de gentes transitan por sus calles y el metro es un río humano en el cual nadie conoce a nadie. A las 14h50 del sábado 16 llego a la gran terminal, no hay tiempo que perder, el plan es ir a Viña y Valparaíso para al retorno recorrer la capital de seis millones de habitantes.


Arturo Prat Chacón

Bien acompañado y feliz, paseo en Valparaíso y mi cámara no descansa. Primero a perseguir la historia. Percibo que Arturo Prat Chacón es el Héroe Nacional más querido y recordado de Chile, su monumento es imponente y hermoso. Creo que su sacrificio temprano en el combate de Iquique el 25 de mayo de 1879 durante la Guerra del Pacífico ha causado profunda impresión, que hasta los niños recitan poemas a él dedicados. Qué emoción, veo “Avenida Ecuador” y más allá la calle “Atahualpa”; llego a La Sebastiana, la vivienda que fuera del poeta Ricardo Neftalí Reyes, con cinco plantas, recuerdos y aposentos casi intactos; pienso en “El caso Neruda”, de Roberto Ampuero, sensacional referencia. Valparaíso es edificios altos y anchas avenidas, cielo y mar azul, en la parte vieja calles angostas y casas de corte europeo. En una cripta de la Catedral reposa el corazón de Diego Portales, organizador de la República inmolado en El Barón el 6 de junio de 1837; paso por la Universidad Federico Santamaría Carrera; él donó su fortuna adquirida con el salitre para construir ese centro, fue nieto del prócer José Miguel Carrera. Luego, lo que no podía faltar, la visita a La Quinta Vergara, lugar de los famosos festivales de Viña, junto al Palacio del mismo nombre, construido en 1910; José Francisco Vergara Echevers fue un ingeniero, político, escritor y fundador de la ciudad. En la Quinta por lo menos imaginé verle y escucharle cantar a Salvatore Adamo “Mi gran noche…”

El Cambio de la Guardia y los pelolais, veganos y emos

De vuelta a Santiago, un paseo por el mall “Alto Las Condes” y las fabulosas tiendas La Polar, Falabella, Paris, Ripley, las mejores del mundo, siquiera para mirar, igual a lo que dice Junior respecto a Alejandro, “se conforma con tan poco”. El Paseo Ahumada es impresionante, hasta un millón de personas circulan cada día; el Cerro Santa Lucía, la Pileta de Neptuno, el héroe Caupolicán frente a la Universidad Católica de Chile; La Chascona, otra casa de Pablo Neruda. Y proseguimos: en las avenidas la juventud camina despreocupada con trajes negros y modelos exclusivos y caros; por ahí ofrecen “piercings” de plata, acero y titanio, “todo quirúrgico”, para orejas, cejas, nariz, boca, lengua, ombligo, tetinas, pezones y otros. ¡Qué maravilla!; una chica de cabello rojo me pide que le tome una foto, saca un papel me da el correo y dice que la envíe; y eso que no les cuento de las tribus urbanas: artesas, punks, skinheads, pelolais, veganos, emos, pakemones, firulais, góticos y otros adefesios. Pero bueno, tienen derecho a un espacio, como el amplio que les ha brindado el escritor de La Tercera Fernando Villegas en su obra irreverente “Ruego a Ud. Tenga la bondad de irse a la cresta…” Mientras tanto, una veintena de personas se ha instalado en el cause del río Mapocho en señal de protesta, porque no tienen trabajo y no pueden pagar el valor de sus viviendas. En Santiago por doquier el homenaje a Lucila Godoy, la maestra de escuela, a Prat, Montt, Carrera, Bernardo O`Higgins y Allende, a Colocolo, Lautaro, Toqui y Loncón. Pinochet no asoma, no existe. Auge de construcción de edificios altos, incluso sacrificando edificaciones hermosas y antiguas. No importa, el dinero ante todo. La ceremonia de Cambio de la Guardia el lunes a las 10h00 es un espectáculo; al final la banda-al puro estilo de Ray Coniff-entona “Bésame” y arranca un sonoro aplauso de más de trescientos turistas presentes. Qué lindo fuera que los estudiantes ecuatorianos con sus bandas toquen nuestras bellas canciones.

Chiloé un verdadero paraíso

Y llega el momento crucial: nuestro viaje a la Gran Isla de Chiloé, desde Santiago más de mil kilómetros; a la media noche atravesamos el río Maule, y otro recuerdo, Túpac Yupanqui y una gran batalla contra los mapuches, chonos y huilliches, rebeldes y heroicos que nunca dieron paso ni a los incas ni a los hispanos; estuvo luego nuestro paisano Huayna Cápac y no sé si fue de él la expresión: “He llegado al fin del mundo”; una de las últimas urbes es Puerto Montt, desde aquí está cerca Bariloche, de Argentina; luego solo queda Punta Arenas y al final el Estrecho de Magallanes. Los Iracundos de Paisandú le dieron fama mundial a Puerto Montt, seguramente Eduardo Franco, La Voz, se enamoró de alguna de las bellas chicas de aquí y plasmó ese idilio para siempre. Hace frío, 2 grados, atravesamos el canal de Chacao en transbordador con Susy, María Soledad, Roberto, César, Alejandro de los ojos azul zafiro y David. Desde aquí veo “en vivo” Ancud con sus 37 mil habitantes y todo lo que dice el precioso libro “Archipiélago Chiloé” que me obsequiara en diciembre Roberto. Los nombres típicos: Llanquihue, Calbuco, Maullín, Millahue; a lo mejor de por aquí surgió el nombre de Pelotillehue, de Condorito, del mundialmente famoso Pepo; tierra verde y siempre húmeda, paisajes hermosos, por algo los inmigrantes alemanes que llegaron desde el siglo XIX se quedaron para siempre. Roberto, digno hijo de esta tierra, nos da cátedra de lo que ha visto desde niño: plantas, animales, peces, lugares; no hay duda que ama a su patria chica. Las iglesias de Chiloé son capítulo aparte, incomparable Patrimonio de la Humanidad.

El terremoto de 1960

En 1960 se produjo un gran terremoto, dicen de 9.7 en la escala de Richter. Don Alberto Román Hauser y doña Wally Mienert Gerding, todavía lo recuerdan; fue el 22 de mayo a las tres de la tarde, las casas se caían, temblaba la tierra, luego el mar se recogió y vino una ola inmensa y negra y atacó. La maravillosa iglesia de Ancud desapareció. Más tarde llegó un barco, los cadáveres eran incontables y los desaparecidos. Después llegó un avión de Ecuador con ayuda. ¡Qué orgullo!, nuestro país es grande.

A 79 km está Castro, la capital de Chiloé, pequeña ciudad hermosa de vistosas viviendas de estilo inglés y alemán. En la Hostería Ancud, nuestro lugar de alojamiento, unos cañones coloniales y antigua fortaleza y una leyenda en tablón: “Aquí llegó donde otro no ha llegado, Don Alonso de Ercilla en un pequeño barco con solo diez el año 58 por mil quinientos por febrero a las dos de la tarde…” He allí el hombre de La Araucana que cantó el heroísmo de Lautaro.

Despedida y retorno

Domingo 24 a las 17h00, el retorno. Ruta Ancud-Puerto Montt-Santiago. Despedida penosa de don Roberto, don Alberto, doña Catia y doña Wally; la Omama quiere llorar. En el bus chileno de Cruz del Sur, silencio, evidencia de un partir. Nuevamente en Santiago a las 10h00 el lunes 25, malas noticias de mi tierra, un fallecimiento esperado. Esa misma noche había que partir rumbo a Antofagasta y Arica, a desandar el camino y por fuerza alejarse solitario de los seres queridos. En el trayecto complemento detalles: el Parque Eólico Totoral, es el más grande del país para generar energía; de puertos daneses, españoles y chinos llegaron 26 torres y 69 aspas; el proyecto está ligado a la empresa Norvind en la que participan la noruega SN Power y el grupo chileno Centinela; es una inversión de 140 millones de dólares y una potencia instalada de 46 Mw; comenzará a operar a fines de 2009.

Los desperdicios de productos en el desierto se hacen visibles; la industria todavía no supera este problema. Junto a mí dos hermosas chicas argentinas viajan al Perú a la aventura; les miro y les arranco una sonrisa. En el paso al Perú los primeros controles sobre la influenza humana. Magnífica atención a bordo de CIVA hasta llegar a Lima. Un descanso de una noche para conocer el Parque de las Luces y el Agua y  enterarme del escándalo generado por la presentadora de televisión Magaly Medina, quien denunció que el futbolista Paolo Guerrero había tenido una noche de excesos con mujeres; éste le enjuició y le mandó a la cárcel 70 días; ahora estaba con libertad condicional y se ratificaba, pero peligraba volver tras las rejas. Mientras tanto un correo me dice que el pequeño Alejandro piensa que ya voy a regresar y quiere “que no quiten la camita”, en Santiago. Una lágrima furtiva.

“Me gustaría inventar un país…”

Una hora y 15 minutos después de salir de Lima recién concluye la ciudad, al final con grandes muestras de desorganización y pobreza, la otra cara de la medalla. En el trayecto hay juego de bingo y gana el premio un chileno quien agradece por micrófono: “me siento muy emocionado, muy emocionado y emocionado me siento”, causando la risa de todos los pasajeros. Después todo es rutina y cansancio. Antes de Tumbes concurridos balnearios: Órganos, Máncora, Cancas y Zorritos. Por aquí banderas blanco y rojo ratifican un posesión nunca aceptada de hace décadas y destacan la figura del Almirante Villar; un destructor peruano con ese nombre fue derrotado por la armada ecuatoriana durante la agresión de 1941.

Después, en medio de un calor sofocante, por fin diviso el gran letrero “Bienvenidos a Ecuador”. Qué alivio, estoy en otro mundo, los días quedaron atrás y los recuerdos. Ahora rumbo a Cuenca, a mi hogar, a poner en orden todo lo vivido, mientras en el camino escucho una canción con la linda vos de la chica de La Oreja de Van Gogh: “me gustaría inventar un país contigo / banderas y fronteras no tienen ningún sentido para mí / si tu también lo sientes / y a ti te apetece / no lo pienses vámonos, ya somos dos…                                           

César Pinos Espinoza.

cesarpinose@hotmail.com





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21257 publicaciones
5200 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora