Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación



BIEN SER...BIEN ESTAR.


Inicio > Ciudadanía
28/03/2012

1213 Visitas



Lo que el Papa nos dejó.


Cecy Valerio.

 

 “Quién ha descubierto a Cristo debe llevar a otros hacia Él. Una gran alegría no debe guardarse para uno mismo. Es necesario transmitirla”. Benedicto XVI.

 

Cuando alguien nos deja un presente, es porque lo trae consigo.  Palabras de esperanza,  la fe que nos contagió, la paz en su mirada y la alegría en su corazón son algunas de los regalos que Benedicto XVI nos dejó a los mexicanos en su visita a nuestro país. Ya sea que lo veamos como un guía espiritual para los católicos o, para quienes no lo son, simplemente como una persona buena que viene a visitarnos,  el Papa nos trajo un mensaje de paz en momentos difíciles para nuestra nación.

Como muchos mexicanos, al principio de resistí a su visita. La comparaciones con el carisma de Juan Pablo II, el miedo de asistir a algunos de los recorridos debido a la posible inseguridad  y la tendencia  a dejarnos llevar por comentarios  negativos fueron caldo de cultivo para alimentar la apatía y no buscar la manera de verlo, escucharlo, sentir su presencia divina. Sin embargo mi corazón de decía que el Vicario de Cristo estaría en mi tierra, que un mensajero de paz  nos visitaría y que no era posible que me mantuviera indiferente.

Conforme se acercaba la fecha de la visita, mi percepción iba cambiando.  Me di la oportunidad de abrir y escuchar mi corazón, y un día antes de la celebración de la Misa en el Parque Bicentenario, me decidí a participar.  Como miles de feligreses “de a pie”, hice la travesía para estar presente en el evento: conseguir los boletos, viajar en autobús un día antes, caminar 3 kilómetros, pasar la noche en el parque y vivir la experiencia de participar de la Eucaristía presidida por el Santo Padre. Todo valió la pena.

Asistí con un corazón abierto y agradecido. La misa en el Parque Bicentenario, escuchar la palabra de Dios en voz del Papa, compartir con miles de fieles una fe que nos mantiene unidos y hacia adelante,  fueron aspectos que nos fortalecen, nos  alientan y nos consuelan.

 Independientemente de si lo vimos en persona, o por televisión, la emoción, la esperanza  y el amor que nos dejó su presencia y sus palabras, nos animan a todos a seguir adelante en estos momentos difíciles para México. 

Un Papa que pensábamos que no sonreía  y que era duro, nos visitó con una sonrisa que reflejaba la paz de un corazón bondadoso. Al despedirse dijo que su visita había llegado a su fin, no así su afecto por el pueblo de México que lo recibió con alegría y júbilo. Nos pidió, en su despedida, ser fieles a nosotros mismos y no dejarnos amedrentar por las fuerzas del mal.

 



Etiquetas:   Visita del Papa

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18423 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora