La Carta del Ermitaño

La gente me dice el ermitaño, sólo porque me alejo de ellos 

 

. El mundo que conocí y la sociedad no fueron de mi grado.

Y ¿Por qué debo yo de vivir con ellos?;  prefiero lidiar con mis propios demonios, eso que hasta me doy miedo a mi mismo, soy ermitaño por desición propia algunas veces salgo al exterior...sólo para encontrarme una sociedad con la cual no me interesa encajar donde todos buscan su propio beneficio, sin pensar en los demás, esa sociedad podrida en la hipocrecía donde nadie te dice las cosas en la cara, pero si hablan de tí a tus espaldas  en fin todo eso ha provocado que mejor me encierre en mi ermita.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales