Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Política   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Internet   ·   Políticas Sociales   ·   Censura



Chorizos y derivados: pedid perdón y a la calle


Inicio > Política Nacional
21/03/2012

1233 Visitas



Es algo insólito. Resulta que tan sólo por pedir perdón por los crímenes cometidos y un simple compromiso de resarcir a las víctimas, los etarras presos que tengan cumplidas las tres cuartas partes de la condena,  pueden alcanzar la libertad y holgar en la calle. Este gesto compasivo fue impulsado por el Gobierno  Zapatero como vía de reinserción para los reos etarras. La llamada ‘Vía Nanclares’ parece que se aplica desde la lujosa cárcel trampolín construida en fecha reciente en la citada localidad alavesa y destinada, preferentemente, a presos etarras. Se trata de una cárcel ‘cinco estrellas’, dotada de las más exquisitas comodidades para hacer grata la estancia. Además está dotada de una piscina climatizada para relajar el estrés de los presos.


Desde esa lanzadera a la libertad se están promocionando individuos con crímenes de sangre a los que, tras cumplir con los requisitos que establece la nueva ley, se les otorga el beneficio del tercer grado. Es condición indispensable que el individuo objeto de la gracia pida de forma expresa ‘perdón a las víctimas’. Con esta simple fórmula de arrepentimiento, sea sincero o falso, el preso consigue el tercer grado y, consecuentemente, la libertad condicional. O sea, que le ponen de patitas en la calle. Se da la indignidad de que existen presos, condenados a más de cincuenta y de cien años que, tras unos pocos años en la trena, pueden beneficiarse de esta medida de gracia debido al número máximo de años establecidos en España para el cumplimiento de penas. 

Siendo ecuánimes, evitar discriminaciones, y de acuerdo con los principios éticos de la igualdad de oportunidades, la ley privilegio que por pedir perdón permite a los etarras alcanzar la libertad, debería aplicarse igualmente al resto de los presos en las cárceles españolas. Ellos tienen el mismo derecho que los etarras a disfrutar de libertad si piden perdón y muestran arrepentimiento del delito cometido. Incluso al no tener delitos de sangre, tienen mucho más derecho a disfrutar de ese privilegio. 

Yo invito a chorizos, cacos, y resto de tropa entre rejas a que pidan perdón y muestren arrepentimiento de las faltas cometidas para salir a la calle. Golfos varios, atracadores, carteristas, macarras, trileros, violadores, pederastas, secuestradores, mangantes, truhanes, sablistas, ladrones, descuideros, timadores, rateros, granujas y gentes de mal vivir que penáis vuestros delitos en prisión, ya sabéis la fórmula. Sólo con fingir arrepentimiento, pues eso, a la calle como los etarras.







Etiquetas:   Política   ·   ETA   ·   Prisión

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21018 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora