Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Lectura   ·   Quintana Roo   ·   Política   ·   Cuentos



Defectos puntuales


Inicio > Cultura
19/03/2012


3152 Visitas



Entre otros muchos, tengo un gran defecto: la puntualidad. Esto, que pudieran parecer a otros una virtud, se convierte en mi caso en un defecto por el mero hecho de vivir en un país donde la impuntualidad está ampliamente enraizada en la idiosincrasia del cubano.


Con excepciones que solo parecen confirmar la regla, en eventos protocolares del más alto nivel; los cubanos se enfrentan día a día a una, en ocasiones, dramática demostración de indolencia en cuanto a cumplimiento de horarios se refiere.

En múltiples escenarios y circunstancias, llegar minutos antes de la hora señalada, puede convertirse en el preludio de una exasperante espera, a la cual se asiste en el resignado papel de perdedor, de estafado. Entonces solo quedan ganas de dar gracias cuando, por voluntad divina o evidentemente terrenal, vemos los primeros síntomas de un inicio que debió comenzar media hora antes.

El sector de los servicios no escapa a este vicio. La ciudad es un discurso de carteles mudos, de letras muertas que anuncian un horario pocas veces respetado. La población desespera en colas a la entrada de un comercio, un teatro, un cine o cualquier otro establecimiento; mientras la transparencia de las vidrieras muestra a dependientes de rostros trasnochados que devuelven una mirada resentida, como acusando a los que esperan del otro lado de la puerta. Solo cuando las manecillas del reloj anuncian en coro la hora de apertura, se nota el ajetreo organizativo, las carreras desesperadas por ultimar detalles y los gestos que intentan excusar por la demora, como si no hallaran explicación a tal sinsentido.

En verdad se trata de un círculo vicioso en el cual los que hoy son las víctimas de impuntualidades, mañana ocupan el papel de victimarios y olvidan las propias huellas que en ellos dejó un maltrato similar.

De esta forma, los cubanos han incorporado una resignada convivencia con la impuntualidad. La asumen como un factor a tener en cuenta cuando son citados a una reunión, actividad o evento de cualquier tipo, a los cuales se permiten ellos mismos llegar tarde ante la posibilidad de que siempre comience varios minutos después de la hora señalada. Si por el contrario de lo esperado, se cumple estrictamente con el horario programado, entonces se muestran asombrados –incluso turbados– “porque comenzaron muy temprano”.

Durante mis tiempos universitarios compartí con un dirigente estudiantil que, al citar a las reuniones, siempre lo hacía para un horario que incluía “media hora de gracia” porque, según se justificaba en un pícaro susurro, “a los cubanos le dices una hora y ellos llegan media hora después”.

Por eso mi hiperpuntualidad, esa que lleva a vivir mi vida con minutos de adelanto, es un defecto del que no he aprendido a prescindir. Por eso espero pacientemente durante cuarenta y cinco minutos a que una dependienta llegue a su puesto de trabajo, encuentre las llaves de la gaveta donde guarda los tickets, me mire con mala cara cuando reclama que no tiene cambio para el billete que le extiendo y casi sin mirarme me alcanza las entradas al concierto de la noche; mientras pienso en esta nota.

Por eso, quizás, tengo una novia que luego de tenerme sentado casi una hora mientras espero que se aliste para nuestra cita, aparece hermosa en el umbral de su cuarto, con un brillo de inocente disculpa en sus ojos, y en los labios la sonrisa más linda del mundo. Sólo esa imagen, vale el pecar de puntual. 



Etiquetas:   Santiago de Cuba

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21233 publicaciones
5197 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora