Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Amor   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Lectura   ·   Andrés Manuel López Obrador



Las redes sociales como plataforma de protesta


Inicio > Comunicación
15/03/2012

2025 Visitas



Patricio Bidault


 

Internet nos ha regalado un vasto foro público en el que la libertad de expresión se difunde con gran alcance, traspasando fronteras, ideas políticas o prácticas religiosas que, con frecuencia, son atacadas por grupos de distinta índole.

 

El ser humano es una criatura que necesita interactuar con otros organismos de su misma especie; por esa razón, no sorprende que, desde la creación de internet, hayan existido comunidades que han evolucionado hasta convertirse en redes sociales masivas, donde el intercambio de información se produce a tal velocidad que, en minutos, un ruso puede enterarse de lo que un argentino piensa de su película favorita. Gracias a ello, las redes sociales han demostrado un poder importante cuando se trata de protestar o hacer campaña, reemplazando los boletines y folletos por un e-mail “cadena”, un recado en Twitter o Facebook o un video en Youtube, que, si es circulado con suficiente frecuencia, puede alcanzar una audiencia mundial y un seguimiento masivo. En Facebook, es común que el usuario sea bombardeado con todo tipo de campañas y anuncios, de acuerdo con las noticias de esa semana, y que pueda apoyarse la moción de que se otorgue sentencia completa en la cárcel a Lindsay Lohan o que se afirme que Crepúsculo es la mejor película que ha existido. Pero el año pasado, una de estas campañas adquirió mayor trascendencia. De pronto, al entrar en Facebook, el usuario se topaba con que las fotos en los perfiles personalizados de los usuarios de distintos países comenzaron a ser sustituidas por simples cuadros negros. Mientras que al principio parecía tratarse de algún virus o error de programación, lo mismo ocurría en la conocida red de microblog, Twitter. Los mensajes de los ahora oscurecidos usuarios en las dos redes sociales apuntaban hacia un blog que explicaba lo que estaba aconteciendo: era una campaña de protesta iniciada en Nueva Zelanda.

 

La ley de propiedad intelectual de ese país estaba por ser modificada con los mismos métodos de criminalizar a la gente, tan de moda hoy en día. Dicha modificación proponía cortar por completo la conexión a internet de aquellos usuarios que violaran la ley (o sea, bajar música) y aquellos que les proporcionaran la conexión serían culpables por asociación.

 

La campaña, denominada Internet blackout, alcanzó un gran número de seguidores a escala mundial, entre los que se encontraba el conocido cómico y autor inglés Stephen Fry, quien, tras seguir los parámetros de la protesta, escribió en su Twitter: “Mi foto está oscurecida por una buena razón”, seguido del enlace pertinente. Tras llenar una petición con más de 17 mil firmas, que podía ser “accesada” en línea, y algunas demostraciones públicas, el 23 de marzo se anunció que los cambios propuestos no se realizarían.

 

El antes oscurecido internet regresó a la normalidad poco tiempo después. Sin embargo, algunos meses más tarde, las diferentes redes sociales se volvían a pintar de un solo color; esta vez, se trataba del verde en señal de apoyo a Mir-Hossein Mousavi, candidato presidencial de Irán, tras un proceso electoral que otorgó la victoria a Mahmoud Ahmadinejad, donde se registraron múltiples irregularidades y bloqueos de medios de comunicación, entre los que se hallaba el acceso a  internet. Los simpatizantes de Mousavi y su revolución verde comenzaron a utilizar Facebook y  Twitter para intercambiar información acerca de rutas electrónicas alternas que podían emplearse para evitar el bloqueo de internet impuesto por el gobierno. Stephen Fry volvía a hacer uso de su cuenta de Twitter para “pasar la voz”, mientras que otros usuarios, como persiankiwi, informaban a sus seguidores, que cada vez eran más, acerca de la violencia y censura de la que eran víctimas los manifestantes.

 

Además de la enorme velocidad a la que se produce el intercambio de información, internet posee una gran característica: la casi total libertad de expresión, arena perfecta para la reciente protesta en contra de las amenazas de muerte a cualquiera que se atreviera a publicar una caricatura del profeta Mahoma, actividad prohibida para los practicantes del Islam, llamada Draw Mohammed  Day, o bien, “El día de dibujar a Mahoma”.

 

Comedy Central, cadena responsable de transmitir la controversial e hilarante caricatura South Park, retiró el ahora famoso episodio 201 en el que se caracterizaba al profeta Mahoma enfundado en una gran botarga de oso, tras recibir amenazas de muerte por un grupo extremista islámico. Como respuesta al ataque en contra de la libertad de expresión, se comenzó a publicar en Facebook, Youtube y Twitter la práctica, que se efectuaría el 20 de mayo de 2010, de crear y subir a internet dibujos que representaran al profeta Mahoma.

 

El evento fue cubierto por todo tipo de medios masivos de comunicación, tanto blogs  independientes como periódicos de gran circulación y cadenas de noticias, con tantas opiniones favorables, como en contra. La página de Facebook que convocaba a la creación de los dibujos adquirió aproximadamente 100 mil seguidores; casi el mismo número que la que rechazaba la iniciativa. Mientras unos la calificaban como una valiente pelea en favor de la libertad de expresión, otros opinaban que era una práctica inútil e inmadura.

 

Durante la fecha mencionada, Youtube se vio inundado de videos de usuarios que se filmaban a ellos mismos dibujando su propia versión de Mahoma. En tanto, otros rechazaban el movimiento con argumentos como que tal protesta ofendía a aquellos seguidores del Islam, quienes rechazaban la violencia de los grupos extremistas. La reacción fue tal que, durante el 20 de mayo, el acceso a Facebook, Youtube y Twitter fue totalmente bloqueado en Pakistán.

 

Además de tecnología, internet nos ha regalado un vasto foro público en el que la libertad de expresión se difunde con gran alcance, traspasando fronteras, ideas políticas o prácticas religiosas que, con frecuencia, son atacadas por grupos de distinta índole. No obstante, se ha demostrado que el verdadero poder dentro de esta arena lo tiene el usuario común, aquel que cuenta con su perfil de Facebook, Twitter o Youtube con la mera idea de mantenerse en contacto con familiares o amigos de la primaria que no ha visto por decenios, pero que, cuando se requiere, es capaz de iniciar campañas casi imposibles de censurar, las cuales pueden tener resultados significativos en favor de lo que se considera correcto.









Etiquetas:   Redes Sociales   ·   Twitter   ·   Facebook   ·   Internet   ·   Movimientos Sociales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22578 publicaciones
5340 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora