TIRONEADOS POR EL MERCADO

Las empresas saben que los chicos poseen buena parte de la decisión sobre el consumo de bienes y servicios en el hogar. Es por eso, que las propagandas están dirigidas a despertar en ellos los deseos por poseer lo que se les ofrece, que por supuesto deberán pagar sus padres o los adultos mayores más cercanos, movilizando el consumo de bienes materiales que los satisfarán mientras sean una novedad. Siendo reemplazados por otros con una gran velocidad de rotación, aumentando esta velocidad con la oferta de nuevos productos.

 

. Es por eso, que las propagandas están dirigidas a despertar en ellos los deseos por poseer lo que se les ofrece, que por supuesto deberán pagar sus padres o los adultos mayores más cercanos, movilizando el consumo de bienes materiales que los satisfarán mientras sean una novedad. Siendo reemplazados por otros con una gran velocidad de rotación, aumentando esta velocidad con la oferta de nuevos productos.

Las empresas, saben además, que es la televisión, el medio que los conecta sin intermediarios con los niños. Siendo esa, la manera más directa de meterse sin permiso en sus cabezas. Empezando el tironeo por hacerlo un consumista con la complicidad de sus padres. Desde el mismo y preciso momento que comprobaron que el bebé se calma frente a su pantalla, volviendo a hacerlo cada vez que el comportamiento del mismo lo requiera. De esa manera seguirán poniendo su mente a disposición de los mensajes que le van forjando sus deseos irrefrenables por poseer ciertos y determinados bienes.

Después de todo, es la televisión la madre sustituta de muchos chicos y la auxiliar de las cuidadoras de bebes. Los que luego de ser dejados a su disposición, son influidos por sus mensajes durante largas horas del día ininterrumpidamente.

En otras épocas se “distinguía” a la televisión con el apelativo peyorativo  de  “caja boba”, siendo hoy  la herramienta con la que le están formateando la cabeza al bebé hasta transformarlo en un obediente consumidor de los productos que ofrece. A los que podrá acceder, llorando como un marrano de la mano de su madre, cuando ambos se encuentren frente a las góndolas de un supermercado.

 

Eugenio García

http://apuntesenborrador.blogspot.com

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales