El lastre de las autonomías

No es de recibo la defensa que hace Herrera Campo del Estado de las Autonomías. En primer lugar porque lo hace como parte interesada, a quien se le oculta buena parte de la realidad de lo que ocurre en la suya, como le reiteran los procuradores de la oposición en las Cortes. Y en segundo lugar, porque ligar el Estado de Bienestar con el Estado de las Autonomías es pasarse tres pueblos a sabiendas.

 

. En primer lugar porque lo hace como parte interesada, a quien se le oculta buena parte de la realidad de lo que ocurre en la suya, como le reiteran los procuradores de la oposición en las Cortes. Y en segundo lugar, porque ligar el Estado de Bienestar con el Estado de las Autonomías es pasarse tres pueblos a sabiendas.
Ni él mismo se cree sus palabras. Debería saber el presidente Herrera que, como decía Esopo: “la rueda más estropeada del carro es la que más ruido hace”. Ahí tiene la situación de la sanidad y de la educación; ambas reclaman a gritos mejor gestión y más medios económicos. Y por si nos quedamos cortos, no está de más recordar que la deuda de Castilla y León se eleva a cinco mil millones de euros; tal cantidad es más alta que el concepto de ‘chocolate del loro’.

Naturalmente, señor Herrera, que el Estado de Bienestar hubiera sido mucho mejor sin las autonomías. Usted no debió asistir a clase el día que lo explicó el profesor. Si ya supone un tremendo gasto mantener lo que mantiene el Estado central, no dude que si no hubiera existido tanto parlamento autonómico, tanto aprovechado ocasional, tantos gobiernos manirrotos y mediocres, tantos parlamentarios autonómicos, tantos coches oficiales, tantas sedes, edificios, fundaciones de dudosos objetivos, y tantos y tantos sueldos desproporcionados, además de miles de ayudas preocupantes, organismos autónomos,… el agujero del Estado no hubiera tenido las dimensiones que tiene.

No hay ninguna duda: gran culpa del desfase deficitario lo tienen las comunidades autónomas, por eso escuchar al presidente Herrera defender a ultranza el Estado de las Autonomías y compararlo con el Estado de Bienestar da pena, mucha pena. Y además demuestra que está fuera de juego. No estaría de más que se planteara en serio no volver a presentarse como candidato a la presidencia de la Junta de Castilla y León. Le viene bien que se aireen las telas de araña que le recubren; además, en vísperas de las elecciones autonómicas, ya anunció que esa era su última vez. Vamos a ver si sabe cumplir su palabra o es como muchos de los adláteres de los que lleva años rodeándose.

No es menos barbaridad decir que “quienes atacan a las autonomías impugnan el modelo constitucional que los españoles conquistaron en 1978”. Va siendo tiempo de cambiar el modelo; el actual ya sabemos lo que encierra. Sinceramente, no estaría de más replantearse el Estado de las Autonomías. No tenemos duda que tampoco acudió a clase el día que explicaron ese tema. Herrera Campo desbarra en sus afirmaciones, porque actualmente las autonomías son un gasto insostenible, insoportable e indeseable. Solo interesan a quienes ‘maman’ de sus sacas. ¡Hay que ver cómo y cuánto maman!

Las autonomías son la historia de un fracaso suficientemente demostrado. Sin ellas, España estaría en un lugar destacado, así como muy alejada de corruptelas y déficits desorbitados.  Tampoco hay dudas respecto a que el esfuerzo económico  diario de los ciudadanos para mantener una educación, una sanidad y unos servicios sociales de calidad sería mucho menor y más controlado. ¿Acaso puede explicar que haya comunidades uniprovinciales con gobierno propio, parlamento, diputación, fundaciones mil, organismos autónomos,…? No estaría de más que echara una ojeada a sus déficits y a su endeudamiento. Sabe una cosa, señor Herrera: ese día tampoco acudió usted a clase.

Vincular el Estado de las Autonomías con el Estado de Bienestar es un atrevimiento que no se debe consentir. Siempre se nos anunció que todo sería más fácil si la ciudadanía tenía más cerca a la Administración. Pero nadie se atrevió a decir que, con el tiempo, iba a acabar por utilizarle como una marioneta. ¿Acaso la comunidad de Herrera es algo distinto a eso?  ¡Ya está bien de sandeces premeditadas e interesadas! No se ataca las bases del Estado de Bienestar denostando al Estado de las Autonomías.

Señor Herrera: tonterías, las justas. Usted sabe que a su entorno no le gusta nada que le canten las verdades ni le den trabajo que deba realizar. Y cuando eso sucede llegan las amenazas, a través de terceros, y en forma de retorcidos apercibimientos.

Jesús Salamanca Alonso

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales