Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Muerte   ·   Escritores   ·   Libros



7 seguidores

EL DEBER EN SOCIEDAD


Inicio > Sociología
08/03/2012

8599 Visitas








El diccionario de la lengua española, señala una clara definición para el concepto “Deber”, estableciendo que consiste en el estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva. A su vez, establece que es tener la obligación de corresponder a alguien en lo moral y tambiéncumplir obligaciones nacidas del respeto, gratitud u otros motivos.





De la misma forma define deber como: todo aquello a que están obligados los hombres por los preceptos religiosos o por las leyes naturales o positivas.





El deber es esencialmente entonces la “Necesidad moral de cumplir con las obligaciones”..





Por otra parte Inmanuel Kant, en una visión más materialista señala que el deber es la necesidad de una acción por respeto a la ley.





El mismo Kant[2], expone que las acciones hechas por deber se hacen con independencia de su relación con la felicidad o desdicha, y con independencia de la felicidad o desdicha de las personas queridas, se hacen porque la conciencia moral dicta que deben ser hechas. Una acción realizada por deber tiene, que excluir por completo el influjo de la inclinación, y con ésta todo objeto de la voluntad; no queda, pues, otra cosa que pueda determinar la voluntad, si no es, objetivamente, la ley y, subjetivamente, el respeto puro a esa ley práctica,





Por ello el concepto del deber, de uso vulgar en la razón práctica, no debe inferirse, en manera alguna, que sea tratado como concepto de experiencia. Pues aunque muchas acciones suceden en conformidad con lo que el deber ordena, siempre cabe la duda de si han ocurrido por deber y, por tanto, de si tienen un valor moral.





Para Kant[3] las acciones del hombre están determinadas por la razón, pero existen también inclinaciones como el amor, el odio, la simpatía, el orgullo, la avaricia, el placer... que también ejercen su influencia.





Desde su aparición sobre la tierra, el hombre necesito para su desarrollo el compartir con otros de su especie y por tanto convivir en sociedad y en función de ello fue creando y desarrollando sus derechos y deberes los que ha de cumplir sea de donde sea el signo político de quien gobierna, por ello se puede señalar que el hombre ha construido un rol social que cumplir en la sociedad lo que le permite ser parte de ella.





En este sentido, el cumplimiento del deber, es sin duda una decisión que es privativa del ser humano, la que se alcanza una vez que este ha alcanzado un cierto nivel de conciencia de su existencia y de su lugar en la escala social, por tanto posee una conciencia moral que lo caracteriza. La conciencia que de ellas tenga aparece como comprensión y vivencia del deber.





Se puede señalar a modo de aproximación que el hombre, es capaz de decidir respecto a si tiene o no que cumplir un deber determinado y si tiene o no el deseo de hacerlo. El resto de los elementos que componen ese su universo queda específicamente limitado a las fuerzas misteriosas que todo lo gobiernan, llámense gravitacionales, electromagnéticas, telúricas, instintivas o espirituales la suerte etc...





Y por tanto, en la medida que el hombre participa de una sociedad organizada, se creara la necesidad del cumplir el deber, el que queda determinado por el lugar del hombre en la sociedad y el sistema de relaciones sociales, la que se derivan del curso de la historia, de las necesidades del progreso social las que están condicionadas por las distintas clases de deber: humano, civil, de partido, militar, trabajador o empleado, familiar,  y de acuerdo con estas determinadas relaciones, el hombre toma sobre sí obligaciones que esta dispuesto a cumplir.





La conciencia humana y la propia diversidad del hombre conducen a una separación egoísta que divide a la humanidad en clases antagónicas, y el deber por tanto se encuentra estrechamente vinculado a los intereses de la clase. En la sociedad la base del deber civil, está constituido por los intereses de la lucha en pro de alcanzar una condición de vida dada por una concepción social determinada y esas son fuerzas que impulsan a definir una cierta responsabilidad en la construcción social.





Y del mismo modo que una persona esta condicionada por su sistema de relaciones sociales, a veces el defender determinados principios que pueden ser equivocados en su esencia, genera graves conflictos sociales difíciles de evitar. Crímenes y horrores se han cometido por mantener los principios y por cumplir con el deber, especialmente si los principios aducidos tienen la rigidez que obliga a actuar de acuerdo con ellos. Obviamente hay principios y PRINCIPIOS, y ¿quien tiene la capacidad de decidir cuales son loables y cuales son despreciables?.





Se dice por algunos que el hombre es libre para cumplir con su deber, pero ¿qué libertad tiene sobre sus actos, si no controla las bases inconscientes de los mismos? Aparentemente la libertad en este caso es la posibilidad de tomar decisiones en un sentido u otro sin presiones externas explícitas. 





Cuando se dice que se debe cumplir un deber, lo que se quiere obtener puede ser cualquiera o todas de estas alternativas:

  • Obtener una satisfacción que puede ser personal o grupal
  • Alcanzar posiciones de privilegio en la escala social
  • Generar una imagen de si mismo en los demas
  • Cumplir con lo prometido
De estas posibles alternativas la que mayormente aporta al desarrollo humano y a la necesidad de sentirse valorado para alcanzar la escala social, lo que se resume en una sola, “la propia satisfacción”, que no necesariamente es obtener beneficios visibles ante los demás o materiales, sino que experimentar el equilibrio interno entre los deseos más recónditos, consientes o inconscientes y lo que se logra al cumplir el deber en cuestión.





Entonces, mirado desde afuera, el que cumple el deber, puede aparecer como feliz, triste, amargado, contento, tranquilo y en paz, satisfecho o frustrado, pero el que cumple un deber que considera noble, siempre estará satisfecho en su interior.





En ultima aproximación a una conclusión es que “cumplir el deber”, no debe ser una meta en si misma, ni una obligación, se debe tener la certeza que el deber debe ser lo suficientemente noble, ajustado a la moral y acorde con la propia ética y comportamiento social. Por ello el deber debe ajustarse a los principios de la humanidad, de respeto a la diversidad, de amor, fraternidad y tolerancia, y respeto por el derecho que deben tener los demás por tener la libertad de expresar sus propias ideas.







[1]    Diccionario de la Lengua Española - vigésima segunda edición



[2]  Imanuel Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Capítulo Segundo (Mare Nostrum Comunicación. Traducción: Manuel García Morente)



[3]  Imanuel Kant, Fundamentación de la metafísica de las costumbres, Capítulo Segundo (Mare Nostrum Comunicación. Traducción: Manuel García Morente)







Etiquetas:   Patrimonio Cultural

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22646 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora