EL OTRO CLICK

 

. Estas opciones podríamos agruparlas en dos grandes grupos. El primero de ellos está vinculado al disfrute, que engloba: a la diversión, el juego, el sexo, la comunicación, la integración de redes sociales, la comunicación permanente con su grupo de pertenencia, la conquista, etc. El segundo de ellos está vinculado al conocimiento, a la lectura, a la búsqueda de soluciones, al aprendizaje, al crecimiento personal, a la posibilidad de escribir y opinar, etc.

 

Estas dos opciones están a un solo clic, los que son posibles de accionar en cualquier momento. Siendo muy probable que el clic que lo vincula al primer grupo -el del disfrute-, sea el que permanentemente tratará de atraerlo y seducirlo, precisamente para hacerlo disfrutar de los placeres que encierra y de paso, para venderle algo.

 

Para accionar el otro clic se debe estar: fuertemente motivado y persuadido de lo que significa, además encontrar satisfacción cuando asumen responsabilidades. Es decir que se debe experimentar y transmitir un grado de responsabilidad con su proyecto de vida y con sus exigencias, que le permitan concentrarse como corresponde y con todo lo que demanda el otro clic.

 

Los que no estén fuertemente motivados, educados y convencidos de que es lo fundamental y sobre qué es lo secundario. Sobre todo, lo que es efímero y complementario, se quedarán, sin dudarlo, en el primer clic.

 

El panorama se complica porque la sociedad en general, solo mira a las personas  por su condición de futuros clientes a los que permanentemente intentará venderles algo. Para lo cual invierte ingentes cantidades de fondos en publicidad destinada a forzar las ventas. Quedando la responsabilidad de educar, concientizar, guiar y persuadir a sus niños y jóvenes,  a la institución familiar y al Estado. Para que ambas le hagan comprender al joven la importancia de accionar el otro clic. Para lo cual, fundamentalmente las familias, deben entender y asumir la responsabilidad de la  tarea. Comprendiendo acabadamente de que se trata el escenario en el que se encuentran “navegando” sus hijos.

 

Eugenio García

http://garenioblog.bogspot.com

 

 

 

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales