Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Dignidad   ·   Valores



El hundimiento del Titanic, la profecía que se cumplió dos veces.(Casi).


Inicio > Cultura
05/03/2012

9506 Visitas



Casi todo el mundo sabe que en un mes más, en la noche del 14 al 15 de Abril del 2012, se cumplirán CIEN años del hundimiento del TITANIC, transatlántico británico que en su viaje inaugural de Inglaterra a Estados Unidos, chocó con un iceberg que le razgó el casco bajo la línea de flotación y le rompió tres de los cinco compartimientos estancos que lo hacían teóricamente insumergible.


El Titanic traía a bordo 2.224 pasajeros, de los cuales fallecieron 1517 y se salvaron 707. Medía 828 pies de eslora (Longitud), pesaba 66.000 toneladas, su velocidad era de 24 nudos, llevaba 24 botes de salvamento, y tenía tres hélices para impulsarse poderosamente sobre las aguas. En aquel viaje llevaba numerosos camarotes vacíos, pues podía transportar cómodamente hasta 3000 personas. A la media noche sufrió el impacto fatal en su casco por la banda estribor, es decir, por la derecha de la embarcación.

Los que saben numerología sagrada ya se habrán fijado en el número de sobrevivientes, 707, un doble siete, un catorce muy especial.

Justamente, CATORCE AÑOS ANTES, en 1898, un novelista norteamericano de ciencia ficción, llamado Morgan Robertson (1861-1915), publicó una novela llamada FUTILIDAD, donde narraba el viaje inaugural de un poderoso transatlántico británico que chocaba con un iceberg en una noche de Abril, medía 800 pies de eslora o de largo, pesaba 70.000 toneladas, llevaba 3000 pasajeros, tenía 24 botas de salvamento, y tenía tres hélices. Y se iba a pique. El buque se llamaba TITAN.

Como se puede ver las coincidencias son demasiadas para pasarlas por alto. Se observa un 90% de semejanzas. La noche de Abril, buque británico, viaje inaugural, choque con el iceberg, longitud, número de botes, número de hélices, capacidad de transporte de pasajeros, bastante cercanía al tonelaje, y semejanza de nombre. Misteriosamente Morgan Robertson había sintonizado una información que sólo podía estar en la Mente de Dios, ya que El Eterno trasciende el tiempo y conoce el futuro por ser Señor de la Historia. Un novelista, que también era ex-marino mercante, se había manifestado como Profeta de Dios.

Pero la cosa no termina allí. Todos los estudiantes de Teología saben que muchas profecías de la Biblia son de doble aplicación, se pueden cumplir dos veces, con características idénticas o muy parecidas. Pues bien. En 1935, en una noche de Abril, un barco británico viajaba por el Atlántico norte, en ruta de Gran Bretaña a Canadá. A bordo viajaba un marino de apellido Reeves, que esa noche estaba de turno, y que había leido algunos años atrás la tragedia del Titanic, y le había impresionado mucho, pues la fecha del hundimiento coincidía con la de su cumpleaños.

Estaba de guardia, y con sus ojos cansados intentaba perforar la oscuridad del mar, era medianoche, todo parecía en calma, el mar se veía como una taza de leche, pero interiormente no podía de dejar de pensar en lo que había leido del hundimiento del Titanic, y asociaba en su mente aquella noche trágica con esta noche en particular, mientras se aferraba al timón de la nave. De repente, muy vagamente percibió una sombra a la distancia, y gritó a la sala de máquinas la orden de mover las hélices en reversa, se le obedeció al instante, pero la inercia de un buque en el agua es grande, por lo que siguó avanzando cien metros más antes de comenzar a retroceder.

La brusca maniobra despertó a todos, pero al salir a mirar por la borda todos vieron que no había solo un témpano frente al buque, sino que varios, y que se estaban moviendo y rodeando al barco, y tuvo que parar sus máquinas completamente, y emitir un llamado de auxilio radial para pedir que un rompehielos viniera a rescatarlos, pues no había escape.

Pero se salvaron todos, buque y tripulación, y el barco se llamaba TITANIAN. .... .- La antigua profecía volvía a cumplirse, pero si en la primera vez triunfó la muerte, ahora triunfó la vida.

NO CREO EN PROFECÍAS, GARAY, PERO DE HABERLAS, LAS HAY. Y más vale estudiarlas.... .-



Etiquetas:   Historia de Edad Moderna   ·   Literatura   ·   Mitos y Leyendas

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

3 comentarios  Deja tu comentario


Miguel María González, Escritor Gracias por este ensayo tan interesante. Lo seguiré leyendo


Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor Así es. Todo está escrito en la Mente de Dios. La libertad humana es una ilusión necesaria. La existencia es como una película que se proyecta desde la eternidad hacia la pantalla del Espacio-Tiempo hacia la cual miramos, fascinados por el espéctáculo creado por el Gran Mago Arquitecto del Cosmos. Pero la película ya está hecha desde antes de que el mundo exista. Me alegra que le haya gustado mi columna.


, Yo creo, sinceramente, que todo está escrito, lo malo es que muchos no sabemos leerlo.





Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18438 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora