Japón: La efectividad marca la diferencia



Día 11 de marzo de 2011, un terremoto de 9 grados en la escala Richter azota Japón y el consecuente tsunami arrasa medio país y acaba con la vida de más de 18.000 personas y provocando miles de desaparecidos, para los cuales, después de 12 días apenas queda esperanza.Una catástrofe de semejante magnitud hunde en la mayor de las miserias a cualquier país. Por más empeño que se ponga en construir estructuras que soporten los azotes de la tierra, todavía hay cosas que el ser humano no puede controlar. Sin embargo, lo que sí depende del ser humano es la gestión de una crisis como ésta.

 


El terremoto y el tsunami han provocado daños por valor de 235.000 millones de euros (más de lo que se ha empleado en “rescatar” a Grecia e Irlanda juntos). Pueblos enteros arrasados, carreteras quebradas, y lo que es aún más peligroso, la amenaza radiactiva provocada por las centrales nucleares afectadas.

Sin embargo, desde el primer momento, las noticias que llegaban desde Japón daban a entender que este cataclismo sería gestionado de una manera particular; evacuaciones ordenadas, reparto de los bienes básicos de forma organizada y distrubución eficaz de los desplazados.

Uno de los detalles que más sorprenden acerca de la capacidad de gestión de la crisis del pueblo Japonés ha llegado hoy a los diarios. Resulta que en menos de dos semanas han sido capaces de reconstruir una carretera. Y es que es evidente que lo primero que hay que recuperar las infraestructuras básicas para asegurar el abastecimiento a las zonas afectada.

En este empeño ha intervenido el ejército japonés, junto a un equipo de técnicos que han centrado sus esfuerzos en recuperar una carretera que es la arteria principal del transporte hacia las zonas de Naka y Sendai donde también han reestablecido el aeródromo que tras el terremoto estaba completamente inundado y cubierto de escombros.

Visto que esta carretera era tan importante, los técnicos se ha puesto a repararla tan sólo cinco días después del terremoto, y en seis dias se ha abierto este tramo de carretera de 300 kilómetros, totalmente reparado. Se han reparado varios tramos de más de 100 metros donde el terreno se ha partido literalmente en dos y habían sido tragados por la tierra.  Este trabajo ha sido gestionado por la empresa Nexco, que en su página web asegura que hoy han reestrablecido 813 kilómetros de los 870 kilómtetros de carretera dañados por el terremoto. Una labor de titanes realizada en 6 días, algo que en circunstancias normales sería necesarios más de 6 meses, a pleno rendimiento. En el diario italiano “Corriere della sera” se puede ver un video de la reconstrucción de uno de los tramos.

Este es uno de tantos hechos que demuestran que un país como Japón tiene claro el camino para salir de una crisis como ésta, el trabajo duro, la efectividad y el sacrificio. Una situación excepcional exige respuestas excepcionales y los japoneses demuestran que serán capaces de salir, incluso reforzados, de una desgracia como ésta al tiempo que dan un ejemplo al mundo entero de cómo hay que enfrentarse a las adversidades.



  • Comentarios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Japón: La efectividad marca la diferencia


Día 11 de marzo de 2011, un terremoto de 9 grados en la escala Richter azota Japón y el consecuente tsunami arrasa medio país y acaba con la vida de más de 18.000 personas y provocando miles de desaparecidos, para los cuales, después de 12 días apenas queda esperanza.Una catástrofe de semejante magnitud hunde en la mayor de las miserias a cualquier país. Por más empeño que se ponga en construir estructuras que soporten los azotes de la tierra, todavía hay cosas que el ser humano no puede controlar. Sin embargo, lo que sí depende del ser humano es la gestión de una crisis como ésta.

 


El terremoto y el tsunami han provocado daños por valor de 235.000 millones de euros (más de lo que se ha empleado en “rescatar” a Grecia e Irlanda juntos). Pueblos enteros arrasados, carreteras quebradas, y lo que es aún más peligroso, la amenaza radiactiva provocada por las centrales nucleares afectadas.

Sin embargo, desde el primer momento, las noticias que llegaban desde Japón daban a entender que este cataclismo sería gestionado de una manera particular; evacuaciones ordenadas, reparto de los bienes básicos de forma organizada y distrubución eficaz de los desplazados.

Uno de los detalles que más sorprenden acerca de la capacidad de gestión de la crisis del pueblo Japonés ha llegado hoy a los diarios. Resulta que en menos de dos semanas han sido capaces de reconstruir una carretera. Y es que es evidente que lo primero que hay que recuperar las infraestructuras básicas para asegurar el abastecimiento a las zonas afectada.

En este empeño ha intervenido el ejército japonés, junto a un equipo de técnicos que han centrado sus esfuerzos en recuperar una carretera que es la arteria principal del transporte hacia las zonas de Naka y Sendai donde también han reestablecido el aeródromo que tras el terremoto estaba completamente inundado y cubierto de escombros.

Visto que esta carretera era tan importante, los técnicos se ha puesto a repararla tan sólo cinco días después del terremoto, y en seis dias se ha abierto este tramo de carretera de 300 kilómetros, totalmente reparado. Se han reparado varios tramos de más de 100 metros donde el terreno se ha partido literalmente en dos y habían sido tragados por la tierra.  Este trabajo ha sido gestionado por la empresa Nexco, que en su página web asegura que hoy han reestrablecido 813 kilómetros de los 870 kilómtetros de carretera dañados por el terremoto. Una labor de titanes realizada en 6 días, algo que en circunstancias normales sería necesarios más de 6 meses, a pleno rendimiento. En el diario italiano “Corriere della sera” se puede ver un video de la reconstrucción de uno de los tramos.

Este es uno de tantos hechos que demuestran que un país como Japón tiene claro el camino para salir de una crisis como ésta, el trabajo duro, la efectividad y el sacrificio. Una situación excepcional exige respuestas excepcionales y los japoneses demuestran que serán capaces de salir, incluso reforzados, de una desgracia como ésta al tiempo que dan un ejemplo al mundo entero de cómo hay que enfrentarse a las adversidades.



  • Comentarios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE