La fiesta de los libros...¿un epílogo prematuro?

No pensé dedicar tan pronto otra columna a la celebración de la Feria del Libro en Santiago de Cuba. Creí que, cuando lo hiciera, estas líneas las dedicaría a comentar sobre los textos adquiridos durante los cinco días de la versión santiaguera de esta XXI edición de la fiesta de los libros. Sin embargo, esa columna tendrá que esperar.

 

Mi visita a la sede central de la feria en esta ciudad resultó decepcionante. Una vez más los problemas organizativos afloraron, lo cual resulta increíble en un evento cuya planificación (con fechas e itinerarios incluidos) se remonta a todo el año anterior.

Así, a las seis de la tarde de ayer miércoles, los anaqueles de los diferentes espacios de venta exhibían una muy pobre variedad de títulos, muchos de los cuales no se incluían dentro de las novedades anunciadas para esta ocasión. Tan vacías y aburridas estaban todas las áreas del Complejo Cultural Heredia (sede de la feria en esta ciudad) que parecía más el día posterior a la clausura del evento, que la primera jornada de un acontecimiento de tal magnitud.

Para no caer en redundancias o hacer leña del árbol caído, los invito a leer (si así lo estiman conveniente) más detalles sobre las primeras impresiones de este primer día de feria, en el blog Santiago en mí.

Mientras tanto, seguiré a la caza de los títulos prometidos.

UNETE
blockchain-certify
  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales