BUSCANDO FELICIDAD

Las personas podemos terminar siendo felices en muy distintos escenarios, dependiendo de cómo hayamos sido formados y qué objetivos se nos hayan inculcado.

 

.
Antes se formaba a los más jóvenes en valores a los que los hombres defendían aún con su propia vida, en la esperanza de recibir el reconocimiento de la sociedad. Muchos soportaron lo peor y se sintieron más que recompensados cuando le colgaron una medalla en el pecho que los distinguía por el valor y el heroísmo mostrado en el campo de batalla. Exhibiendo el dolor soportado en su propio cuerpo con el testimonio del faltante de uno o varios de sus miembros. Faltantes que daban testimonio de la magnitud de lo soportado. También se formaba en el sacrificio, en el esfuerzo, en el trabajo y en la defensa de nuestra tierra de pertenencia.

Mientras hoy solo se enseña a los jóvenes que los asisten innumerables cantidades de derechos por reclamar y que los están esperando una infinidad de placeres por disfrutar.

Que la felicidad, está llena de ruidos ensordecedores que no les permiten pensar y que les impiden escucharse, cuando se quieren comunicar.

Que parte de esa misma felicidad viene encerrada en una botella y otro tanto en comprimidos con forma de pastillas, porros, cocteles explosivos , en la práctica de danzas enloquecidas y en puestas en escena de orgias pornográficas que los tiene por protagonistas y que se muestran a través de las nuevas tecnologías y se cuelgan en Internet.

Muchos de los destinatarios de tanto disparate, leen correctamente el mensaje, actuando en consecuencia. Degradándose y perdiendo rápidamente el sentido valioso de la existencia.

 

Eugenio García

http://apuntesenborrador.blogspot.com

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales