De la verdad, de los hechos y del periodista

En cierta ocasión, un plomero me dijo: hay que cambiar este repuesto del mezclador.

 

.
-Bien, le dije

Él lo cambió,  y en un descuido de él, yo  hice la finta como que lo boté al shut del edificio.

Me dijo que: bueno de todas maneras no  estaba bueno.

Se fue, ¿Feliz? No.  Contento sí por el pago.

Dos horas después  lo revisé y estaba bueno el repuesto, de mejor marca y calidad, el que él compró era  tipo 2, ordinario.

¿Por qué lo hice? Para comprobar una  vez más que la suposición de que alguien  que no conoce acerca de X, muchos lo pretenden engañar para o robarle o para disfrazar la verdad de los hechos.

Esto mismo pasó ayer en la W Radio Colombia, con el periodista que hablaba en forma subrepticia acerca del idioma español y la acusación al señor Rafael Correa. Esto fue entre las 9: am y las 10: am. (Escuchar la discusión en La W) Doña Silvia, Julio y don Alberto Casas le hacían ver que “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa” Principio básico para discutir de los hechos en forma clara y distinta. Fue grato   escuchar la fuerza argumentativa de doña Silvia (@SIntxaurrondo) y de cómo le demuestra a su contradictor que él juzga porque sí, no porque sea lo correcto.  De periodistas que retuercen la realidad y los hechos está lleno este mundo. Aclaro que no me agrada ni Rafael Correa ni su estilo político, y mucho menos que dé “perdones” como dictador, pero a toda persona se le declara inocente hasta que  se demuestre lo contrario. Un periodista no puede jugar con el lenguaje así. ¿Cuántos muertos ha habido por lo mismo en todas las épocas? Corre peligro la verdad, y el interpretar los hechos, cuando de un interés personal se quiere un interés  universal sin poder si quiera aceptarlo uno mismo. Por ello escribo, “se quiere” que es sólo un deseo personal de morbo de ver al otro contra la pared, por el sólo hecho de porque sí, porque yo quiero. Es un problema de la pregunta ¿En qué contexto su opinión no vale?

Si un presidente ha cometido al menos un delito, no puede basarse en suposiciones, se contrasta lo dicho con los hechos y la ley de cualquier país hace lo propio, y si no puede ésta, entonces la HAYA es un camino  forense, judicial, no la política de los ciudadanos o de los contradictores de presidentes buenos, malos o malas personas….

 

Jorge Mario Loaiza A

Filósofo 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales