Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Donald Trump   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Sociedad   ·   Automóviles   ·   Cuba



Odissey y la piratería arqueológica


Inicio > Sociología
27/02/2012

1259 Visitas



Raras son las ocasiones en que los grandes medios de comunicación se hacen eco de alguna noticia que tenga que ver con la arqueología o su campo de actuación. Realmente sólo lo hacen cuando, como en el caso que vamos a tratar en este artículo, tiene muchas implicaciones políticas y el caso puede resultar de cierto interés para una parte quizás cuantificable de la población.




En el año 1804, cuando España estaba en un estado de extraña neutralidad en el marco de un conflicto bélico entre la Francia napoleónica y la Gran Bretaña, cuatro fragatas españolas, La "Medea", "Fama", "Santa Clara" y "Nuestra Señora de las Mercedes" partían del puerto de Montevideo cargadas con los impuestos de las colonias con destino a Cádiz. Al llegar a las proximidades del Estrecho una flotilla británica compuesta por un navío de línea y tres fragatas pesadas abordan el convoy violando la neutralidad existente entre ambos países y durante un intercambio de disparos una bala de la "Indefatigable" británica penetra en la santabárbara de la "Mercedes" haciéndola estallar en mil pedazos y causando más de 200 víctimas entre su tripulación. Su valiosa carga, más de 500000 piezas entre monedas de oro y plata, así como otra serie de productos manufacturados y textiles se perdían también en las profundidades del Atlántico.





Doscientos años más tarde, en el 2007, la empresa de prospección subacuática norteamericana Odissey anuncia a bombo y platillo, con luz y taquigrafos y rodeándose de una aureola de aventura y misticismo digna de una película de la saga de "Indiana Jones", que ha encontrado en aguas atlánticas un tesoro de valor incalculable cuya procedencia esconden bajo el nombre en clave "Black Swan" (Cisne negro).





Investigadores independientes de este proyecto y el propio gobierno español preguntaron a Odissey qué era lo que realmente se escondía bajo ese nombre, y la empresa estadounidense contestaba siempre con evasivas, lo que hizo que todo el mundo sospechara de la identidad del tesoro encontrado, su procedencia y sobre todo la legalidad del proceso de búsqueda y rescate efectuado.





La cuestión es que ninguna empresa puede rescatar un pecio submarino de un barco de combate o su carga sin el consentimiento explícito del gobierno bajo cuyo mando operaba esa embarcación. En el caso de que ese rescate se efectuara sin el consentimiento del gobierno en cuestión inmediatamente debe ser puesto en conocimiento y devuelta su carga a las autoridades de ese país.





La fragata "Mercedes" se hallaba en misión militar cuando fue volada por lo británicos por lo tanto su carga debería haber sido devuelta a España tan pronto como se supo la procedencia real del tesoro rescatado ilegalmente por Odissey, pero esta empresa se negó a ello alegando una estrategia peregrina para ganar tiempo e intentar convencer al jurado por otros medios, incluidos los sobornos, de que la "Mercedes" realmente se hallaba en misión comercial, lo que refuta el derecho español a poseer el tesoro. 





Por suerte para el gobierno español la tarea de desmentir esa supuesta misión comercial era sencilla: sólo había que tirar de archivo y presentar los documentos oportunos que demuestran, negro sobre blanco, que una embarcación dada de alta entre los activos de la Marina española y bajo el mando de un oficial militar jamás podía desempeñar otra misión que aquella que tuviera exclusivamente fines militares importantes para el Reino de España.





Por lo tanto todo tipo de alegato que Odissey pudiera esgrimir en ese sentido quedaba invalidado y no considerado en el litigio. La sentencia, pues fue firme: la carga que contenía la "Mercedes" era de propiedad española y a este país debía devolverse.





Sin embargo en un conflicto prolongado entre dos partes, en ocasiones acude un tercero que intenta llevarse el premio gordo aunque sea, como es el caso, la parte con menos derechos. Este es el caso del gobierno de Perú, que aludiendo argumentos más románticos y sentimentales que punibles judicialmente intentó que el tesoro de la "Mercedes" viajara a su país. Sin embargo el juez desestimó tal pretensión por el argumento sólido e incuestionable de que Perú no existía como país en la época de la voladura de la "Mercedes" y por lo tanto no podía argumentar ninguna clase de derecho sobre el tesoro puesto que a efectos legales, jurídicos y políticos, todo el proceso de extracción de materia prima, acuñación de monedas, recaudación y embarque se realizó exclusivamente sobre territorio español.





Aún así, el litigio ha durado años, cinco años, hasta que ayer domingo dos aviones "Hércules" fletados por Aviación Española trajeron de vuelta a su legítimo destino a la valiosa carga que ha tardado 208 años en llegar, completando así la misión iniciada por la modesta fragata "Mercedes".





Un misión completada con éxito que debe ser considerada ejemplo de la lucha contra la piratería arqueológica efectuada por empresas privadas de oscuras intenciones y métodos ilegales, y también de gobiernos revanchistas que aluden motivos fuera de juicio (sub iudice) para apropiarse de tesoros que no les corresponden.















Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

4 comentarios  Deja tu comentario


César Pinos Espinoza, Periodismo No es gratuito ni clásico lo que manifiesto. Soy periodista ecuatoriano honesto y catedrático universitario que conoce y ha viajado por los pueblos del Ecuador, Perú y Bolivia. Su caso es deprimente --el de los indígenas--no es de derechos actuales ni cosas por el estilo, se trata de un pasado brillante que se evidencia en templo de Pachacamac y tantos otros, no de reclamos laborales que no vienen al caso. Eso de "llenarse la boca", es vulgar y quien lo dice no tiene academia, y como yo lo respeto, entiendo que se le fue o no tuvo más que decir. A quien ofende con tintes de fanátismo le invito a que me diga qué conoce ssobre esta historia milenaria que va más allá de La Mercedes. Acaso sólo tiene como carta de presentación ofender y desconocer a las culturas americanas gracias a cuya riqueza los asesinos hispanos pasaron a la fama ?


José Manuel Rodríguez Pardo, Filosofía Ya tenía que salir el clásico discurso indigenista que habla de explotación y otras hierbas para ensuciar lo que es algo claro: el tesoro de la Mercedes, hundida por piratas ingleses y saqueada doscientos años después por piratas norteamericanos, es propiedad de España, porque España puso los buques y España costeó y organizó la expedición, aparte que fue España la que permitió la formación de las naciones americanas actuales. A ver si va a resultar que en los países hispanoamericanos que hoy tanto se llenan la boca de explotación y vulneración de los derechos de épocas pasadas, se respetan los derechos de los trabajadores con la misma pulcritud que ellos trasladan a épocas pasadas.


César Pinos Espinoza, Periodismo El asunto no es tan sencillo como parece, es decir, España recupera lo suyo de hace más de 200 años y punto. La forma como obtuvieron la materia prima, oro y plata, todos sabemos que no fue tan honesta, tampoco si pagaron a los que lo hicieron, hablo de acuñar, embarcar, cargar, etc. De modo que me parece justo que países como Perú y Bolivia están en su derecho de reclamar lo suyo, y no para gastarlo sino para guardarlo y exponerlo como una página negra que pasó el pueblo indígena americano con el tenebroso dominio español. Recomiendo leer "Las venas abiertas de América Latina", de Galeano. Nada más cierto.


Andrés Rivera, Otra Afortunadamente esta noticia tubo el carácter político que mencionas, de otra forma difícilmente hubiese tenido eco en los medios de comunicación.

Pero apropósito de la piratería arqueológica, siempre he tenido sentimientos encontrados respecto a lo que ha sucedido (principalmente en la Era del Imperialismo). Por un lado veo con injusticia el despojo que muchos países sufrieron a manos de sus conquistadores (omito toda consideración del daño colateral que ello implicó), pero por el otro valoro los trabajos de restauración, conservación y exposición que han realizado en torno a esas piezas.
Para quienes hemos tenido la suerte de visitar importantes museos (no hay mejor ejemplo que el British Museum en Londres), ha sido posible admirar el legado de cientos de culturas lejanas a miles de kilómetros y de tiempos memoriales.

Ahora esperar que el tesoro de la fragata "Mercedes" se exhibida con encanto y esmero, y se transforme una importante visita para el estudio de la historia de las colonias españolas.





Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21534 publicaciones
5230 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora