Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Psicopatología   ·   Psicología   ·   Psicoterapia   ·   Escritores   ·   Psicoanálisis   ·   Tratamiento Psicológico   ·   Psiquiatría   ·   Trastorno de Personalidad



Ley electoral mordaza


Inicio > Política Nacional
17/02/2012

1125 Visitas



Confesiones.


 

Desde ayer entro en vigor el acuerdo del instituto federal electoral, que hasta el veintinueve de marzo prohíbe a los partidos políticos y sus precandidatos o candidatos, exponer públicamente sus plataformas electorales y mucho menos promover el voto en su favor.

El acuerdo establece que en este lapso de intercampaña como se le ha denominado, los partidos, coaliciones, precandidatos y candidatos, no podrán tener acceso a tiempos del estado en radio y la televisión, ni celebrar o difundir debates.

Se tomarán como actos anticipados de campaña la realización de reuniones públicas, asambleas, mítines y marchas en las cuales se promueva el voto o se expresen mensajes alusivos al proceso electoral federal.

De tal suerte que el incumplimiento de estas disposiciones, puede provocar la pérdida del registro para los candidatos y en el caso de las empresas televisoras y de radiodifusión hasta su concesión de operación.

Este silencio obligado, según la autoridad electoralpermite a los partidos difundir propaganda política de carácter genérica, conforme a los límites fijados en las leyes, siempre y cuando no promuevan candidaturas.

Sin embargo las reglas son muy ambiguas y por ende establecen que cualquier intervención de este tipo se convierta en un riesgo mayúsculo, sobre todo porque precisamente al no existir una normatividad clara al respecto, las sanciones aplicables dependen del criterio de los consejeros del instituto federal electoral, lo que presupone una intervención de su parte en el desarrollo del proceso, en la eventualidad del posible manejo político que pudiera provocar.

A pesar de que las empresas concesionarias de la radio y la televisión han presionado al instituto federal electoral, para que explique detalladamente que es lo que se puede y que no hacer, en la denominada veda electoral, la respuesta del árbitro electoral, ha sido como hemos comentado imprecisa, insuficiente y absolutamente ambigua, irresponsable.

De entrada eso ya provoco que la cámara de la industria de la radio y la televisión, organismo empresarial que las agrupa, haya tenido que recurrir a tribunales internacionales para demandar un acuerdo mas convincente y practico al respecto, aun y cuando por su naturaleza y el tiempo de por medio, no parece que eso sea una solución, en todo caso la queja tendría que haberse presentado en el TRIFE, que es la autoridad que en su momento podría intervenir para modificar dicho acuerdo.

Ahora bien, independientemente de lo que se establece por ley, esta situación implica no solo la prohibición para candidatos y partidos para hacer lo que les correspondería en vísperas de un proceso electoral, se convierte en una ley mordaza, mediante la cual el instituto electoral pretende instaurarse simultáneamente como árbitro en materia de libertad de expresión.

Más allá de que esa no es su función y atenta contra un postulado universal, el instituto electoral parece estar adoptando una posición que atenta contra un derecho que la sociedad mexicana se gano por sí misma y cuyo resultado fue el antecedente de la creación del propio IFE.

Si bien es cierto que el instituto no puede ni debe violar los preceptos legales producto de las reformas constitucionales en la materia, el acuerdo es por naturaleza incongruente y desafortunadamente invade terrenos que no son de su jurisdicción, porque la veda electoral, no solo limita a los partidos políticos, lo hace a la sociedad en su conjunto al tratar de establecer parámetros en la comunicación.

Una sociedad cuya democracia está en proceso de maduración no puede permitirse, que sus propias instituciones coarten ni la libertad de expresión y mucho menos la de comunicación y critica respectiva, eso es retrogrado y dictatorial.

Absurdo porque define que los candidatos sí pueden dar entrevistas a los medios de comunicación en tanto éstos, podrán  difundir piezas noticiosas sobre los partidos políticos y coaliciones, pero los aspirantes no pueden presentarse como tales, promover el voto o hablar de sus proyectos de gobierno, es decir que dichas entrevistas tendrían que enfocarse a temas que no están relacionados con la competencia y que evidentemente no serian de interés.

Para los medios la prohibición supone la difusión de aspectos que por definición no tienen ninguna característica noticiosa y eso hace que el planteamiento sea irracional, carente de sentido.

Ahora bien, habrá que anteponer que esta situación la provocaron los mismos partidos políticos con las reformas constitucionales, producto de la llamada ley del rencor, en la que de común acuerdo, se auto impusieron estos candados, influenciados por el calor de los resultados y consecuencias de la elección presidencial pasada, sin caer en la cuenta y previsión de que ellos mismos estaban construyendo una muralla que les impediría a todos poder hacer trabajo proselitista.

A pesar de la opinión de algunos analistas que señalan que esto le puede beneficiar o perjudicar a algún candidato en particular según sea el caso, la realidad es que afecta a todos, porque rompe la dinámica de un proceso que ya se había comenzado, una pausa que no aporta nada y por el contrario lo que si puede fomentar es el desinterés de la sociedad.

Sin embargo y me permito insistir en ello, mas allá de los efectos que esto va a causar en los objetivos de los partidos y sus candidatos, está el fantasma de la intervención del estado, a través del instituto electoral, que ha perdido su carácter ciudadano para servir a los intereses de la clase política, para refrenar la voluntad comunitaria a través de su capacidad de recepción de información y expresión.

La amenaza latente de que las instituciones sientan la tentación, más que eso ambición, de querer retornar al esquema de el control de la información, a través de una rectoría institucional, que no es otra cosa más que una señal de autoritarismo, cuando se supone que ya habíamos brincado esa barrera.

Es por eso que esta coyuntura no puede quedarse únicamente en el aspecto electoral, se trata de un antecedente muy grave que atenta contra esa libertad, que de no frenarse será la simiente de otras formas subsecuentes para reinstaurar el escenario que durante tantas décadas sumió al país bajo el control del estado.

Es pues un asunto que como sociedad, sin distingo de militancia o preferencia partidista debería preocuparnos y ocuparnos, porque si no somos capaces de detener este intento, seguramente después vendrán otros y seguramente serán peores, la condena de los partidos políticos ante semejante prohibición, sin omitir que ellos mismos, como explicábamos, la provocaron, no puede quedar como una anécdota relativa al proceso electoral, deberá convertirse en una arenga colectiva para exigir su modificación, en un sentido en el que para empezar no exista prohibición alguna para la libre expresión y por supuesto en adición que contenga reglas cuya claridad sea indiscutible.

Aparentemente los afectados son los candidatos, sin embargo ellos se mueven en otras dimensiones del poder, finalmente seguirán en ello a través de acuerdos y la repartición eventual del mismo, para mantener sus privilegios y prebendas, sin importar si eso beneficia o no a la sociedad, en este caso es el poder ciudadano el que está en peligro, porque sin ninguna duda una de sus mayores conquistas se representa en la libertad de expresión de la que hoy gozamos, sin olvidar que hace solo unos cuantos años esta era inimaginable, esa libertad nos pertenece y bajo ninguna circunstancia podemos perderla.

 

guillermovazquez991@msn.com

twitter@vazquezhandall



Etiquetas:   Elecciones   ·   Política

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18763 publicaciones
4730 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora