Los señores de la

 

. Pienso que es interesante reflexionar acerca de la naturaleza y el papel de las agencias de calificación de riesgos. Nos enfrentamos a unas entidades que, por cuenta de un cliente, califican unos determinados productos financieros o activos ya sean de empresas, estados o gobiernos regionales, de manera que sus notas o calificaciones valoran el riesgo de impago y de deterioro de la solvencia del emisor. Con esta misión indudablemente se constituyen hoy en día en grandes protagonistas de los mercados financieros.

 

En el mundo hay más de 74 agencias de este tipo, pero solo tres Moody´s, Standar & Poor´s y Fitch controlan el mercado al dominar más del 90 % del mismo en una clara situación de oligopolio amparada por la legislación norteamericana, que de la mano de la Securities and Exchange Commission (SEC) y de la Reserva Federal (FED) eliminó la competencia entre estas entidades y en la práctica obligó a los actores del mercado a utilizar los servicios de una de estas tres grandes.

 

Poco importa que con ello se contradigan claramente los sagrados principios del capitalismo, el libre mercado y la libre competencia son vulnerados, y no para servir el interés general, sino para mayor gloria de estas sociedades, que sin apenas regulación, con un defectuoso control y desde el sector privado influyen de manera decisiva en la economía de los países y por tanto en el bienestar de los ciudadanos.

 

Estas tres agencias que yo prefiero denominar de «descalificación» son dueñas y señoras por tanto de los mercados financieros tanto en su vertiente pública como privada, hacen y deshacen a su antojo y aunque reciben duras y continuas criticas de todos los gobiernos e instituciones, especialmente de la Unión Europea, siguen a día de hoy campando a sus anchas, ahí está el varapalo a la zona euro con las «rebajas de enero» del viernes 13 de este año, por parte de Standar & Poor´s que afectaron a Francia y Austria que perdieron su codiciada «triple A» y a España – con rebaja de dos escalones-, Italia, Portugal y otros 4 países o las ya apuntadas de este 14 de febrero a cargo de Moody´s.

 

Recordar que solo quedan en el selecto grupo de la «matricula de honor» dentro de la eurozona: Alemania, Holanda, Finlandia y Luxemburgo; fuera de ella están Reino Unido, desde hoy con perspectiva negativa, Dinamarca y Suecia y ya fuera de la Unión Europea hay que sumar a Noruega y Suiza; en el resto de continentes solo se suman Canadá, Singapur y Australia.

 

Podemos ver en los medios de comunicación a los altos directivos de las agencias proclamar a los cuatro vientos la independencia de sus agencias en el ejercicio de su cometido, pero para valorar dichas afirmaciones es necesario analizar quien está detrás de ellas, o lo que es lo mismo quienes son sus accionistas, puesto que como instituciones privadas no están sometidas a ningún principio democrático en su funcionamiento, su objetivo, muy legítimo por otra parte, es el ánimo de lucro, aunque luego, y eso ya es más discutible, enjuician la labor de gobiernos e instituciones democráticamente elegidas que ven afectadas sus políticas públicas por sus decisiones.

 

Conocer a los dueños de estas agencias nos dará una idea de los conflictos de intereses a que se deben enfrentar en su toma de decisiones para así valorar como pueden afectar a la tan cacareada independencia que afirman rige su funcionamiento.

 

Vamos allá, empecemos por Moody´s Corporation (MCO) cotiza en la Bolsa de Nueva York y sus diez primeros accionistas concentran el 53,5 % de su capital. Destacan dos grandes grupos: The Capital Group que controla el 16,4 % -e incluso más a través de los fondos que domina-, fundado en 1931, con sede en los Ángeles, gestiona en torno a un billón de dólares. El otro gran accionista es Berkshire Hathaway el conglomerado financiero de Warren Buffet, uno de los mayores inversores del mundo, conocido como «el oráculo de Omaha», con un 12,47 %.

 

Otros accionistas relevantes son BlackRock (3,28 %) con sede en Nueva York y considerado uno de los mayores gestores de activos del mundo con una cartera de más de 3 billones de dólares; T Rowe Price (5,95 %); Value Act (3,63 %); Vanguard Group (3,36 %); State Street (3,36 %); Neuberger Berman (2,86 %) e Invesco (2,55 %).

 

Standar & Poor´s a diferencia de la anterior no cotiza, pero si lo hace en la Bolsa de Nueva York su propietario, el grupo editorial McGraw Hill que de manera sorprendente comparte accionistas con Moody´s, su principal competidor, en concreto: The Capital Group (12,31 %); State Street (4,34 %); Vanguard Group (3,84%); BlackRock (3,84 %) y T Rowe Price (3,22 %).

Otros accionistas destacados de McGraw Hill son: OppenheimerFunds (3,38 %) del grupo asegurador Mass Mutual Finantial; Dogde Cox (2,35 %); Fiduciary Management (2,05 %); Independent Franchise Partners (1,37 %) y a título de curiosidad también está el fondo de pensiones de los maestros de Ontario (Canadá) con el 1,94 %.

 

Por último Fitch, mucho más pequeña que las otras 2, tiene doble sede, en Nueva York y Londres y defiende su carácter europeo. Su capital se lo reparten la francesa Fimalac (60 %) y The Hearst Corporation (40 %).

 

Fimalac, propietaria del grupo Sofres, fue fundada en 1991 por Marc Ladreit de Laccharière, uno de los empresarios franceses más discretos e influyentes y The Hearst Corporation controlada por los descendientes de William Randolf Hearst, el personaje que encarnaba Orson Wells en Ciudadano Kane.

 

A la vista de los datos, resulta que los accionistas de referencia de estas tres agencias que dominan el mercado están íntimamente ligados a la industria financiera, es más, en concreto a la gestión de activos, siendo usuarios de las calificaciones que emiten las agencias en las que cuentan con un importante paquete de acciones. A mayor abundamiento, las dos entidades más grandes comparten inversores lo que hace más peligrosa la situación de oligopolio por razones obvias. Con este pedigrí es imposible creer en esa independencia que proclaman, es inverosímil que en su funcionamiento no existan conflictos de intereses, por ejemplo en su actividad de calificación de productos financieros emitidos por entidades a las que asesoran previamente en el diseño y formalización de los mismos, la lógica impone que sus clientes fueran únicamente los propios inversores, lo que garantizaría una mayor imparcialidad en su actuación.

 

Después de su bochornosa actuación en casos como el de Enron o Lehman Broterhs otorgando la máxima calificación a estas entidades que en cuestión de días entraron en quiebra u otorgando la tan apreciada «triple A» a los bonos basura que tanto daño han hecho al sistema financiero mundial; a la vista de su incapacidad para prever la crisis de 2008, o su actuación en la crisis asiática cuando, a título de ejemplo, una vez desencadenada Moody´s rebajo la calificación de Corea en ¡12 escalones! hasta casi el default; es imprescindible poner freno a la «dictadura» de estas sociedades, que obedeciendo a intereses privados influyen decisivamente en gobiernos democráticamente elegidos hasta el punto de ponerlos de rodillas y de hundir sus economías.

 

Ya es hora de actuar, primero regulando y supervisando su funcionamiento, y seguidamente mediante la creación y puesta en funcionamiento de agencias públicas de calificación que sirvan con independencia y objetividad los intereses generales. La propuesta de constitución de una agencia europea de calificación está en la agenda de la Unión Europea pero no termina de arrancar; eso sí, los recortes sociales, las subidas de impuestos, la ampliación de la edad de jubilación, las reformas laborales, el pacto fiscal, en definitiva todo lo que tiene que ver con el "bálsamo" de la austeridad eso ya está en marcha y va a toda maquina.

Afortunadamente en la subasta de hoy el Tesoro ha podido con Moody´s al colocar 5.450 millones de euros en letras a 12 y 18 meses a tipos medios del 1,89 % y 2,308 %, inferiores a la anterior subasta pese a la menor demanda. El jueves 16 nuevo examen ojalá que los mercados sigan sin hacer demasiado caso a estas agencias de "descalificación". 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales