Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Crisis Económica   ·   Pandemia   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Posverdad   ·   Salud Pública   ·   Humanidad   ·   Ecología   ·   Economía



Nuestro México


Inicio > Sociología
12/02/2012

1245 Visitas



El único tema de conversación en México desde hace unos cuantos meses es; ¿Y tú, por quién vas a votar?, esa pregunta tan obligada en conversaciones familiares o en tertulias culturales; obliga a los habitantes a escoger uno de los tres aspirantes a la presidencia de la República Mexicana.


Esa pregunta me tiene hoy preocupado; desgraciadamente, la mayoría de los argumentos que las personas dan para la elección de su candidato son inválidos, poco coherentes y analíticos, eso, me lleva a un desglose de inconformidades personales que argumentaré en las siguientes líneas.

Primero, vivimos en un México carente de respeto; en donde las personas juzgan y ofenden, otras, en vez de argumentar envuelven su conversación en descalificaciones y malas palabras, lo cual limita la capacidad de diálogo en la mayoría de los casos.

Sueño con un país que sea capaz de respetar ideologías, de ser incluyente; eso, me lleva al segundo punto a destacar; respetemos como queramos ser respetados; vivimos en un país pluricultural, eso, puede ser una auténtica maravilla si realmente conocemos los compromisos que requiere, para nosotros, es una maldición; ¿Por qué?, cuando a los habitantes de un país están ideológicamente maltratados; lo único que sabrán hacer es, maltratar.

El maltrato verbal del que son sujetos diferentes grupos sociales, así como indígenas, pequeñas etnias, refleja la falta de educación de un país maltratado que está destinado a repetir patrones y sí, en ocasiones las palabras duelen más que el propio maltrato físico.

Considerablemente, eso, me lleva a un punto más; la educación, en México la educación es un problema terriblemente serio; somos una sociedad mecanizada y educada por la televisión; y, si como diría Federico Fellini, ‘…La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural…’; entonces, somos nosotros el claro ejemplo de una derrota ideológica y de un sistema político completamente fallido.

Mi siguiente punto será muy breve; los medios de comunicación; estimados señores Azcárraga, Salinas y Vázquez Raña; estoy cansado de prender la televisión y ver formatos obsoletos, desgastados; estoy cansado de las telenovelas, de los reality shows, de los talk-shows; no pido un cambio a corto plazo, sería imposible y utópico, les pido un cambio gradual, vayan quitándole poco a poco espacio a todos esos programas basura que, denigran la condición humana; denle a ésta sociedad mexicana una televisión y una radio comercial diferente, un humor inteligente, siéntanse orgullosos de nutrir a la sociedad mexicana y no de convertirla en objetos incapaces de pensar.

Eso, me conduce a un punto muy importante; la responsabilidad de ser ciudadanos; algunos sólo critican al gobierno por diversos motivos que, son completamente insípidos; ¿Queremos un México distinto? Asumamos el compromiso y la voluntad de cambiar; cambiar la impuntualidad por puntualidad, las faltas de respeto en críticas constructivas, cambiemos esa mala costumbre de dar mordida, respetemos nuestras calles y no tiremos basura en ellas.

Ser ciudadano también implica compromisos que, muy pocas veces asumimos, seamos responsables, eso, detonará un verdadero cambio.

Los cambios siempre son responsabilidad de la sociedad; ¡Despierta México!, date cuenta de lo hermoso que es vivir en éste país, presúmele al mundo que, eres el país con más patrimonios culturales de la humanidad según la UNESCO, presúmele al mundo tu mariachi, presúmele tu comida, tu cultura milenaria, conviértete en ese México del que todos los países hablan como el país hermano.

Independientemente de quién llegue al poder; nosotros debemos darle a México esperanza, esa esperanza de la que ha carecido durante años; existen muchas razones y motivos para creer en nuestro hermoso país y, son más grandes que partidos políticos, que falsas promesas, que inseguridad.

México necesita que le sonrías, critícalo con respeto, no lo maldigas; él no tiene la culpa de que algunos habitantes sean problemáticos, asume el compromiso de cambiar, empecemos a cambiar México.

Empieza a cambiar tu México para cambiar nuestro México paso a paso…



Etiquetas:   Política   ·   Relaciones Internacionales   ·   Sociología   ·   Clases Sociales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19494 publicaciones
4877 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora