Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Cultura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Quintana Roo   ·   Política   ·   Teoría Crítica   ·   Dioses



Paisajes del espíritu


Inicio > Cultura
10/02/2012

1207 Visitas



Me gusta la palabra paisaje. Hace unos días ayudaba con los deberes a mi hija pequeña que cursa 3º de Primaria: ”Un paisaje es una extensión de la superficie terrestre que se ve desde un determinado lugar”, decía su manual de Conocimiento del Medio.


El diccionario de la R.A.E. le atribuye estos significados: “extensión de terreno que se ve desde un sitio”, “extensión de terreno considerada en su aspecto artístico” y “pintura o dibujo que representa cierta extensión de terreno”.

Un paisaje implica la existencia de un mundo exterior al sujeto que lo contempla. Al mismo tiempo, es imprescindible el mundo interior de su propia subjetividad. El paisaje no existe sin objeto externo, pero tampoco sin sujeto que lo experimente, que lo aprecie de algún modo y que se haga de él una representación mental.

Entender la existencia humana como viaje es una metáfora ampliamente usada en muchas culturas. A mi me gusta pensar que es un viaje que hacemos a través de múltiples paisajes; que no son sólo lugares físicos, sino también situaciones, circunstancias, acontecimientos, percepciones de nosotros mismos y de la realidad que nos rodea, junto con las emociones y los sentimientos que las acompañan.

En definitiva,  paisajes del espíritu, más ¿cómo son y cómo se constituyen? ¿con qué efectos sobre nosotros mismos y sobre el mundo?

¿Por qué esos paisajes son como son y no son de otra manera? ¿Qué influencia ejercen en ellos, en su construcción, nuestra biología, el mundo en su materialidad y la sociedad en donde vivimos? ¿Cómo llegamos a sentir lo que sentimos? ¿Cómo llegamos a pensar lo que pensamos? ¿Cómo llegamos a hacer lo que hacemos? ¿Qué consecuencias se derivan de todo ello?

¿Hay otros paisajes posibles? A menudo recuerdo una de mis máximas de cabecera: “no pierdas de vista lo que no ves”. Pero para visitarlos no es suficiente con esperar a que lleguen, hay que construirlos activamente, dentro y fuera de nosotros, en un mismo movimiento de unidad esencial con/en el Ser, o dicho de otro modo: “a dios rogando y con el mazo dando”.

Es posible, incluso, que tengamos que hacer un esfuerzo por apartar (¿desaprender?) los paisajes del espíritu que no son nuestros, que nos han impuesto, que hemos heredado o que hemos escogido ingenuamente, los paisajes del espíritu ajenos con los que otros, consciente o inconscientemente, con mejor o peor intención, nos colonizan o con los que nos auto-colonizamos queriendo vivir la vida de otros.

¿Qué paisajes del espíritu estás experimentando? ¿Qué y cómo percibes del mundo que te rodea? ¿qué y cómo piensas? ¿qué y cómo te sientes? ¿te estás perdiendo algo? Posiblemente sí; y por perdértelo el mundo también se pierde tu trabajo como paisajista capaz de construir un mundo sostenible,una sociedad más justa, una vida más feliz y próspera sin pisar a nadie, una convivencia más amable y solidaria con tus vecinos, unas relaciones más plenas de amistad y de amor con tus personas allegadas, con tu perro, con tus plantas… contigo mismo/a.

Reflexiona, pero no te mires el ombligo. La vida humana y de otros seres sobre el planeta está seriamente amenazada. Muchos de nuestros conciudadanos están en paro; en España casi la cuarta parte de la población española está en el umbral de la pobreza, más de 300.000 jóvenes han emigrado ya al extranjero desde que comenzó la crisis… ¿les vemos / nos vemos? ¿les sentimos / nos sentimos? ¿qué hacen ellos / qué hacemos nosotros? ¿qué prácticas concretas se derivan de nuestras percepciones del mundo y de los sentimientos que las acompañan?

Quizás, después de darle alguna vuelta, concluyas que tu espíritu necesita nuevos -y mejores- paisajes. Si llegas a esa conclusión, que sepas que no te va a quedar otra que construirlos, en un mismo movimiento, dentro y fuera de ti mismo.

(+ información en www.javiermalagon.com)







Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21215 publicaciones
5196 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora