Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Ecología   ·   Naturaleza   ·   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Vida



BIEN SER...BIEN ESTAR.


Inicio > Ciudadanía
09/02/2012

1452 Visitas



Día mundial del enfermo.


Cecy Valerio.

 

“Hay enfermedades del alma que son más perniciosas que las del cuerpo”. Cicerón.



 

Nos enfermamos por diversas causas. Determinarlas a ciencia cierta, es tarea de los profesionales en la materia. Sin embargo, la experiencia nos dice que existen  enfermedades que son  hereditarias. Aquellas  que se nos presentan debido a un alto código genético predeterminado. Otras enfermedades son causadas por el medio ambiente o por circunstancias  relacionadas con determinada actividad física. Asimismo existen  enfermedades llamadas psicosomáticas que, como su nombre lo dice, el cuerpo somatiza determinados patrones psicológicos o emocionales.

Con motivo del Día Mundial del Enfermo, a celebrarse este sábado 11 de febrero, hablaremos de las enfermedades, sus posibles causas y también, de la manera de evitarlas.

En el caso de las primeras, las hereditarias como las llaman, es importante optar por un estilo de vida saludable y mantener un cuidado personal  para ser menos vulnerables. También es importante no programarnos mentalmente  para que así suceda.  No tiene por qué ser regla general. Al contrario, podríamos incluso romper ese patrón manteniendo una ética del cuidado y una cultura de prevención.

En el segundo caso, nos encontramos con aquellos padecimientos provocados por factores externos, como la contaminación, los contagios, el paso del tiempo en nuestras vidas.  Aquí cabe también extremar las medidas preventivas.  El cuidado físico, ejercicio, alimentación balanceada, evitar malos hábitos, son medidas que nos ayudan.  

Sin embargo, ¿Qué pasa con esas enfermedades que se presentan sin causa precedente aparente? Aquella a las que invitamos por propia voluntad, las que atraemos, las que  consciente o inconscientemente,  queremos que vivan con nosotros.

Les comparto el texto de un correo electrónico que me llegó hace algunos años y que nos habla del  arte de no enfermarse.

HABLA DE TUS SENTIMIENTOS: La palabra, oral o escrita, es un poderoso remedio. Hablar de nuestros sentimientos nos ayuda a verlos desde otra perspectiva. Comunicar lo que sentimos de una manera asertiva, y buscar el acompañamiento adecuado, esa persona que nos ama y nos sabe escuchar. Reprimirlos provoca enfermedades como gastritis, úlcera y dolor de columna.

TOME DECISIONES.-  En lo personal, superar mi indecisión ha sido un arduo trabajo personal. Una persona indecisa siempre duda y eso le causa ansiedad y angustia. Aprender a tomar decisiones  en base a tus necesidades, principios, valores, es un buen paso. Nos evitamos dolencias nerviosas y problemas en la piel.

 

SEA ALEGRE.- El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y atraen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegar el medio ambiente donde vive. La alegría es salud y buena terapia.

BUSQUE SOLUCIONES.- Evitar las negatividad. La persona negativa no consigue soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración y el pesimismo. Los pensamientos negativos generan energía negativa, misma que se transforma en enfermedad.

ACÉPTESE.-  El rechazo hacia sí mismo, la ausencia de autoestima hacen que nos volvamos ajenos a nosotros mismos. Quienes no se aceptan difícilmente pueden amarse. Se vuelven envidiosos, competitivos, celosos, destructivos e imitadores. Todo esto se traduce en enfermedades.

CONFÍE.- Qué difícil es confiar en este época, sin embargo, es necesario saber confiar, saber en qué y en quién confiar. Quienes no confían en nada, no se abren a los demás, no se relacionan, no son creativos y no tienen relaciones duraderas  ni estables. La desconfianza es falta de fe en sí, en los demás y en Dios. La fe es una excelente medicina.

Cualquiera que sea el caso y la causa de la enfermedad, lo cierto es que nadie estamos exentos de ellas. Las personas enfermas merecen nuestro amor y nuestra bondadosa comprensión Necesitan un abrazo, no un sermón. Mucho menos un regaño. Darles un amor compasivo, es también acompañarlos en su dolor y  sufrimiento.  Les deseo mucha salud. ENHORABUENA.

 



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21270 publicaciones
5200 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora