Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Fake News   ·   Crisis Económica   ·   Posverdad   ·   Economía   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Pandemia   ·   Salud Pública



Demócratas insatisfechos


Inicio > Política Internacional
06/02/2012

1450 Visitas



Por Javier Urrea Cuéllar






Las negativas apreciaciones sobre las instituciones democráticas y los partidos políticos ya sea a través de las encuestas o a través de la abstención, nos conducen a indagar cuáles son los elementos que explican el estado actual de nuestros gobiernos y de qué manera influye el comportamiento y accionar de los partidos políticos en la maduración o debilitamiento de la democracia en nuestro país.







¿En la democracia, qué es lo que debemos exigir como ciudadanos a nuestros partidos? Tal vez podemos señalar tres características básicas a tener cuenta para explicar los retos democráticos y su relación con la crisis de los partidos políticos.





Un primer elemento, consiste en la importancia de la responsabilidad política. No basta con estudiar la forma tradicional de las instituciones políticas y las debilidades de los mecanismos de representación. Se debe tomar en cuenta también, las percepciones ciudadanas y la manera en que éste afecta a las instituciones democráticas. El valor subjetivo es de primordial importancia, sobre todo cuando los espacios de comunicación entre el gobierno y la sociedad son limitados o inexistentes. En este sentido de responsabilidad política, resulta pertinente reforzar los vínculos entre los ciudadanos, las organizaciones civiles y las instituciones formales de gobierno.





Un segundo factor se concentra en la calidad y la eficiencia de las instituciones democráticas, incluyendo las organizaciones partidarias. No sólo se trata de cumplir, sino también de mejorar las acciones institucionales en función de la representación, mediación y agregación de intereses. Es fácil ver cómo en nuestro país una significativa cantidad de ciudadanos manifiestan altos grados de insatisfacción no sólo con el modelo de gobierno, sino con el funcionamiento de las instituciones democráticas. No obstante, si a partir de la hipótesis de que las instituciones representativas y democráticas son aún débiles, nos debemos preguntar si esta debilidad es solamente temporal o más bien estructural y hasta que punto se convierte en responsabilidad de los partidos políticos.





Y un tercer elemento se fundamenta en la lucha contra la corrupción política. Es importante comprender cómo las “crisis de los partidos” en los países latinoamericanos está directamente relacionada con los niveles de corrupción de sus gobernantes, y que, en consecuencia, el tema de la lucha anticorrupción debe ser una prioridad de los gobiernos, no sólo para superar el declive de las instituciones partidarias, sino también para aliviar la tendencia generalizada de desencanto e insatisfacción con la democracia.





Las permanentes denuncias sobre corrupción, contribuyen a la deslegitimación de los partidos. A estas acusaciones de corrupción, debe añadírsele la universalización del clientelismo político intrapartidista, que difícilmente puede evitarse teniendo en cuenta la debilidad ideológica por la que incursionan los partidos hoy en día.





No significa nada nuevo comprender que el funcionamiento y desempeño de los partidos políticos, hoy en día, se ve duramente criticado por la mayoría de la población, hasta el punto de convertirlos ocasionalmente en una amenaza de descrédito y desprestigio para el sistema democrático. Sin embargo, podemos considerar que muchos ciudadanos actualmente somos demócratas insatisfechos, que sabemos distinguir entre el sistema de gobierno y el desempeño los gobernantes.





En ese sentido, el descontento generalizado con las instituciones democráticas en general y los dirigentes de los partidos políticos en particular ubican nuestro entorno y futuro político en un estado de alerta que debe estar bien controlado, con el único objetivo de no retroceder en lo que más hemos avanzado durante los últimos años; en la democracia como la mejor alternativa de gobierno.





Esta columna también se encuentra en politicadirecta.net / @politicadirect



Etiquetas:   Corrupción   ·   Democracia   ·   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Javier Urrea Cuéllar, Políticas y Sociología Francisca, estoy de acuerdo y agradezco tu comentario. Es cierto que hablo de Colombia, pero la reflexión se hace extensiva para varios países no sólo de latinoamérica sino del mundo entero. Sin embargo, siempre queda abierta la pregunta sobre ¿cuál es la mejor alternativa para tener partidos políticos menos obsoletos?, ¿Por dónde comenzar esos cambios necesarios y relevantes?, ¿cómo manejar una responsabilidad compartida entre electorado y partidos?


Francisca Almeida, Artes Javier, por lo que desprendo de tus otros artículos, entiendo que en éste hablas de Colombia. Pero lo cierto es que la realidad que retratas, el desprestigio de los partidos políticos y el riesgo de la democracia como modelo de gobierno, es extensiva para otros muchos países.
A mi juicio la estructura de los partidos políticos, en cuanto a sus organigramas, posicionamiento dentro de la sociedad y objetivos han quedado obsoletos o quizás podríamos decir que han agotado la serenidad ciudadana.
El estatus “señorial” que intentan mantener la clase política (que les permite gozar de un estatus superior que al ciudadano común) los lleva a la confusión de su rol dentro de la labor política donde su objetivo es la permanencia dentro de esta clase más que el beneficio para el ciudadano. A contar de ello es que no es de extrañar los numerosos casos de corrupción, controversiales designaciones y la baja eficiencia de las instituciones públicas (en comparación con las privadas).

Concuerdo con la importancia de preservar la democracia como mejor alternativa de gobierno, pero de no mediar cambios importantes será difícilmente sustentable.





Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19526 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora