La Agobiante Crisis:

Palabra más enunciada en todas las latitudes, afecta negros, blancos; ricos, pobres; hombres, mujeres, ancianos, jóvenes; hasta niños.

 

.

Nadie queda fuera.

Me acompaña por vida paso la media…. rueda.

Veamos: Crisis en la primera infancia, adolescencia, los 40 (hombres), independencia (individuos o pueblos), precios de primera, segunda…. última necesidad; matrimonial, de poder en hogar, trabajo, comunidad, sistema social; organismo humano hasta medioambiental .Por doquier escuchamos: ¡“estoy en crisis”! incluso “total.

Caribeña, así que sufro algunas más. Agua, luz, transporte, alimentos, hasta las bragas. Se conoce como, Período Especial, tiene su génesis en el bloqueo imperialista. ¿No sabe qué es? investigue en Internet antes que su ordenador entre en crisis y no se pueda conectar.

Son ciclos que giran alrededor de nuestras vidas desde que el mundo es mundo, aunque deriven en cambios o mutaciones.

Llamo la atención acerca de la “generacional”. Todos y todas la padecemos con abuelos, padres, hermanos, parejas, suegras, yernos, nueras. La especial es con los hijos.

Ni cambia ni muta.

Pequeños dependen de nuestras decisiones, para entonces disfrutan las crisis. Un juguete, no comer, ir a donde no deseen, etc. pudieran ser detonantes.

Adolescentes las crean por amigos y amigas a quienes por supuesto consideramos “inconvenientes”. Pueden evaluar la camisa o pantalón mal lavados, será suficiente. En la juventud (“divino tesoro”) derivan conflictos por la pareja a quien consideraran ser “la o el, para toda la vida” aunque nos parezca lo contrario.

Según la zona geográfica o su desarrollo económico, en esta etapa juvenil comienza la “crisis del espacio”, se denomina “tu casa”. Medite si ya la atraviesa.

Sea blanco, negro, chino, pobre, rico, latino, africano, europeo, siendo padre o madre vivirá en eterna crisis, porque en cualquier tipo de sociedad, sentirá crisis por:

Agua: siempre se sentirá ahogado.

Hambre: porque no logrará llenar el vacío que le dejan en la nevera, de día o de noche.

Alzas o bajas en los precios: faltará el menudo en su cartera para completar el dólar diario.

Discriminada/o: porque le desestiman y apartan de sus espacios. Usted es “vieja/o y anticuada/o”.

Analfabetismo: incomprensión idiomática.

Enfermedades: sentirá mal el cuerpo aún estando sano.

Desempleo: porque aún vinculada a sus vidas, ellos imaginan lo contrario, dejándote sin ocupación.

Extrema pobreza: ausencias de caricias o besos, se consideran mayores para hacerlo.

Conflictos bélicos: bombardeado por las miradas que causan sus preocupaciones: “ten cuidado”, “no vengas tarde”, “no corras con el coche”; etc.

Medio Ambiente: Pocas veces logrará equilibrio, vivirá un clímax constante de contaminación.

Coopere con sus hijos, póngase fines acordes a sus deseos de independencia, tenga en cuenta que en cualquier Milenio sus metas pueden ser cumplidas.

Erradique las crisis de la formación de sus hijos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales