Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Quintana Roo   ·   PRI   ·   MORENA   ·   Innovación   ·   Reseña   ·   México   ·   Andrés Manuel López Obrador



Donde habita el olvido


Inicio > Política Internacional
24/01/2012

1333 Visitas



Ríos de tinta, inabarcables e interminables halagos a lo largo y ancho de este mundo adornan el modelo de transición a la democracia que vivimos los españoles a la muerte del dictador. Fuimos capaces, gracias a la altura de miras (expresión que por repetida vació su contenido), de pactar una convivencia en paz sin disparar una sola bala política. No tuvimos nuestro asalto a la Bastilla. Optamos por una reforma en lugar de una ruptura. Nos pusimos a reformar la dictadura en lugar de romper con ella. Con algunas de sus formas y con muchos de sus símbolos. Y con una consigna infame de olvidar y de tapar. De cavar una fosa sin memoria que impidiera exhumar los recuerdos y los lazos de tantos españoles. No se cerraron heridas. Pusimos tiritas sin poner puntos en heridas demasiado profundas e injustas que alimentaron frustraciones durante demasiados años. Durante tantos años. Cuarenta años de infierno no se pueden olvidar con solo darles la espalda. No al menos mientras la dignidad de los vencidos siga prisionera del puño de los vencedores.






Ahora asistimos al vergonzoso espectáculo internacional de sentar en el banquillo a un juez que, aplicando la ley, tiene la “osadía” de abrir investigación sobre crímenes de la dictadura. El mundo entero nos observa atónito e incrédulo. No se puede entender que un país del primer mundo, desarrollado social y económicamente; un país que ha conquistado avances de libertad, igualdad y de no dominación continúe dominado por aquellos vencedores. No se puede entender esto sin conocer que aquel paso de un régimen dictatorial a un sistema democrático, tan modélico, tan pacífico llevaba un pacto de subyugación y miedo que los herederos de los años negros se encargan de vigilar y recordarnos cada día de nuestras vidas.

No tuvimos nuestro asalto a la Bastilla. No rompimos el pasado. Nos limitamos (quizá nos limitaron) a reformarlo. A reformarlo con condiciones, con letra pequeña, con clausulas suelo. Continuamos sin ser un país de personas libres e iguales. Donde habita el olvido quiere hurtarse la memoria.







Etiquetas:   Política   ·   Democracia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Josemaria Fernández Ureña, Orientador Laboral y Personal. Acompañamiento. Comparto su opinión, señor Tapia, de que la justicia no haga miramientos respecto a la persona juzgada y se aplique observando la igualdad. Hasta donde yo conozco (consciente de que no es mucho lo que conozco)no parece muy coherente sentar en el banquillo a alguien por perseguir violaciones de derechos humanos. Pero esto, claro, es solamente una opinión. Lo expresado en la columna, también. Gracias por su comentario.


Eduardo Tapia, Construcción Civil Debo suponer que el juez a que se refiere la columna es el Sr. Garzon. Pero lo cierto es que no todo el mundo observa atónito tal juzgamiento, ya que resulta ser extraordinariamente positivo el hecho de que la justicia española no haga miramientos respecto a la persona juzgada, y haga denotar que la justicia debe ser aplicada en conformidad al principio de igualdad: que todas las personas son iguales (y no respetar este principio es una de las características de los gobiernos dictatoriales).
En consecuencia debemos esperar confiados que realmente se haga justicia en uno u otro sentido.





Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19063 publicaciones
4777 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora