Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Sociedad   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Periodismo   ·   Escritores



Las Reliquias de la Muerte del Secularismo Occidental.


Inicio > Cultura
17/01/2012


1953 Visitas



Millones de Personas han visto y leido las Películas 1 y 2 y el Libro de Las Reliquias de La Muerte, de la saga de Harry Potter, de la escritora británica J. K. Rowling. Tres jóvenes buscan y van encontrando unos objetos mágicos donde se encerraban partes del alma de un famoso mago tenebroso, Lord Voldemort. Y al ir destruyendo uno a uno esos Horrocruces, el mago negro se debilita gradualmente, hasta que muere desintegrado por un rayo de luz mágica que él mismo lanzó contra el joven héroe, y que rebotó. Eso dice el libro, en un final que la película cambia un tanto.


Desde la Revolución Francesa, y posteriormente, desde el Origen de las Especies de Darwin, el Manifiesto Comunista, y de otras obras surgidas de la mente de Nietzche, o de Sigmund Freud, se ha producido en el mundo una avalancha racionalista de ataques y de persecusión a muerte contra todo lo que tenga olor a religión, o que tenga un sentido de reverencia por lo sagrado, o un respeto por los mandamientos divinos, o una alta estima de las revelaciones de algun Dios o profeta inspirado.

Eso ha creado un extraordinario triunfo de lo que los religiosos denominan el SECULARISMO, EL PREDOMINIO ABSOLUTO DE LOS VALORES MUNDANOS POR SOBRE LOS DIVINOS O SAGRADOS. El ser materialista y ateo, un estigma en tiempos de fe intensa, es ahora una moda intelectual de estatus, y de respetabilidad. Y se mira con desprecio e ironia a quien sostenga la vigencia de lo sagrado en el mundo. O que exista un Dios del Universo al que hay que rendir cuentas.

Y sin embargo, esa manera de pensar y de concebir el mundo y la vida sin Dios, está destinada, como Voldemort, a la muerte, pues es contraria a la Vida Divina y a la realidad profunda que se mueve tras la pantalla de los acontecimientos humanos. Veamos ahora los fenómenos sociales planetarios que demuestran que los Horrocruces van siendo destruidos uno a uno, y que la oscuridad espiritual no puede reinar para siempre. Y que lo divino dentro del hombre volverá al poder y al estatus social de respeto y supremacía que le corresponde en el orden cósmico y tradicional de nuestra sociedad occidental.

Millones de personas peregrinan cada año a Lourdes, a Compostela, a Jerusalen, a la India, a Egipto, a las ruinas Mayas de Yucatán, al Lago Titicaca, a Stonhenge, y a otros santuarios en busca de lo milagroso, de una experiencia mística, de una expansión de conciencia. O para desentrañar el sentido de la vida, conocer su misión espiritual, o de alguna iluminación o un sueño revelador que los dioses le manden. Ni los sangrientos y agnósticos gobiernos del México de los años 20 y 30 del siglo XX se atrevieron a cerrar el Santuario nacional donde está la famosa imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. Unos revolucionarios brutos pusieron una bomba cerca de la imagen, la que estalló pero no dañó la antigua reliquia del indio Juan Diego.

Cada año se gastan a nivel mundial cientos de millones de dólares en comprar libros de metafísica, de espiritualidad, de esoterismo, de kabalah, de magia, de mitologia, de libros sagrados o de física cuántica, de reiki y budismo zen o de budismo tibetano. Orar y meditar, hacer retiros, practicar yoga, buscar vivencias religiosas es la tónica de millones y millones de personas. Iglesias como los Baha´i, los Testigos de Jehová y los Adventistas, crecen aceleradamente. También las agrupaciones de Wicca. Iglesias de corte Pentecostal como las Asambleas de Dios y la Iglesia del Reino de Dios de Brasil atraen multitudes a sus reuniones.

En rigor, el gigantesco ataque de más de dos siglos de secularismo, incluso político, contra las religiones y las instituciones espirituales del mundo occidental, ha fracasado, y se mantienen las reliquias de aquel materialismo ateo multiforme, por un efecto de inercia en el mundo académico formal. Pero eso es algo que también va camino a la muerte, pues el hombre es un animal religioso, un animal metafisico, hambriento de Verdad y de eternidad y de vivir una vida con significado y dirección trascendente. El Voldemort planetario está herido de muerte, pero se imagina que podrá seguir dominando al mundo. Ishvara es quien rie último y rie mejor.





Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora