Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Muerte   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Vacunas   ·   Pandemia   ·   Lectura   ·   Alimentación



¡Despierta!


Inicio > Ciudadanía
15/01/2012


1283 Visitas



El viernes pusieron una peli de Jesucristo de esas de Semana Santa, pero de las malas....... le miré y le dije, “Jesús, ese ya no eres tú”... Ya no valen esos mensajitos de “sed buenos, sometidos y llenos de culpabilidadTú eres la representación de la Vida en plenitud... no de un mojigato sin criterio al que manipular con promesas para la otra vida… ¿Y qué pasa con esta? ¿De qué iría realmente eso de “así en la tierra como en el cielo?”...


Vivimos momentos de secularización en los que los viejos valores pierden fuerza. De una manera inconsciente, relacionamos creencias espirituales con figuras religiosas o políticas, envenenando las necesidades del alma con proyecciones de los valores amamantados por nuestras familias. Parece ser que para pararse a escuchar el corazón hubiera que atravesar un terreno minado por prejuicios político-religiosos. Sin embargo, ¡Qué distinto es eso de simplemente autoabastecerse todos los días de un poquito de luz!

En función de nuestro lugar de procedencia, utilizamos diferentes nombres para referirnos al “mismo concepto de Divinidad” denominándole: Dios, Padre, Madre, Espíritu santo, entramado, malla, Gran Espíritu, Alá, Buda, Shiva, Brahma, Krishna etc… Si todo fuera sagrado para nosotros, podríamos utilizar la palabra “Dios” sin rechazo para algunos, debido a su connotación religiosa.

En estos momentos de cambio, de transformación, de miedo e incertidumbre ante un futuro oscuro e inestable, el hombre sigue vagando por el desierto de la vida sin, muchas veces, un pastor definido que marque la ruta… ¿Nos habremos acostumbrados a ser borregos que siguen a la masa sin más?... ¿Qué ocurre cuando se nos obliga a elegir camino y guía, sabemos hacerlo?... ¿Estamos preparados para asumir la responsabilidad de nuestra libertad?... ¿Será eso de lo que va “el famoso salto evolutivo del hombre?”…

Quizás sea más fácil seguir la rutina marcada desde fuera. Ahora tocan las rebajas, primero fue la Navidad, que empieza ya en los comercios en noviembre... ¡Y en agosto se irán de vacaciones los que puedan!… Parecen conclusiones sacadas de una viñeta de Mafalda, pero realista. ¿Nos tomamos el tiempo de entender la profundidad de los cambios que estamos viviendo o nos anestesiamos con vías de escape?...

Volviendo al mundo del cine, me encantó cómo un pionero del oeste americano, se paraba todos los días ante la puesta de sol para aquietar su mente y llenarse de luz. Un amigo me contaba cómo le había impresionado ver a un beduino contemplando la belleza del desierto de Jordania, donde el tiempo se paraba, sin más… Los marineros a su vez, ven a la diosa del Mar y le rinden tributo, viven conectados a su cordón umbilical de agua y alimentan su espíritu en cada travesía.

Independientemente de credos y de prejuicios político-religiosos, es evidente que el hombre necesita conectar con ese “Dios” que es él mismo… “Así en el cielo, como en la tierra” solo se cumplirá cuando cada ser reconozca la divinidad que hay en su interior y le rinda respeto y tributo. En India saludan al otro diciendo. “Namasté”. “El Dios que hay en mi saluda al Dios que hay en ti”… Bendiciones a todos los seres para que vivan conectados a la esencia que les vio nacer. Quizás ese fuera el mensaje de Cristo y de todos los que han intentado mejorar la vida espiritual del hombre.



Etiquetas:   Reflexión

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor Bien por el llamado a despertar espiritualmente, mal por la mezcla de conceptos verdaderos y falsos sobre la espiritualidad. Bien por nombrarnos a todas las manifestaciones y nombres de la Divinidad, mal por reechazar el sometimiento y la culpa. La palabra Islam significa eso, sometimiento a la Voluntad de Allah y a su profeta, y Jesús subió al gólgota por obediencia a la Voluntad de su Padre. Si sólo seguimos los aspectos energetizantes de la Vida divina y no obedecemos sus leyes el mundo deja de ser un cosmos de orden y belleza y se convierte en un feo lugar de pecado y rebelión. Por lo tanto el sentimiento de culpa es basicamente sano. Ayuda a arrepentirse (en griego METANOIA) ES DECIR, A EFECTUAR UNA VERDADERA TRANSFORMACIÓN DEL PENSAMIENTO Y LA MENTALIDAD. Se necesita que las personas sientan culpa para poder caminar desde el vicio hacia la virtud, del error hacia la verdad. Hay que tener cuidado con la espiritualidad de leche aguada de la Nueva Era, y volver a mirar los libros sagrados y sus benditas y nobles exigencias.....-


Carolina Araujo, Editora-Autora/Abogada/Comunicadora Social Cuando escribes: "Si todo fuera sagrado para nosotros, podríamos utilizar la palabra “Dios” sin rechazo para algunos, debido a su connotación religiosa"... comprendo lo que quisiste decir, en el sentido que no habría esa diferenciación de palabras para denominar a ese "Dios" (como lo expresas arriba) y eso lo comparto, yo generalizaría aún más la situación en nombrar a ese ser superior "Dios", creo que el asunto va más allá de un sustantivo, a veces he llegado a pensar que lo que más nos aleja de "Dios" es la misma palabra Dios, si cambiáramos la palabra "Dios" en cualquier circunstancia por "AMOR" (como ejemplo) no perdería sentido. Me gustó mucho tu columna FELICITACIONES!




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21909 publicaciones
5259 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora