NO A LA REFORMA DEL ARTICULO 24



Al lograr México su independencia en 1821, se constituyó inmediatamente en un imperio. Este hecho reflejó clara y evidentemente que su biem logró independizarse del reino España. México logro su independencia de España, pero logró su independencia de la iglesia Católica. La iglesia Católica no estaba dispuesta a perder el monopolio de poder económico, político y social. Nótese el peso de la iglesia católica su esfuerzo en seguir conservando sus fueros a como diera lugar y bajo cualquier modelo de gobierno, ya sea un virreinato, un imperio, un triunvirato o una república apenas nacida. Logrando así el poder en la vida civil de los mexicanos, dueño de las dos terceras partes del territorio nacional, la iglesia católica era la única autoridad para registrar nacimientos, matrimonios, defunciones, poner o quitar gobernantes y espedir leyes o reglamentos a modo que le permitieran continuar conservando el poder político, social y económico. Así transcurrieron los primeros años de al vida del México independiente. Ahora la pregunta es..¿Deseamos volver al monopolio y poder jerarquico de la iglesia católica donde no habrá voz ni voto y solo seremos títeres en las manos de gente egoista, mala, iracunda, una mafia que solo desea su propio beneficio? POR ESO DECIMOS NO A LA REFORMA DEL ARTICULO 24

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


ÚNETE






NO A LA REFORMA DEL ARTICULO 24


Al lograr México su independencia en 1821, se constituyó inmediatamente en un imperio. Este hecho reflejó clara y evidentemente que su biem logró independizarse del reino España. México logro su independencia de España, pero logró su independencia de la iglesia Católica. La iglesia Católica no estaba dispuesta a perder el monopolio de poder económico, político y social. Nótese el peso de la iglesia católica su esfuerzo en seguir conservando sus fueros a como diera lugar y bajo cualquier modelo de gobierno, ya sea un virreinato, un imperio, un triunvirato o una república apenas nacida. Logrando así el poder en la vida civil de los mexicanos, dueño de las dos terceras partes del territorio nacional, la iglesia católica era la única autoridad para registrar nacimientos, matrimonios, defunciones, poner o quitar gobernantes y espedir leyes o reglamentos a modo que le permitieran continuar conservando el poder político, social y económico. Así transcurrieron los primeros años de al vida del México independiente. Ahora la pregunta es..¿Deseamos volver al monopolio y poder jerarquico de la iglesia católica donde no habrá voz ni voto y solo seremos títeres en las manos de gente egoista, mala, iracunda, una mafia que solo desea su propio beneficio? POR ESO DECIMOS NO A LA REFORMA DEL ARTICULO 24

 





Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


ÚNETE