Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Utopias   ·   Emigración   ·   Feminismo   ·   Machismo   ·   Sociedad



BIEN SER...BIEN ESTAR.


Inicio > Ciudadanía
09/01/2012

1342 Visitas



BIEN SER BIEN ESTAR.


TOLERANCIA RELIGIOSA.

 

Cecy Valerio.

 

Cualquiera que sea la religión que se profese, la idea de un Ser Superior a nosotros, que nos conforta, nos asiste, nos ilumina, es necesaria para vivir de una manera más esperanzadora. Decía Ghandi que las religiones en el mundo eran como un árbol. El tronco, que es único,  es Dios y las ramas son los distintos nombres que el hombre le ha dado a las religiones.

Los católicos y cristianos el nacimiento de Jesús representa la presencia  humana y transformante  de Dios mismo en la tierra, que vino a traernos su mensaje de paz, perdón, reconciliación y amor. Sobre estos fundamentos giran también las principales religiones del mundo. En entrevista  el Teólogo brasileño Leonardo Boff le preguntaba al Dalay Lama que cuál era la mejor religión del mundo ,  esperando que le contestara que era el budismo tibetano o las religiones orientales.

Para sorpresa de Boff, la respuesta fue una breve pausa acompañada de su peculiar sonrisa a lo que después dijo:  “La mejor religión es la que te acerca a Dios, al infinito. Es la que te hace más compasivo, más sensible, más amoroso, más humanitario, más responsable y más ético. La  que consigna todo eso de ti, esa es la mejor religión. La que mejora tu conducta delante de tus semejantes, de tu familia, de tu comunidad y del mundo”.

Otro gran ejemplo de tolerancia religiosa nos lo dio Juan Pablo II quien lograra reunir a los principales líderes de diversas religiones del mundo para orar juntos por la paz. Más aún, Jesús mismo  vino por los más incrédulos, los más necesitados de misericordia, los pecadores, los marginados.  Por consiguiente, el amor al prójimo, a Dios y a sí mismo es una máxima de nuestra religión y de muchas otras.

En esta época de inicio de año que significa renovación y esperanza, pocas veces nos preparamos para hacerle un lugar a Dios, a nuestro Ser Superior, o como cada quien guste llamarle. En la temporada navideña que acabamos de vivir, nos preparamos para los festejos, la celebración y las compras. Todo eso es bello, pues forma parte de nuestra condición humana, sin embargo, es importante preparar también nuestro corazón para acondicionar un lugar especial para Dios, en el caso de los católicos, para al nacimiento de Jesús.

A mis hijos y a mis jóvenes alumnos de secundaria les digo que es como preparar un espacio especial para recibir a alguien especial. Tenemos que quitar toda la basura y telebrejos que no nos  sirven de nada, como la indiferencia, la envidia, el resentimiento,  la injusticia, la venganza y la irresponsabilidad y en su lugar, dar cabida al amor, al perdón , a la alegría, a la verdad, a la paz y a la gratitud.

Les comparto que ponernos en contacto con Dios diariamente, es como sintonizar una bella estación de radio que se transmite las 24 horas del día, pero a la que poco atendemos, pues Dios siempre está presente en nuestras vidas y en nuestros corazones. En uno de sus  cuentos Antoni de Mello decía que en una ocasión Dios le preguntaba a un ángel que en dónde se le podría esconder a los humanos por un pequeño tiempo para ver que hacían éstos sin Él. El ángel le contestaba que era una pregunta muy difícil. ”Si es en la montaña más alta, te van a encontrar, ya han ido allí. En el océano más profundo,  también, ellos saben llegar a donde quiera, al espacio, a los mares, a las montañas…”Pensativo Dios remató: “Ya sé donde me les voy a esconder:  En sus corazones, ahí nunca se asoman”.

Te deseo  mucha paz en su corazón, salud en tu persona y amor de tus seres queridos. Que mi Divinidad bendiga a tu Divinidad.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Jesús Javier Díaz Rico, Divulgación e Investigación ¡Hola Atod@s!, el Sr. Ghandi como el Sr. Dalay Lama, son humanos y parten de una etiología del pensamiento, acondicionado por sus antecedentes étnicos y culturales y sobre todo por la influencia del pensamiento filosófico, el cual no tiene nada que ver pero absolutamente nada que ver con lo que Piensa, siente y desea, el Creador Soberano del Universo. La pregunta que surge es, ¿Que piensa el Verdadero Dios, el Creador?, ¿Cómo ve Él este asunto del árbol y las ramas?. Saludos...




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18429 publicaciones
4673 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora