Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Salud   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Perú   ·   Economía



Acabemos con el bipartidismo


Inicio > Política Nacional
17/03/2011


973 Visitas



Suelo escribir los domingos, pero este martes se merece un comentario especial.






Hoy, se ha aprobado la llamada Ley Sinde por una mayoría aplastante de políticos siguiendo las líneas indicadas por sus respectivos partidos. PSOE, PP, CIU, acostumbrados a mantener el poder demasiado tiempo, han incurrido en la soberbia de pensar que ellos y solo ellos son la voz del país sin que vayan a tener que sufrir ninguna consecuencia. Al contrario, seguramente el PP se frota las manos, sonriendo mientras siente que empuja al PSOE al precipicio de su destrucción. Si no está el PSOE, piensa, estoy yo. ¡Estos tontos son de olvido rápido y además no tienen más opciones! Rajoy ya se siente presidente, como ha comentado en algunos medios. A la tercera, va la vencida. Y el PSOE, abrumados todos por la crisis de la que seguramente no hubieran podido salir en cualquier caso, corren a asegurarse los futuros puestos de trabajo privados, con sueldazos a sumar a las injustas pensiones que se van a llevar.





Han creado la CENSURA. Sin hacer caso de las peticiones reiteradas de los ciudadanos, sin hacer caso de los principios de libertades y garantías que acordamos en la Constitución, sin hacer caso de nada más que de sus intereses privados.





Me gustaría creer que no nos engañan, a ninguno. Que internauta o no, todos ciudadanos, estamos viendo cómo un gobierno ha decidido que le compensa legislar contra la Constitución. Que viendo o no cine, leyendo o no libros, escuchando o no música, todos nos percatamos de como el “otro” partido acostumbrado al poder (algo forzado artificialmente porque el bipartidismo es tan bueno para el negocio como lo son tener sólo 40 Principales y ni uno más), ha basado su estrategia en un argumento apuntalado en el engaño y la manipulación, por el que deberían  retirarles el título y obligarles a volver a la Universidad, donde quizá alguien sea capaz de enseñarles que no se puede jugar con la letra de la ley para vulnerar el espíritu de la Constitución.





Y, en definitiva, que todos sabemos que nos están vendiendo.





Porque, lo que subyace en todo este asunto, como bien nos consta a todos, es defender los intereses de grupos privados, especialmente los amigos del gobierno (como son amigos todos los que tienen poder y dinero, lo han dejado bien claro), las grandes empresas que basan su riqueza en derechos de propiedad intelectual y su estrategia en la manipulación y control de los medios.





Es así, y de ninguna otra manera: el negocio de estos cuatro millonarios no podía convivir con el progreso por lo tanto, frenamos el progreso, atamos la sociedad. Esto, no es demagogia. La demagogia es hablar del autor y del electricista para justificar la ley Sinde. La demagogia es quejarse del todo-gratis evitando que el mercado se transforme en las condiciones que las nuevas tecnologías permiten, “porque mi amplio bolsillo, acostumbrado a otros niveles, no va a llenarse al mismo ritmo” y, por tanto, me parece bien, a mí, progre de antaño, que se instaure la censura en el país.





El objetivo de esta polémica, que no de la ley, es doble: desviar la atención del injusto cobro del CANON que  recaudan para una empresa privada y que deberían haber retirado pero mantienen a toda costa (nos están robando, día a día, a todos, llamándonos ladrones mientras lo hacen), y desvirtuar por completo la función judicial, un DERECHO FUNDAMENTAL, buscando minusvalorar la capacidad de la justicia de oponerse a sus decisiones partidistas.





Los jueces no decían lo que ellos querían.





Bien, han movido ellos: han quitado los jueces. Parecía increíble, inconcebible imaginar algo así pero, claro, los lobbies tienen demasiado poder y los políticos demasiada ambición.





¿Qué haremos los ciudadanos al respecto?





Me decían en Twitter hace poco que tanto discutir por la ley Sinde no tenía sentido.  Que temas como la Reforma Laboral o la Educación eran más importantes. A mí, esos planteamientos no dejan de sorprenderme: desde el momento en que un gobierno no respeta los DERECHOS FUNDAMENTALES de sus ciudadanos, las tropelías que pueden llegar a hacer en cualquier materia que toquen, pueden ser… pues como la ley Sinde. Meternos la censura por la fuerza, a la espera de la famosa ACTA que pende como un cuervo de mal aguero. Transgrediendo las bases mismas de nuestra Democracia.





En serio, todo lo demás, es secundario.





Está claro que, en todos los terrenos, el nepotismo y el amiguismo es la práctica política fundamental que sufrimos los ciudadanos. Algo a lo que parece que hay que acostumbrarse “porque sí” y contra lo que una y otra vez te queda un mal sabor de boca y la impotencia de no poder hacer nada. Contra esos delincuentes que embaucan y se ríen de las expectativas puestas en ellos no se hacen Comisiones de acción rápida, no se crean soluciones que eviten los jueces y les impongan de inmediato las duras penas que se merecen. Al contrario: aquí nadie es responsable en cuanto consigue un puesto de responsabilidad. Ahí ya puedes frotarte las manos que, hagas lo que hagas, ya nunca te pasará nada realmente malo, no responderás como el resto de los mortales. Lo único que se corresponde de verdad con la supuesta naturaleza del cargo, es el sueldo.





Los diputados y senadores que han votado contra el sentir de todos se vanaglorian, con toda seguridad, de haber actuado “como era debido” frente a una sociedad que… ¿perdón? ¿Políticos actuando al margen de la sociedad? ¿Cómo se llama eso?





Si los partidos no representan al pueblo, porque esos grandes lobbies de la comunicación, el entramado económico que los catapultan con su masiva publicidad, son los que mandan, ¿dónde está la democracia?





A pesar de todo, por muy negro que lo veamos, tenemos una opción. Tras tantos años de dictadura, aquí ni Dios quiere parecer el tirano, no descaradamente. Se juega en el juego de “votemos” que somos muy demócratas hasta que les tocáis la cartera a los que dicen qué leer, qué ver, que escuchar, y votamos a los grandes porque son los que ponen más autobuses y regalan más cosas. Regalos envenenados, a ver si aprendemos a reconocerlos.





Quizá va siendo hora de que les demos a los políticos de este país una lección sobre quién manda. Recordarles que están a nuestro servicio, no a la inversa.





Acabemos con el bipartidismo.





Artículo publicado originalmente el 15 de febrero 2011 en el Blog de la escritora Díaz de Tuesta







Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21883 publicaciones
5258 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora