Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Chile   ·   Poesía   ·   Filosofía Social   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Constitución   ·   Medio Ambiente   ·   Libre Pensamiento



ENTREVISTA A MARÍA ANTONIA GARCÍA DE LEÓN


Inicio > Sociología
04/01/2012


3891 Visitas



Entrevista realizada por la Comisión de Igualdad del Colegio Ciencias Políticas y Sociología a MARÍA ANTONIA GARCÍA DE LEÓN.




MARÍA ANTONIA GARCÍA DE LEÓN es profesora de sociología, en la Facultad de Educación, de la Universidad Complutense de Madrid. Sus líneas de investigación y sus publicaciones pertenecen al campo de la sociología del género, sociología del cine y sociología de la educación. Es sobresaliente (y pionera en la bibliografía española) su contribución al estudio sociológico de las élites femeninas españolas, especialmente focalizado en el colectivo de mujeres altamente cualificadas en distintos ámbitos profesionales (empresarias, ingenieras, políticas, catedráticas, académicas…).Ha sido directora de diversos proyectos I+D, entre ellos: Las Académicas (2001) y La excelencia científica (2005), Las científicas sociales: una investigación -acción (2007) publicados por el Instituto de la Mujer, Madrid. Ha realizado numerosas estancias de investigación en el extranjero en prestigiosas universidades como: UCSD (California), Centre de Sociologie Europeénne (París), UNICAMP (Brasil), y recientemente en: UC Berkeley, CUNY, y Wellesley Collage. Asímismo ha impartido conferencias y seminarios en prestigiosas universidades internacionales.



Muchas gracias por dedicar parte de tu tiempo a colaborar con la Comisión de Igualdad de Género, queremos dar voz a las profesionales que desde distintos ámbitos lleváis una larga trayectoria trabajando en el ámbito de la Igualdad.



Ser feminista, ¿se nace o se hace?

Se hace. Es un largo proceso de concienciación, de reflexión y, por otro lado, es también un vivir pensando y actuando de ese modo: como una feminista. Todos los procesos de concienciación (sean de género, de clase, de raza…) son así, construcciones tanto en la mente como en la acción. Me gusta mucho ese título tan explicito de la líder Rigoberta Menchú: “Cómo me nació la conciencia”. He tratado de ello en mi obra “Rebeldes Ilustradas (la Otra Transición)” (Ed. Anthropos, Barcelona, 2008). En ella aparecen a modo de relatos biográficos (basados en largas entrevistas en profundidad) cómo nos nació la conciencia (usando el título de Menchú) a Celia Amorós, Isabel Morant, Pilar Pérez Fuentes.. y a mi misma. Es un libro muy entretenido de lectura y que ha cosechado buenas críticas. Siempre creí en que era necesario en el sentido de “desacartonar-desoficializar” la Transición Española, darle otras voces que las de siempre, otro tratamiento más lleno de vida que las formulaciones programáticas de los partidos políticos, el discurso puramente ideológico de sus líderes, especie de “espíritus puros superestructurales” que parecieran no comer, correr, hablar, vivir, amar, sólo respirar estrategias y tácticas de Comité (por decirlo entre bromas y veras). Nosotras también hicimos política y estuvimos en los acontecimientos cruciales de ese período, pero la Historia Oficial hace una gran elipsis sobre las mujeres, basándose en este mecanismo burdo: no tuviste cargo,”ergo” no estabas allí; no hay documentación, acreditaciones…, no sales en la Historia. En suma, criterios de selección del Poder obsesionado por el factor político, lo cual descarta enormes dimensiones de lo real.

Desde este eje del poder, eminentemente masculino, y además reforzado por un filtro androcéntrico, he observado cómo se analizaba la Transición en muy diversos Cursos de Verano Universitarios (podría dar ejemplos precisos y documentados) donde todo ponente es invitado por haber tenido un cargo político o sindical, donde las mujeres brillan por su ausencia. Además de La Transición, en “Rebeldes” relatamos y analizamos nuestros procesos tempranos de socialización de género y, por otro lado, llegamos casi a la actualidad, con el proceso de hacernos académicas, investigadoras, ensayistas. Creo que es una obra muy jugosa. Pero la atención por la triada Biografía, Género y Cc.Sociales es una constante en toda mi obra, por ejemplo es el subtítulo explicito de ese interés, de una obra reciente que se presentó en el Colegio: “Antropólogas, Politólogas y Sociólogas” (Ed. Plaza y Valdés, Madrid, 2009) (con interesantes introducciones de Marina Subirats para la edición española, y de Norma Blázquez para la de México)



¿Quiénes han sido tus grandes maestras?

Permíteme que no te responda con nombres porque las omisiones pueden ser muy injustas. Sí te digo que he trabajado mucho en bibliotecas norteamericanas, de Universidades tan formidables y con tantos medios como (UC Berkeley, UCSD, UCSB, Wellesley College…) y que la bibliografía anglosajona de Género me ha interesado mucho (de hecho en la última obra mía que te he citado hay muchas referencias a ella y un análisis “ad hoc”). De la bibliografía española, lógicamente y por razón de oficio, tengo cierto conocimiento, por dar algunos nombres (con las precauciones ya dichas) mencionaré la obra de María Ángeles Durán, Marina Subirats, María Jesús Buxó, Celia Amorós, Amelia Valcárcel, entre otras muchas. El término de “maestra” tiene unas connotaciones excesivas para mí.

Como socióloga ¿podrías comentarnos alguna situación de discriminación que hayas vivido ejerciendo tu profesión?

Prefiero la estructura a la casuística. La obra colectiva que dirigí con fondos de un proyecto I+D, “Las Académicas (Profesorado Universitario y Género)”, publicada por el Instituto de la Mujer, cuenta con notables ejemplos de discriminación por género, pero sobre todo describe minuciosamente los mecanismos por los cuales se producen a lo largo de toda la carrera académica, y la tremenda lucha por el poder que es por ejemplo, la obtención de una cátedra. Largo entrenamiento de la masculinidad y, en el lado opuesto, largo desentrenamiento de las mujeres. El Sistema Patriarcal ha hecho bien su trabajo: ha ahormado a los hombres convenientemente para esa refriega. Son centurias de exclusión de las mujeres de la esfera pública, sus pugnas, sus tretas, sus habilidades…, cosas que no se aprenden de un día para otro, como tampoco se tejen redes en poco tiempo, y las masculinas tienen a veces la consistencia “de pactos mafiosos” (Celia Amorós “dixit”). Es asunto largo de analizar aquí.



¿Qué opinión te merecen los cambios socio políticos acaecidos en los últimos 30 años en la vida de las mujeres? ¿y de los hombres?

El cambio social en la condición social de las mujeres españolas ha sido enorme. En menos de 25 años, hemos dicho “adios a las hijas de Bernalda Alba “ como me gusta decir siguiendo el arquetipo Lorquiano (y hemos dicho adios a Pepe , el Romano, macho por el que suspirabamos y nos matábamos, siguiendo con la metáfora).Una auténtica desalienación patriarcal. Ha sido una revolución silenciosa, aunque quede mucho por hacer, por ejemplo, la asignatura pendiente de compartir el Poder en igualdad con los hombres para hacer una vida social mejor, más equilibrada. Vivimos en unos tiempos revueltos, sumamente interesantes y críticos. Tiempos de acción-reacción, típico comportamiento en todo proceso de cambio social. Se ha escrito en prensa: “el machismo se crece ante la igualdad”. Por otro lado, es apasionante investigar las identidades de género y sus tensiones, cambios…Es un asunto fascinante. De ello, me he ocupado en mi obra nueva que saldrá para fin de año, bajo este título expresivo, en mi opinión: ”Cabeza Moderna/ Corazón Patriarcal (Un diagnóstico social de género)”. En ella, hay algunas respuestas sobre esos cambios.



¿Qué acciones, desde la cultura, emprenderías ahora en nuestro país para alcanzar la igualdad real?

Me gusta que hayas dicho la cultura, que hayas acotado así el terreno, pues es justamente ahí donde estoy trabajando con otras colegas y profesionales del mundo de la cultura. Hemos creado una Asociación muy activa que se llama “Clásicas y Modernas” (puedes ver en su web las muchas actividades que desarrollamos). En síntesis, actuamos contra la discriminación de las mujeres en los espacios culturales, a los cuales llamo Espacios-Espejismos porque crean esa apariencia de espacios pensados como llenos de mujeres, de fácil acceso, sin embargo, cuando se ojean los sumarios de revistas como (por dar un ejemplo) Claves de la Razón Práctica, o las columnas de opinión de El País (otro ejemplo) o los jurados de los Premios Literarios de prestigio, etc, etc, la presencia de mujeres es escandalosamente mínima. Pareciera que las mujeres no pensáramos. El quid está en que son sitios de prestigio, sitios de poder y en ellos funciona esta significativa aritmética de género que formulo así: a más poder, más hombres; a menos poder, más mujeres. El poder se comporta de forma directamente proporcional con los hombres y de forma inversamente proporcional con las mujeres. Todo ello se realiza a través de complejos mecanismos de dominación social y bajo códigos de dominación patriarcal. En términos más generales que lo dicho, creo que es muy importante reafirmar a las mujeres en la cultura profesional, que la ejerzan con entusiasmo; el valor del trabajo; hacer crecer a nuestras hijas en un clima de afirmación, de respeto, lejos de la indiferencia (a un destino que no fuera el matrimonio) que ha caracterizado las trayectorias femeninas y provocado tantos fracasos.



Entrevista publicada en la Hoja Informativa de Diciembre de 2011 del Ilustre Colegio Nacional de Doctores y Licenciados en Ciencias Políticas y Sociología:  http://www.colpolsocmadrid.org/secciones/descargas/revistas/Revista_Informativa_Diciembre_2011.pdf





Etiquetas:   Entrevista   ·   Género   ·   Sociología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


R J A, La máxima de " a más poder más hombres; a menos poder, más mujeres" sigue dandose en todos los ámbitos, la presencia mínima de la mujer se debe,entre otras cosas, a que ocupamos puestos de segundo nivel y estos parece que no dan el caché suficiente para que te "llamen"; olvidando que los que están en segunda línea, por detrás suelen ser los que "saben/trabajan" y ayudan/mantienen a los del primera línea que dan más imagen pública; Vivimos en el mundo de la imagen y .......




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18862 publicaciones
4747 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora