Las bases para grandes socios.



 

. Parecen desafiar la mala coyuntura internacional con un aumento en la actividad económica entre ambos; principalmente de Asia hacia México. Es muy pronto para decirlo, pero quizá se están creando los cimientos para un supraintercambio comercial con el continente dorado, como del que ya gozan algunos países de América Latina, principalmente Brasil.La verdadera visión, apertura y el dinamismo de los sectores públicos y privados mexicanos serán puestos a prueba en los próximos años. El resultado de sus acciones determinará si México se consolida finalmente en una posición de liderazgo como socio comercial de Asia.La entrada de China a la OMC hace ya una década debió haber sido un signo claro de los tiempos por venir; sobre todo para un país como México. Ahora, 10 años más tarde y de acuerdo con las leyes internacionales de comercio, se están quitando aranceles a productos chinos y de otras partes de Asia y nos encontramos en un periodo de mucha incertidumbre; resultado de una falta de visión e iniciativa de parte del sector privado y ciertamente del gobierno en no haber empujado políticas que fomentaran una apertura agresiva hacia otros mercados.Más allá de las cifras, llama la atención la falta de dinamismo y actitud laissez-faire que parece envolvernos y que nos ha llevado a esta situación.Estamos frente a un continente que se está convirtiendo en el mercado consumidor más importante del mundo, tierra de las economías más dinámicas del mundo. México debe reaccionar y dentro de ese ejercicio aprender a aceptar sus debilidades y enfocarse en sus fortalezas, para no sólo competir, sino conquistar otros mercados. Esto implica reevaluar muchas cosas y efectuar cambios reales.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Las bases para grandes socios.


 

relaciones comerciales entre Asia-Pacífico y México entregan un buen balance en el 2011. Parecen desafiar la mala coyuntura internacional con un aumento en la actividad económica entre ambos; principalmente de Asia hacia México. Es muy pronto para decirlo, pero quizá se están creando los cimientos para un supraintercambio comercial con el continente dorado, como del que ya gozan algunos países de América Latina, principalmente Brasil.La verdadera visión, apertura y el dinamismo de los sectores públicos y privados mexicanos serán puestos a prueba en los próximos años. El resultado de sus acciones determinará si México se consolida finalmente en una posición de liderazgo como socio comercial de Asia.La entrada de China a la OMC hace ya una década debió haber sido un signo claro de los tiempos por venir; sobre todo para un país como México. Ahora, 10 años más tarde y de acuerdo con las leyes internacionales de comercio, se están quitando aranceles a productos chinos y de otras partes de Asia y nos encontramos en un periodo de mucha incertidumbre; resultado de una falta de visión e iniciativa de parte del sector privado y ciertamente del gobierno en no haber empujado políticas que fomentaran una apertura agresiva hacia otros mercados.Más allá de las cifras, llama la atención la falta de dinamismo y actitud laissez-faire que parece envolvernos y que nos ha llevado a esta situación.Estamos frente a un continente que se está convirtiendo en el mercado consumidor más importante del mundo, tierra de las economías más dinámicas del mundo. México debe reaccionar y dentro de ese ejercicio aprender a aceptar sus debilidades y enfocarse en sus fortalezas, para no sólo competir, sino conquistar otros mercados. Esto implica reevaluar muchas cosas y efectuar cambios reales.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE