Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectores   ·   Medio Ambiente   ·   Amazonas



Caudillismo, la corrupción ladina


Inicio > Política Internacional
29/12/2011


3935 Visitas



Caudillismo, la corrupción ladina.


Puede ser Macondo, puede ser cualquier pueblo de América, puede ser México o Chile. En cualquier lugar, el realismo mágico de Gabriel García Márquez o de Mario Vargas Llosa, se ve superado por la realidad actual. Con un estómago a prueba de balas, manejando la mentira tal como la sonrisa, aparece el caudillo.

El caudillismo es un fenómeno social atemporal, que reaparece recurrentemente como una sanguijuela dentro del tejido social. Ud. los verá aparecer con sus máquinas de poder al interior de los partidos políticos o se los encontrará celebrando fiestas populares en las barriadas populares.

El historiador francés Francois Chevalier, señala que el caudillismo “es propio de una sociedad con sistema democrático inmaduro, grandes diferencias sociales, y existencia de oligarquías locales o regionales. Es propio de una sociedad donde personas poderosas prepotentes no aceptan el juego político democrático"

El caudillo conoce las bajezas de sus colaboradores y las utiliza en el momento oportuno. Procurar a cada quien su vicio ha sido la alquimia para manejar la política de pasillo. La corrupción puede partir de cooptar clubes deportivos, centros sociales,  iglesias, juntas vecinales, pagando por bajo cuerda a los dirigentes para que se convirtieran en sus incondicionales. La miseria humana ha sido siempre el vergel de información que le da poder al caudillo.

El caudillo no tiene empacho en incorporar a su negocio a los parientes. Les favorece con compras directas, con proyectos a la medida. El caudillo hace trampas por naturaleza.

Sus percepciones del poder son de motricidad fina. Sabe qué teclas apretar en el momento justo. Para asegurarse el control del Partido impulsó campañas para hacer crecer la militancia. Poco a poco, fue incorporando al partido a nuevos militantes reclutados en función de una adhesión de incondicionalidad a su persona,  prometiendo a cambio empleo o prebendas. Cuando pudo manejar la ciudad contrató a esos incondicionales. De pronto, la asamblea partidaria comunal se vio invadida por mal agestados que portaban carnet de militantes. Había que designar candidatos y esos desconocidos levantaron sus manos al unísono, se proclamó al caudillo por mayoría absoluta y los viejos militantes que lo controlaban todo, debieron partir excluidos, con la cola entre las piernas, por la puerta trasera.

Mensualmente, el caudillo organizaba reuniones con la nueva militancia, todos debían pagar sus cuotas, pero en esa reuniones el trago y la música eran gratis, palabra mágica para los nuevos tiempos del caudillismo. El caudillo  sabe aprovechar las debilidades de sus adversarios y las convierte en sus fortalezas. Sin mayores luces técnicas, balbuceando discursos aprendidos de memoria, el caudillo fue capaz de organizar pequeños proyectos para los barrios, mientras políticos mayores no eran capaces de utilizar fondos asignados. El caudillo recorrió las poblaciones, manzana por manzana, prometió cosas pequeñas, palmoteando espaldas, llevando empanadas a los clubes, repartiendo pelotas de fútbol, besando a las mujeres, sonriendo, riendo, inaugurando columpios, barandas, centros sociales, multicanchas.

El caudillo organizó las juntas vecinales a su amaño. Nombró dirigentes a dedo, les aseguró un pago mensual. En las reuniones del concejo municipal, esos remunerados agentes sociales se alineaban para lo que mandara el caudillo. Eran la participación popular que respaldaba al caudillo.

Las elecciones fueron apabullantes. Toda la clase política central se rendía a los pies del caudillo, quien como un monarca seleccionaba a quienes recibía o despreciaba. Ponía los números arriba de la mesa y su voluntad era ley. La comuna en sus manos, todo controlado y con ello las llaves del poder mayor. El caudillo abría espacios para los buenos negocios, el caudillo solucionaba dificultades, el caudillo daba órdenes y los planos reguladores, el destino de suelos, lo que fuera necesario, era facilitado por sus equipos incondicionales.

El caudillo se blindaba en sus alianzas estratégicas. Las trenzas de poder ensanchaban sus espaldas. Se le respetaba y lo saludaban conspicuos políticos de la fronda aristocrática central. La televisión estaba siempre a disposición. Ordenó poner gran publicidad en el diario más conspicuo y se aseguró grandes espacios para reportear sus logros. El caudillo se ocupaba de invitar a los periodistas a fiestas privadas, hacía regalos a sus mujeres, era sponsor de reuniones de caridad. Apadrinando gremios, manejando prensa, sin controles efectivos, el caudillo se sintió intocable.

De pronto el caudillo fue presa de la ambición sin límites y sus expectativas se elevaron, más allá de su feudo. De alguna manera, alguien le trajo una oferta. Era demasiado dinero costear una campaña a cargos de elección popular  de nivel central. Mal que mal, el caudillo controlaba sus dominios y allí era respetado por su poder. Pero ascender en la escala política lo exponía a peleas mayores. Como la ambición rompe el saco, engreído de sus capacidades, de su muñeca política, el caudillo aceptó el financiamiento de un aliado incontrolable.

El pacto no fue de sangre, no fue vender el alma al diablo, pero fue un pacto entre desalmados. El cartel de la droga, que tejía sus redes de influencia, encontró en el estilo del caudillo una empatía profunda y se apropió de esas virtudes para su propio negocio. El caudillo cegado por la obsesión de subir, no ponderó el alcance de esta alianza y el costo que tendría el financiamiento otorgado.

Pero llegó el día en que las deudas se pagan. Y el caudillo que pensó ser capaz de jugar con fuego, apareció descuartizado, cerca de la frontera. Ningún incondicional lo defendió cuando la mafia castigó un incumplimiento del pacto secreto. La nota del cable circuló por las redes como un incidente más en la lucha contra el narcotráfico. Servir de eslabón para el lavado de dinero de la mafia, le significó al caudillo probar su propia medicina y jugar un póker infernal, donde su astucia no le sirvió de nada.



Periodismo Independiente, Hernán Narbona Véliz, Diciembre 2011.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18319 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora