Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Salud   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Economía   ·   Perú



Un análisis del futuro energético chileno


Inicio > Política Nacional
16/03/2011


2095 Visitas



Conclusiones del estudio ¿Se necesitan represas en La Patagonia?






Actualmente Chile se encuentra desarrollando proyectos de generación basados en energías renovables y plantas convencionales, las que proveerían más energía que el incremento de la demanda proyectada por la Comisión Nacional de Energía para el año 2025. Desde que este escenario fue publicado en abril de 2008, la demanda energética se ha contraído a consecuencia de la recesión económica mundial. En este nuevo escenario, -basado en proyecciones realizadas por los mismos autores de este estudio- no solamente Hidroaysén se torna innecesario, sino que también Chile podría prescindir en al menos un 40% de las nuevas plantas de carbón.

 

Con respecto al análisis realizado deseamos destacar:

 

- Existen 3.041 MW y 19.817 GWh/año identificados de eficiencia energética que son económicamente factibles, pero su implementación va a depender de políticas y programas que permitan corregir las actuales imperfecciones del mercado.

 

- El desarrollo de proyectos de energías renovables aportaría 4.383 MW y 18.913 GWh/año, considerando los proyectos aprobados, en calificación y anticipados más el crecimiento

proyectado de geotermia y energía solar.

 

- La implementación de políticas de eficiencia energética, junto con el desarrollo de las energías renovables, permitiría elevar la meta obligatoria establecida en la Ley 20.257 de un 10% a un 25% en el año 2025.

 

- Chile posee gran cantidad de recursos geotérmicos y solares, los cuales son de calidad mundial. Creemos que nuestras estimaciones de desarrollo anticipado son bastante conservadoras. La reducción de brechas tecnológicas y de mercado van a permitir expandir y acelerar significativamente el desarrollo de estos recursos.

 

En un análisis del ciclo de vida, la eficiencia energética y las energías renovables son más competitivas en términos de costos que las centrales de generación de energía convencional. Sin embargo, en el caso chileno no hay un equilibrio entre la destrucción ambiental que generaría el proyecto Hidroaysén y los impactos de las centrales a carbón. La opción por unas u otras es un dilema errado, por lo que las prácticas de eficiencia energética viables económicamente y los proyectos de energías renovables debieran ser puestos en marcha antes que las centrales convencionales.

 

Luego de la realización de este trabajo entre noviembre 2008 y marzo de 2009, el panorama sigue cambiando, pero todo indica que nuestras hipótesis son correctas. Solo para citar algunos hechos nuevos:

 

- Con fecha 18 de marzo de 2009 se publicó el nuevo plan de obras referencial de la CNE. El mismo considera un retraso de 9 a 14 meses en la eventual puesta en marcha de Hidroaysén.

Además se reconoce un escenario energético mucho menos dinámico.

- Están ya apareciendo señales claras de que existirán al menos una a dos centrales CSP de unos 10 MW de aquí a no más de 5 años. Además es posible prever que las instalaciones fotovoltaicas serán una fuente significativa de generación distribuida, con proyectos de varios cientos de kW en los próximos años.

- Con fecha 14 de mayo de 2009 se anunció un acuerdo entre ENEL (holding dueño de Endesa) y SoWiTec (de Alemania) para instalar nuevos proyectos eólicos de hasta 850 MWe en el

mediano plazo.

 

Estos hechos muestran una situación muy dinámica que refuerzan las conclusiones de este estudio.

 

En resumen, el sistema eléctrico chileno ha llegado a un punto histórico. Debido a la recesión económica mundial y la caída en la demanda de energía eléctrica, hay una ventana de oportunidad durante los próximos tres años, para reorientar de manera estructural el sistema eléctrico hacia uno que sea técnicamente más flexible, económicamente eficiente y ecológicamente sustentable.

 

El primer paso es suspender el desarrollo del proyecto Hidroaysén y al mismo tiempo posicionar la eficiencia energética y las energías renovables como las primeras y segundas prioridades de la política energética chilena y adoptar medidas concretas que creen mercados estables en el largo plazo para estos recursos y sus fuentes.

 

 

Autores del documento:

Roberto Román

Felipe Cuevas

Pablo Sánchez







Etiquetas:   Energía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21881 publicaciones
5258 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora