Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Coronavirus   ·   Pandemia   ·   Alimentos   ·   Poesía   ·   Paz Social   ·   Estados Unidos   ·   Alimentación



Jesucristo, el gran desconocido


Inicio > Historia
23/12/2011

7261 Visitas




Existe un hermoso libro escrito por el mexicano Diego Rubio Barrera con el título de “Jesucristo, el gran desconocido” (1978), en donde expone una serie de pasajes que exaltan al personaje y lo destacan como una figura extraordinaria, diferente, especial, pero sobre todo humana. Ante todo, no queda duda de que existió históricamente y en cuanto a ello se tejen una serie de opiniones. Aquí señalamos un dato que lo consigna el procónsul Publius Lentulius, que al parecer lo conoció personalmente, aunque algunos dudan de esta veracidad. Pero dice: "Es de elevada estatura, distinguido, de rostro venerable. Sus cabellos, ensortijados y rizados de color muy oscuro y brillante, flotando sobre las espaldas, al modo de los nazarenos. La frente es despejada y serena, el rostro sin arruga ni mancha. Su nariz y boca son regulares. La barba abundante y partida al medio. Los ojos color gris azulado, claros, plácidos y brillantes resplandecen en su rostro como rayos de sol, de modo que nadie puede mirarle fijo. Cuando reprende es terrible; cuando amonesta, dulce, amable, alegre, sin perder nunca la gravedad. Jamás se le ha visto reír, pero sí llorar con frecuencia”.

 

La carta de Pilatos a Tiberio, es igual de sorprendente: “Su pelo y su barba le confirieron a su apariencia un aspecto celestial, parecía tener unos treinta años, nunca antes había visto una faz tan amable o simpática, qué diferencia tan grande había entre él y los que lo escuchaban, con sus barbas negras y su tez clara, como no deseaba molestarle con mi presencia proseguí mi camino indicándole sin embargo a mi secretario que se uniera al grupo y escuchara, más tarde mi secretario me informó que jamás había leído en las obras de los filósofos nada que se pudiera comparar con las enseñanzas de Jesús. Me informó que Jesús no era ni seductor ni agitador, por ello decidimos protegerle. Era libre de actuar, de hablar y de reunir al pueblo, esta libertad ilimitada provocaba a los judíos, los indignaba y los irritaba, no a los pobres sino a los ricos y poderosos, más tarde escribí una carta a Jesús y le pedí una entrevista con él en el pretorio, acudió, cuando el Nazareno apareció estaba dando yo mi paseo matinal y al mirarle mis pies parecían aferrados con correas de hierro al piso de mármol, temblando yo con todo el cuerpo, cual ser un culpable a pesar de que él estaba tranquilo; sin moverme admire durante un rato a este hombre excepcional, nada había en él y en su carácter que fuera repulsivo pero en su presencia sentí un profundo respeto…”

 

George Hunt Williamson, en “Sagred Places of the Lion”, dice: “¿Estaría encerrado en un cuerpo demacrado como es hoy representado colgando en la Cruz el hombre más perfecto de todos los tiempos?  ¡No, mil veces no!  Jesús era perfecto —espiritual, mental y físicamente!  Su cuerpo era firme y fuerte, no mostrando suavidad o delicadez no masculina. Se veía como si fuera moldeado del mármol más fino; no había mancha o marca sobre Él.  Era claro y hermoso, y flexible como el atleta más fino”.

"Tenía seis pies de alto y pesaba aproximadamente ciento ochenta libras.  Su cabello era rojo dorado y lo usaba corto al estilo romano.  Tenía sólo una sugerencia de barba dorada, pero la permitió crecer más larga durante el último año antes de la Última Cena.  Su cara no era suave y femenina; era finamente cincelada y poseía líneas fuertes y masculina; su quijada era de buen porte y cuadrada; la frente alta, con una ligera protuberancia que era perceptible más a un tiempo que a otro”. Por su parte José Luis Martín Descalzo, en “Vida y Misterio de Jesús de Nazaret”, expresa: “Que Jesús era un hombre excepcional, un verdadero genio religioso, es algo que no niegan ni los mayores enemigos del mundo de la fe. Ante su figura se han inclinado los mismos que han combatido su obra. Y su misterio humano desborda a cuantos, armados de sus instrumentos psicológicos, han acudido a él para trazar la semblanza de su personalidad”.

Volviendo al libro de Diego Rubio Barrera, los evangelios hablan de Jesús pero no dicen todo. El de Marcos fue escrito en el año 60 en base a lo que le contó Pedro, el de la negación, aquel que muchas veces manifestó no entenderlo; los de Mateo y Lucas en el año 70; el evangelio de Juan fue escrito en el año 90, después de hablar con Dios en la isla de Patmos. En todo caso, son descripciones aisladas del personaje, nada seguras. Por eso dicen que los Apócrifos son los que se acercan más a la verdad sobre la vida de este Hombre. El autor cita que a raíz de la Anunciación se dijo que “Él será Grande y llamado Hijo del Altísimo, reinará en la casa de Jacob por los siglos y su reinado no tendrá fin…”. Jesús tenía 12 años cuando el incidente de su extravío y encuentro con los doctores de la ley conversando de cosas importantes y su malestar porque “no sabéis que estoy ocupado en las cosas de mi Padre”. Que cuando niño fue travieso, caprichoso, que hacía alarde de poder y ya asomaba como un ser extraordinario. Y bien, hay tanto qué decir y tanto se ha dicho, que ha ocupado y seguirá ocupando, como ninguno otro, todos los espacios de los escritores, aunque algunos todavía nieguen su existencia, posición intransigente e inútil.

 

César Pinos Espinoza



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, Se nota que es una obra muy profunda, donde aprender mas





Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20111 publicaciones
5035 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora