Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Chile   ·   Novela   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones   ·   Moralidad



Gobierno y BCV nos llevan en ruta de una hiperinflación


Inicio > Economía
21/12/2011

1425 Visitas



1. La explosión de dinero inflacionario


En las ultimas cinco semanas, la liquidez monetaria, medida por el circulante en poder del publico (cuentas de ahorros y cuentas corrientes y otros) ha crecido mas de 13%. Por su parte, su contravalor en el balance del BCV, en reservas internacionales, se ha reducido en 1.5%, es decir, los bolívares copiosos que el BCV imprime y lanza a la calle de las impresoras de dinero inflacionario del BCV, institución esta, la cual sin pudor alguno, financia parte del déficit fiscal del gobierno; o bien directamente comprándole papeles al Tesoro, o a través del by-pass de PDVSA y otras empresas publicas.

Al anualizar ese monumental crecimiento de la liquidez de estas ultimas semanas, tendríamos a esta multiplicándose por 2.3 veces hacia finales del 2012. Si asumimos como cierto que el gobierno atraviesa estrechez de caja y un colosal déficit fiscal, pese  que se las arregla para que muchos aun crean que esta buchón, en medio de una campana electoral donde los prejuicios y complejos fueron lanzados al infierno, no es exagerada afirmar que el gobierno nos empuja hacia el umbral de la hiperinflación.

 

2. Hiperinflación o algo aun peor: régimen de precios reprimidos

La clasificación de hiperinflación está asociada a régimen de precios donde la indexación –un ajuste de precios-  está permitida en contratos salariales, tasas de interés, precios en general. En esas circunstancias los precios crecen al ritmo de la expansión monetaria inducida por los bancos centrales sin autonomía ni independencia y en manos de las necesidades fiscales. En ese entorno inflacionario, los salarios van detrás de los precios, pero el empobrecimiento natural por caída del salario real –en razones absolutas- se amortigua, los precios cambian diariamente pero así cambian los salarios, es de todas maneras una desesperada carrera al empobrecimiento.

Al final, esa enfermedad se cura bajo un acuerdo político que emite una nueva moneda, se pierden los ceros, el banco central retoma autonomía e independencia, una especie de reforma monetaria que e implica otros compromisos de política económica entre ellos nivelación cambiaria y equilibrio fiscales, y desde luego mayores impuestos.

Ese no es el caso de Venezuela, pero, al no existir clausulas ni derecho de ajuste de precios no salarios en contratos, la inflación nunca es recompensada en términos de salarios reales; en otras palabras, el empobrecimiento producido por una inflación de dos dígitos medios, aparentemente baja, que disfruta del cinismo del gobierno porque no luce muy alta, es insumida por la gente como un proceso de “muerte lenta”. Sus estragos son aún peores que en un ambiente hiperinflacionario.

 

3. Cuanta inflación destruye salarios e ingresos fijos

La inflación de este año tiene marca registrada del socialismo. Este ha sido el año de su expansión, sus marcas básicas guardan una causalidad muy estrecha: expropiación, escasez, un Estado convertido en el mayor importador de bienes de consumo masivo, alimentos, el rubro de mayor crecimiento en precios, precisamente por regulación e intervención del gobierno.

2011 es el ano en el cual el BCV “se soltó el mono”, perdió el “pudor monetario”, se convirtió en financista de última instancia entregándole bolívares al gobierno –fisco- para financiar su déficit, directamente y a través de PDVSA y empresas públicas en niveles de un 12-14 % de la liquidez en poder del público, lo cual hizo posible que un bolívar (Bs F. 1,00) apenas tenga una contraparte de valor en dólares equivalente a 1/14. 

El 2011 es el ano de la aprobación de Ley –penal- de Costos/Precios, instrumento legal que extrema el control sobre el productor nacional, eventualmente inducirá su salida del mercado por ruina o expropiación, el récipe del socialismo.  Veamos el siguiente detalle en cuanto a capitalización del sector privado y reportado por el BCV: la inversión privada ha caído en los tres últimos años más de un 40%! El socialismo es sencillo de comprenderlo: el gobierno promueve y dirige la ruina del sector privado, interviene en su reproducción, regula penalmente la actividad económica privada (CPenal y Ley Costos/Salarios), expropia y asume su rol inconstitucionalmente y fundado en bajas pasiones y odio de clases, incorporando a la sociedad los conocidos costos en ineficiencia, corrupción y empobrecimiento del capital humano, lanzado por la fábrica pobres a trabajadores informales y subempleados, incluidos misioneros,  con salarios menores de los paga en promedio el sector manufacturero privado.

El sumun de todo este magno proceso de empobrecimiento lo constituye una perversa y fatal combinación de una fuerte presión inflacionaria mayor al 26%-27%  con una escasez orgánica de bienes de consumo masivo.

 

4. Inflación, déficit fiscal y campaña electoral del gobierno

Como toda inflación, la venezolana es  consecuencia directa de un colosal déficit fiscal que el gobierno trato de enjugar con un insostenible y costoso endeudamiento (alrededor de 11% de costo financiero) y con financiamiento monetario –inflacionario- del BCV.  La inflación,  generada por los mencionados mecanismos de financiamiento del déficit fiscal, tiene sus fuentes en una insostenible expansión del gasto del gobierno que no puede ser financiada con un ingreso petrolero cada vez menor, pese a que los precios de realización reportados son superiores a 100 $/barril. En otras palabras el gobierno sobreestima la producción de petróleo en unos 500 mil barriles/diarios y reduce el precio del barril de petróleo (50 $/barril), dejando a los ingresos adicionales de origen petrolero, el rol del mono de la baraja, en cuanto al ingreso petrolero fiscal realizado.  Es un curioso fenómeno de las estadísticas oficiales que se registra desde 2006.

La presión fiscal del gasto público sobre PDVSA ha afectado simultáneamente su flujo de caja de impidiendo que se invierta consecuentemente para compensar el agotamiento “natural” de la producción de petróleo y las consecuencias perversas de su descapitalización. Ese déficit se ha querido compensar en la vorágine de endeudamiento de PDVSA que este alcanza los 10 mil millones de dólares, deuda que más temprano que tarde será transferida al fisco. Así, la expansión fiscal como fuente de la fuerte presión inflacionaria tiene su expresión en dos circunstancias económicas emparentadas políticamente por el control que el gobierno ejerce  sobre los poderes públicos, la A N, poder público responsable del endeudamiento del fisco y de PDVSA y del poder monetario, de un Banco Central, convertido en las últimas reformas de su Ley en financista de última instancia. El financiamiento monetario del déficit fiscal también se expresa en un by-pass monetario ejecutado en préstamos a PDVSA, con lo cual esta financia sus impuestos y regalías al fisco además de su supletoria función como agente fiscal del gobierno de pagar la factura del gasto público.

 

5. Que es inflación, entonces?

La inflación es un fenómeno monetario, de eso no hay duda, y esta fundado en la literatura económica. Por ello es un constructo político, porque siendo un fenómeno monetario, el único causante es el banco central, institución que si no esta dotada de independencia y autonomía, como de hecho y derecho lo esta el BCV, su política monetaria, y la impresión de dinero, papel y digital es un asunto de gobierno. Las reformas (4) que ha sobrevivió la Ley del BCV  rescriben el curso legal que define hoy a un banco central como un banco de desarrollo con efecto fiscal. La “abundancia” de dinero impreso por razones fiscales hace posible que el precio del bolívar se reduzca continuamente, es decir, su poder adquisitivo se reduce.

En ese sentido, definimos inflación correctamente como el continuo proceso de disminución del poder adquisitivo del bolívar originada en el endeudamiento público –incluida PDVSA- y en el financiamiento del déficit fiscal por el BCV bien a través de un by-pass monetario -PDVSA y otras empresas del Estado, y de manera directa adquiriendo bonos del Tesoro.

La revisión de la data   expresada en la liquidez monetaria nos indica sin rubor alguno para el Directorio del BCV que cada dólar en  reserva internacionales dispone de 13 bolívares en circulación, es decir, la devaluación del bolívar es cuestión de días, el gobierno así prepara a tomar las ganancias que le provee la inflación, al fin y al cabo, la inflación solo beneficia a los gobiernos, es un impuesto que se paga sin declarar y es aparentemente indoloro, notándose en la caída del poder de compra del bolívar que el BCV emite.



Etiquetas:   Economía   ·   Indice Precio Consumidor

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18842 publicaciones
4743 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora