La Tercera Revolución Industrial



Te recomiendo la lectura del libro titulado La Tercera Revolución Industrial, del economista, escritor y asesor norteamericano Jeremy Rifkin, publicado recientemente por Paídós. El subtítulo dice: Cómo el poder lateral está transformando la energía, la economía y el mundo.

.files.wordpress.com/2011/12/la-tercera-revolucion-industrial.jpg" style="margin-top: 0px; margin-right: 0px; margin-bottom: 0px; margin-left: 0px; padding-top: 0px; padding-right: 0px; padding-bottom: 0px; padding-left: 0px; color: rgb(41, 112, 166); font-family: Verdana, 'BitStream vera Sans', Helvetica, sans-serif; font-size: 12px; line-height: 17px; background-color: rgb(255, 255, 255); ">Te recomiendo la lectura del libro titulado La Tercera Revolución Industrial, del economista, escritor y asesor norteamericano Jeremy Rifkin, publicado recientemente por Paídós. El subtítulo dice: Cómo el poder lateral está transformando la energía, la economía y el mundo.
Rifkin es un apóstol del cambio de modelo productivo basado en el uso de las energías renovables. Para él la Tercera Revolución Industrial (TRI) está al alcance de la mano si se toman las decisiones correctas; y con ella es posible imaginar un nuevo tipo de sociedad, más democrática, descentralizada, justa, solidaria y sostenible.

El núcleo de dicha revolución es la convergencia de Internet y las energías renovables, un nuevo paradigma comunicativo-energético que caracterizará lo que llama Era postcarbónica, propia del nuevo régimen económico que denomina capitalismo distribuido.

Según Rifkin ya existen las condiciones científico-técnicas que hacen posible la sustitución masiva del petróleo, el uranio y los minerales raros como fuentes de energía y base de las políticas industriales. Por otra parte, existen sobradas evidencias de que estas fuentes se agotan y que no es viable a medio plazo el mantenimiento de un modelo económico y social basado en su uso.

Las consecuencias de empeñarse en ello son graves y pueden serlo aún mucho más: encarecimiento de la energía, guerras y, sobre todo, deterioro medioambiental y calentamiento del planeta hasta el punto de poner en peligro la supervivencia misma de la especie humana.

Para el autor, los cinco pilares sobre los que se sostiene esta TRI son (pág. 60):

  • la transformación hacia la energía renovable;
  • la transformación del parque de edificios de cada continente en microcentrales eléctricas que recojan y reaprovechen in situ las energías renovables;
  • el despliegue de la tecnología del hidrógeno y de otros sistemas de almacenaje energético en todos los edificios, y a lo largo y ancho de la red de infraestructuras, para acumular energías como las renovables, que son de flujo intermitente;
  • el uso de la tecnología de Internet para transformar la red eléctrica de cada continente en una “interred” de energía compartida que funcione exactamente igual que Internet (millones de edificios podrán generar localmente -in situ- pequeñas cantidades de energía y podrán vender los excedentes que reingresen en la red, compartiendo esa electricidad con sus vecinos continentales); y
  • la transición de la actual flota de transportes hacia vehículos de motor eléctrico con alimentación de red y/o pilas de combustible, capaces de comprar y vender electricidad dentro de una red eléctrica interactiva continental de carácter inteligente.
  • El poder lateral, según Rifkin, es la capacidad transformadora de quienes son capaces de poner en práctica el nuevo modelo comunicativo-energético. Es la alternativa al poder vertical propio de las sociedades basadas en la 1ª y 2ª revolución industrial, cuyas empresas y gobiernos tienden a la centralización, a la concentración, a la apropiación excluyente de los recursos y al ejercicio autoritario del poder, de arriba hacia abajo.

    La TRI sienta las bases para una transformación profunda de las relaciones sociales, sustituyendo la competitividad de los mercados por una nueva era de relaciones colaborativas.

    La ideología económica neoclásica que se deriva de la física newtoniana es sustituida en la TRI por otra visión muy distinta, basada en el pensamiento sistémico y ecológico y las leyes de la termodinámica, que nos ayudan a comprender las interconexiones complejas entre la vida humana y la biosfera. Ya está sucediendo y muchos países están poniéndose en camino hacia ese nuevo horizonte: Alemania, EEUU…

    Sin embargo, el proceso es aún lento; Rifkin reclama que se hagan ya apuestas decididas y se dejen a un lado los meros proyectos piloto, pues el tiempo apremia y si no se avanza decididamente en esta dirección corremos el riesgo de una crisis medioambiental apocalíptica, en forma de aceleración del calentamiento global, como consecuencia de los procesos de retroalimentación positiva del planeta.

    Para avanzar en esta dirección es fundamental la sensibilización social y la participación activa de los ciudadanos, además del decidido y firme compromiso de los gobiernos. Aunque el lobby de las industrias basadas en el petróleo, el uranio y los materiales escasos son poderosos, también hay gobiernos de países desarrollados y empresas que empiezan a tomarse en serio esta alternativa.

    El papel de los gobiernos y de los Estados es fundamental para transitar de la Segunda a la Tercera Revolución Industrial, la iniciativa privada por sí sola es insuficiente, pues es a través de la inversión pública como se pueden generar las condiciones adecuadas para que las empresas se orienten en esta dirección.

    La obra está escrita con ese estilo directo y convincente típica de los gurús norteamericanos, pero con una argumentación sólida y bien fundada. El mismo autor reconoce que es un rasgo cultural norteamericano presentar las visiones de futuro como si estuvieran al alcance de la mano, impeliendo así a avanzar hacia ellas con más determinación si cabe. Esa es la eficacia del sueño americano.

    Da la sensación de que Rifkin es un optimista, aunque en las líneas del libro aparece con claridad su preocupación por la deriva que pueden tener las sociedades si no se toman las decisiones adecuadas, antes de que sea demasiado tarde. Es más acertado, a mi juicio, decir de él que tiene una visión esperanzada del futuro, cree y defiende que existen alternativas y no que estemos inexorablemente condenados a un destino fatal.

    Cuando leía el libro me acordaba de La Tierra se agota (2011, Planeta), obra de otro afamado científico, James Lovelock, uno de los creadores de la teoría de Gaia, en la que el mismo Rifkin se apoya. Me ha sorprendido que los dos autores, tomando como base la misma teoría acerca del funcionamiento de la biosfera, están de acuerdo en el diagnóstico de la gravísima situación en que nos encontramos, sin embargo, sus propuestas de cara al futuro son radicalmente distintas.

    Lovelock plantea a los gobiernos de las zonas templadas del planeta que apuesten por la energía nuclear y empiecen ya a prepararse para defender sus fronteras de la avalancha de refugiados del clima, aceptando incluso que en algún momento haya que suspender la democracia, como ya se hizo durante la 2ª Guerra Mundial ante la amenaza del nazismo.

    Para el científico británico la esperanza estriba en una apuesta decidida por políticas autoritarias y militaristas que garanticen la supervivencia de la especie (aún cuando haya que dejar a merced de la selección natural a los miles de millones de seres humanos que no tengan la fortuna de vivir en las zonas templadas y húmedas del planeta).

    Sin embargo, como he expuesto más arriba, Rifkin propone justo la dirección contraria: energía renovables, poder lateral de los ciudadanos, Era colaborativa, cooperación continental, nuevas oportunidades de desarrollo de los países pobres, etc.

    ¿Quién tendrá razón: Lovelock o Rifkin? Puede que los dos la tengan y puede también que ninguno de los dos.

    Es decir, al mismo tiempo que el planeta se deteriora y millones de personas sufren las consecuencias del calor insoportable, la falta de agua y alimentos, las fenómenos atmosféricos cada vez más destructivos, la violencia social derivada de todo ello…, al mismo tiempo, como digo, es posible que algunos países o grupos humanos apuesten por la TRI y que eso les reporte nuevas posibilidades de supervivencia.

    Si bien es también posible que para mantener la apuesta por la TRI tengan que desarrollar políticas militaristas para mantener al otro lado de sus fronteras a los millones de personas que van a ser activamente excluidas del nuevo modelo de desarrollo ¿Va a ir por ahí la nueva arquitectura europea que está impulsando Alemania?

    A mi juicio, existe un serio peligro de que la TRI se convierta en una alternativa elitista, no porque tenga que serlo en sí misma, sino por las asincronías y contradicciones del proceso sociohistórico de sustitución de la Segunda Revolución Industrial por la Tercera.

    Una perspectiva meramente localista, regional o a nivel de un sólo país o un grupo reducido de países es insuficiente. El reto no es sólo implantar la TRI, sino hacerlo de manera que sea una oportunidad para el conjunto de la Humanidad, y no sólo para unos pocos. Por eso es tan importante el papel que este sentido desempeñen la ONU y las grandes instituciones internacionales.

    (+ información en www.javiermalagon.com)






    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF


    UNETE






    • linkedin facebook twitter
    • ©reeditor.com
    • Todos los derechos reservados
    • Avisos Legales