Juan Bechara Abdo Feres: La automatización en la era digital

La tecnología se ha posicionado como un elemento fundamental en la actualidad. Es común que las personas estén acostumbradas a utilizarla para llevar a cabo actividades diarias, incluso, pensar en no hacerlo podría ser un poco raro, ya que la manera en la que la población se ha adaptado a dicha herramienta es impresionante.

 

. Es común que las personas estén acostumbradas a utilizarla para llevar a cabo actividades diarias, incluso, pensar en no hacerlo podría ser un poco raro, ya que la manera en la que la población se ha adaptado a dicha herramienta es impresionante.
Sin embargo, existen ocasiones en las que, utilizar un aparato o un proceso tecnológico se considera como normal, volviéndose automático y dejando de lado el análisis del método que conlleva para utilizarlo. Esto hace que se presente la “automatización”, es decir, la percepción de las acciones que se llevan a cabo deja de existir.

Este fenómeno provoca que las cosas se vuelvan indistintas, haciendo que las actividades realizadas se vuelvan de menor importancia, olvidándolas al poco tiempo. Acerca de ello Shklovski menciona: “el objeto que se encuentra delante de nosotros, nosotros lo sabemos, pero ya no lo vemos”. Si esa definición se llevará hacía los procesos digitales se hablaría de la perdida de conciencia hacía ciertas tareas.

Al pensar en esto y redirigirlo a los elementos de la tecnología y la comunicación, se encuentra un gran problema, pues se busca que el intercambio de mensajes entre receptor y emisor sea lo más claro posible. Cuando la automatización se presenta, es necesario buscar una alternativa para no perder el conocimiento de la situación, así como el propósito de tener un ciclo de la comunicación efectivo.

Tolstoi llamaba a este procedimiento como “método de singularización”, donde se pretendía volver a modificar la esencia de lo que se hace, con el propósito de despertar el interés, y, con ello llevar a cabo la acción de forma consciente. En la actualidad, el procedimiento se puede adaptar a las nuevas tecnologías por medio de diversos procesos.

Para romper la automatización en las herramientas utilizadas en la comunicación, no es necesario hacer procedimientos bastante arduos. Por ejemplo, basta con las actualizaciones que se presentan en las diversas aplicaciones de comunicación. El mínimo cambio presentado para la población, hace que regresen a singularizar un proceso que pensaban conocer.

En el caso de los medios de comunicación masivos, estos pequeños cambios también funcionan, pues la gente percibe algo como “diferente” por lo que el pensamiento posicionará el objeto dentro del método de singularización. El efecto de la automatización puede aparecer en otras áreas de la vida cotidiana.

Es cierto que vivimos en la era digital y que algunas cosas se pueden volver cotidianas, pero buscar meditar y llevar a cabo los procesos conscientemente es muy importante para obtener mejores resultados, evitando caer en la automatización.

Juan Bechara Abdo Feres, experto en estrategias de comunicación y estrategia multiplataforma.

 

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales