Hasta que la Green Card los separe.

El famoso sueño americano para algunas personas es la única opción para salir adelante en la vida, el ir a un país con que se tiene la perspectiva de una estabilidad, lleno de oportunidades y con la esperanza de alcanzar el éxito lleva año con año a millones de personas a intentar quedarse en Estados Unidos cueste lo que cueste, algunos intentando cruzas de diferentes maneras, otros buscando su ciudadanía para asegurar su estancia en el país y seguir disfrutando de sus beneficios, llegando al extremo de casarse ilegalmente.

 

.
Los migrantes de diferentes partes del mundo, principalmente de Latinoamérica por la cercanía en el mismo continente contraen matrimonios “arreglados” con ciudadanos estadounidenses para evadir las leyes de migración, encontrando un proceso en el que frecuentemente existe una paga para que las personas que ya cuentan con una residencia permanente o con personas nativas compartan sus derechos con su supuesta pareja, algunas veces llegan al acuerdo en el que la persona que presta su situación, reciben parte de los beneficios que se le dará a la persona con la que se unirá en matrimonio. El sacar la tarjeta de residencia permanente en los Estados Unidos es un proceso tedioso y algunas veces con mucha probabilidad de no conseguirla debido a los rigurosos filtros por los que se tiene que pasar para conseguirla, por lo que recurren a la residencia por matrimonio, la cual es una de las más comunes, algunos inmigrantes falsifican su matrimonio para lograr la residencia tomando a su favor que la ley de Estados Unidos permite que los ciudadanos estadounidense, al ser residentes permanentes legales puedan realizar una solicitud para que sus cónyuges también obtengan la residencia, la gran frecuencia de esta solicitud se debe a que las peticiones se realizan de una manera más rápida.

Para evitar este tipo de acuerdo el gobierno de Estados Unidos ha puesto varios filtros en los últimos años debido al gran incremento de matrimonios falsos, las parejas que desean unir sus vidas a través de un matrimonio legal deben pasar varios filtros para comprobar que su intención es verdadera y sin interés de por medio, asistiendo a entrevistas con el departamento de migración en el que se realizan diferentes pruebas para determinar si el matrimonio se esta realizando de manera legitima, en el mejor de los casos solo es una entrevista, pero en caso de que la información otorgado no coincide o levanta sospechas se realiza otra, en estas entrevistas se hace un análisis profundo de la pareja, tomando en cuenta papeles oficiales, lenguaje verbal y evidencias de la relación. Aprovechando la gran demando de extranjero para gozar de los beneficios del país, se han acusado distintas redes que se encargan a través de “despachos legales” o empresas de preparas estos acuerdos, orientarlos en el proceso, certifican a notarios y presentan los papeles de matrimonio o de inmigración necesarios para que el fraude tenga éxito, aunque esa ha sido la manera más común de llegar a ese fraude el internet en los últimos años ha jugado un papel muy importante en este tipo de casos, existiendo incluso plataformas digitales que se prestan para que los usuarios busquen alguna pareja que cuenta con la residencia permanente en Estados Unidos, de esta manera tanto los inmigrantes que tienen la necesidad de permanecer en el país y residentes que necesitan ese dinero puedan realizar ese acuerdo, siendo un ganar - ganar para ambos, evitando intermediarios y haciendo que el proceso sea menos costoso al no contratar a alguna red dedicada a este tipo de pactos, por otro lado existen casos en los que extranjeros que tienen la intención de obtener la ciudadanía conocen a través de redes sociales a estafadores que se encargan de convencer a esa persona de tener una relación con la intención de casarse y gozar de los beneficios del cónyuge al ser residente permanente del país, después estos “rompe corazones” al cumplir el tiempo necesario para que el matrimonio sea considerado verídico terminar la relación, abandonando a sus parejas y quedándose por ley con la residencia, aprovechándose de la confianza ganada, por lo que el gobierno de Estados Unidos recomienda revisar con atención los perfiles con los que se comunican y tener cuidado con la información personal que se comparte.

Cuando se llega a comprobar que el matrimonio es fraudulento, las consecuencias por parte del gobierno de Estados Unidos puede varias dependiendo del caso, pero llega a haber castigos como multas de $250 mil dólares, pena de cárcel por máximo 5 años, se retira la tarjeta de residencia y es expulsado a el país de origen del extranjera retirando cualquier beneficio que contaba en el país por su residencia, las consecuencias generalmente se aplican de manera más dura al extranjero, por el otro lado a los ciudadanos reciben un llamado de atención en caso de comprobar que no tenía conocimiento del fraude, aunque en la mayoría de los casos ambos son parte del fraude, haciéndolo como favor o como una negociación, en caso de que la el ciudadano sea victima y que el matrimonio fue con intención de interés puede realizar diferentes acciones para reclamar justicia como cancelar la petición del matrimonio o en caso de que ya se haya realizado pedir el divorcio y denunciar a la persona que hizo el fraude.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales