El planeta Tierra colapsa sumergido en una Felicidad Paradójica

Opinión

 

.Los límites del crecimiento establece que si las tendencias no cambian, la economía global y los ecosistemas de la Tierra colapsarían, lo que impediría mantener la actual población mundial, que se reduciría drásticamente a un ritmo de 500 millones de personas por década, presumiblemente debido al hambre, las enfermedades y la violencia. Actualmente estamos ante el colapso final de la civilización humana donde aproximadamente comenzó entre los años 2015 y continuará sino no nos preocupamos por detener la contaminación creada por las industrias y los seres humanos que habitamos este hermoso planeta limitado llamado TIERRA.

Igualmente, por medio de investigaciones realizadas por el Club Roma una organización no gubernamental integrada por científicos y políticos que estaban preocupados por el mundo.Realizaron estudios donde aclaran que es posible modificar las tasas de desarrollo y alcanzar una condición de estabilidad ecológica, sostenible, incluso a largo plazo. El estado de equilibrio global debería ser diseñado de manera que las necesidades de cada persona sobre la tierra sean satisfechas, y que cada uno tenga iguales posibilidades de realizar su propio potencial humano.

Por otro lado el capitalismo de consumo cambió la vida cultural y social de la humanidad pero primero requirió la educación de los consumidores apoyándose en los creativos de la publicidad a través de mensajes subliminales donde comenzaron a crear necesidades artificiales a los seres humanos transformando al cliente tradicional en consumidor moderno. Los medios de comunicación masivos también han sido los grandes influenciadores de promover al consumismo estimulando los sentidos mediante los mensajes publicitarios con la finalidad de incitar el deseo mediante la sexualización de los signos y los cuerpos.

Además los grandes almacenes revolucionaron comercialmente inaugurando la distribución de los productos en masas, deslumbraron con sus decoraciones elegantes en los escaparates para crear un clima compulsivo y sensual induciéndolo a la compra, pues de esta manera promocionaron el consumo.

Para la época de 1950 comienza la economía de consumo aparece los coches, la televisión y los electrodomésticos, también se difundió los créditos por primera vez la sociedad accede masivamente a los productos emblemáticos. El objetivo era fabricar productos estandarizados a gran escala. 

Igualmente, aparece la moda heredada de esos tiempos, en cuanto a la ropa, cortes de cabello, accesorios si no obtenías lo que estaba en boga, era mal visto, las personas se burlaban y eras tildado de anticuado, despreciado por los grupos de amigos los cuales rendían culto al consumismo. Ahora la ansiedad por consumir marcas por los jóvenes queda a un lado porque lo más importante es preservar la vida.

Asimismo, actualmente se observó en la cuarentena donde las personas no pudieron salir, algunos se dejaron crecer el cabello, la barba, da igual si estás a la moda o no, donde ha predominado es la compra de comida, desinfectantes, tapabocas, antibacteriales, lo que importa es la VIDA donde el virus llamado Covid se llevó y se sigue llevando muchos seres humanos sin importar clase, sexo, edad.

La humanidad iba muy acelerada el turboconsumidor lo quería todo enseguida sin importar la hora ni el tiempo llamado así en la obra “La felicidad paradójica” ilusión de felicidad falsa, materialista creada por el capitalismo salvaje porque para los grandes empresarios lo que importa es generar grandes capitales y obtener mayores ganancias.

En la sociedad del hiperconsumo predominaba cirugías, prótesis una búsqueda de prolongar la vida. Las personas de la tercera edad querían verse más jóvenes, disfrutar de los placeres de la vida cuando anteriormente eran felices cuidando sus nietos.

Por otro lado la sociedad de consumo ha dejado graves consecuencias como la contaminación atmosférica derivada de los automóviles, industrias con su afán de producir sin importarles que cada día la capa de ozono sea abierto más y más. La vida marina muere a raíz de los desechos tóxicos, basura que ha llegado al mar. 

De igual manera los hogares de la sociedad consumista están equipadas de electrodomésticos, muchas veces repetidos pues en una casa hay hasta 3 o 4 televisores uno en cada cuarto cuando se adquirieron con el fin de que querían “Objetos para vivir bien”, donde le ha brindado confort y comodidad.

Para el sociólogo Zygmunt Bauman indica que vivimos en una “sociedad de consumo, no una atenta por cumplir las exigencias básicas e inalienables de nuestro organismo, sino una que promueve en todos sus miembros integrantes la incesante búsqueda de satisfacción de deseos que ella misma crea y estimula para mantenerse en funcionamiento”.

Para finalizar se hace un llamado de conciencia a solo consumir lo necesario, reutilizar los objetos que tenemos, entre ellos el plástico, vidrio, entre otros, reparar lo que se nos haya echado a perder para no comprar otro, es un deber preservar el medio ambiente porque hay un desequilibrio ecológico, los recursos naturales se están agotando.

Bibliografía Consultada

https://www.granma.cu/mundo/2015-01-18/nos-acercamos-al-colapso-del-crecimiento-global

https://www.youtube.com/watch?v=9PygFMHE05s

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales