"Notas de lluvia" Tonta por Aysha Singing In The Rain.

https://www.ellibrodurmiente.org/tonta/

 

.ellibrodurmiente.org/tonta/
“Notas de Lluvia” por Aysha Singing In The Rain.

Y a los buenos días, gentecilla de las redes. Hoy vengo con Rozalén; concretamente, con su tema <<Tonta>>.

 

<<El ron dice que tú y yo damos tan bien para el cine…

que ni la vida real importa tanto, tonta.

¿Cómo no vivir imaginándonos que damos también para un guion?

Que ni la vida real importa tanto, tonta.

 

Esto de ser cabal a cada paso, tan razonable encanto,

nos va a dar solo para un rato.

 

 

Engaño a veces a mi corazón, pero el putón soy yo.

Yo, nadando en tu alcoba;

Yo, recogiendo las sobras de la chica que se perdió Almodóvar.

 

 

Ni yo tengo bien la dirección ni tú, los pies en el suelo.

Y es que, en la vida real, no importa tanto, tonta.

Amor, subestimas el calor que tanto busco en los bares.

Y es que la noche irreal importa tanto, tonta.

 

 

Esto de ser tan fan de tu retrato, tan adorable encanto,

me lleva al borde del infarto.

 

Engaño a ratos a mi corazón y lo peor soy yo.

Yo, viajando en mi escoba; tú, mintiendo a deshoras;

tú, la chica que ni soñó Almodóvar>>.

 

 

Antes de entrar a matar con la canción, os diré que lo que más me gusta de Rozalén es la variedad estilística que maneja. Es decir, está encuadrada en un tipo de música pero, dentro de este, tiene mil formas diferentes. Eso es algo de ella que me encanta.

Pasando ya a la canción, empieza ya pisando fuerte, hablando del autoengaño. Muchas personas piensan que el alcohol anima. Y no, el alcohol desinhibe; así que lo que, en realidad, hace es potenciar tu verdadero estado de ánimo. De modo que, si estás bien, puede que sí contribuya a que te diviertas. Pero como estés atravesando un bache, descarrilas, fijo.

Y pasa igual cuando cambiamos ánimo por expectativa amorosa. Bajo los efectos de ese regalito envenenado que es cogerse un puntito, ella se ve con él protagonizando una peli; tal considera su gran historia de amor. Pero eso, amigos, no es otra cosa que autoengaño. Porque, fijaos, que se va embalando y dice que ser cabal a cada paso les va a cortar el rollo. ¿Cuántas veces habéis elegido morir en el intento, sabiendo que llevabais todas las papeletas para perder? ¿Que no? Ni vosotros os lo creéis. En el fondo, sabéis tan bien como yo que a todos nos encanta disfrazar nuestras pifiadas de valentía. Mentimos en todos los currículums.

De hecho, mirad lo que dice a continuación. Engaño a veces a mi corazón. Vamos, que ni con nosotros mismos somos sinceros. Me atrevería a decir que con los que menos.

Respecto a lo de nadar en la alcoba, se me ocurren muchos posibles significados pero el que más me gusta es uno que invita a pensar en aquel barco que me obsesionó durante toda la adolescencia y que, por más grande y sólido que era, con más estrépito se hundió.

De lo de la chica Almodóvar soy muy fan. ¿Hay algo más trágico que un personaje de cualquier película de Pedro? Es absolutamente deprimente. Y justo así se siente uno en determinadas relaciones de las que, curiosamente, le es imposible salir, a pesar de tener más contraindicaciones que un disparo en la rodilla.

Lo del putón se ha quedado atrás pero tiene bastante miga. Porque no deja de sorprenderme que, a estas alturas, aún sigamos usando esa expresión. Y, sobre todo, lo que me parece más anacrónico aún es el caos mental que nos genera todavía el sexo a las mujeres. Sobre todo, a las de mi generación. Porque las de antes lo tenían claro, un hombre para toda la vida; y las de ahora, también, libres como el viento. Pero las niñas de los 80/90 vamos pillando retales de todo, estamos siempre en tierra de nadie. Somos hembras hacendosas como la generación anterior y currantes natas como las de después, todo eso y alguna cosa más en las mismas veinticuatro horas de las que disponen los demás. Y, en cuanto al sexo, tres cuartos de lo mismo: ya sabemos lo de la liberación pero nos sigue generando culpabilidad. De ahí que manejemos tan mal el sexo sin más. Que no sabemos si nos gusta o nos da vergüenza o c) todas las respuestas son correctas.

Cuando llegamos a la segunda parte, el análisis no es más favorable. Ella tiene claro que va a ser un fracaso sí o sí, pero va a caer con todo el equipo igualmente; es decir, no solo ve la tara en el otro, sino que es consciente también de la suya, pero ella va a pecho descubierto, luego nos lamemos las heridas y ya. Después nos anestesiamos con una buena cogorza y ya estaría. Hasta que mañana toque resaca global y no sepamos ni por dónde empezar. Pero claro, es que luego se declara absolutamente obnubilada con el muchacho. Pues no hay más preguntas, señoría.

Mi parte favorita es, sin duda, la de la escoba. Si no conocéis la verdadera leyenda de las brujas, os invito a que la busquéis. En esos dos versos, es donde queda especialmente claro que ella sabe cuánto vale, pues se considera una bruja; y lo poquísimo que vale él, mentiroso compulsivo, entre otras lindezas. Pero, aun así, este personaje creado por un cerebro del 86, sigue palante a calzón quitao. Mira, mamá, sin manosssss. Y sin pies. Y sin dientes.

Buenos y kamikazes días.

Publicado el 18 de mayo de 2022

Entrada relacionada con Aysha Singing In The Rain

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales