Acumulación de capital y el proceso descolonizado

 

. Antes de los procesos bélicos el modo de producción se basaba en el feudalismo, en el cual el señor feudal poseía los derechos sobre las tierras y los esclavos cumplían las tareas de cultivo, recolección y cría, lo que proporcionaba mayor riqueza a los dueños de comarcas, pero la transformación social era inminente, el comercio y la industria adquirían grandes dimensiones logrando sustituir los feudos dando lugar a la configuración de un nuevo modelo económico conocido como capitalismo.

En el capitalismo, el rico es el que posee el capital, es decir, el propietario de los medios de producción y la materia prima con lo que se produce la mercancía, y las personas que ponen su fuerza de trabajo para producir dicha mercancía pasan a ser los obreros. Ahora bien, estos procesos de cambio que se estaban gestando generaron necesidad de conocimiento por ello, pensadores de diversa ideología política se abocaron a estudiar y tratar de explicar el comportamiento económico de la sociedad a través de sus vivencias y experimentaciones, logrando enriquecer diversas teorías sustentadas en las relaciones sociales y los modos de producción. 

Importante destacar, que el capitalismo alcanza un importante ascenso mediante el mecanismo de acumulación originaria, el cual separa al productor de los medios de producción, es decir, ya los beneficios económicos no conformarán las arcas del campesino, sino que abultarán las ganancias del capitalista como propietario de los medios de producción. Justamente, esta acumulación originaria tiene como antecedente histórico el proceso de colonización de América Latina y las indias Orientales, el cual sustituye el modo y los medios de producción basados en la agricultura, la ganadería y la pesca, estableciendo un modelo de extracción, por medio del cual las riquezas minerales se transportaban a los países desarrollados y los trabajadores del campo, los artesanos y los comerciantes eran obligados a incorporarse a una nueva clase trabajadora donde se pone de manifiesto el intercambio de la fuerza laboral por un salario.

Es un hecho demostrado que los países donde eran llevados y almacenados los minerales y riquezas, lograron avanzar en los procesos de transformación de la materia prima dando como producto lo que se conoce como mercancía, dicha mercancía era transportada y vendida a los países que se encontraban en debacle a consecuencia de las guerras en las que participaban, conformando una estructura comercial mediante la cual se incrementa el volumen de capital reforzando con ello su hegemonía.

Dando continuidad al antecedente histórico, los pueblos luchan por alcanzar su autodeterminación, su libertad, luchan contra el colonizador, y obtienen la victoria, expulsan al extraño y la independencia marca una nueva etapa, el avance hacia una sociedad moderna donde la economía será el factor determinante en el proceso de alcanzar el desarrollo económico y social. Se puede señalar que, en América Latina, no es posible determinar en qué momento o como se dio inicio a la revolución económica enfocada en la acumulación de capital ya que en los siglos XVIII y XIX, no existían  indicadores o medios para medir el impacto de los mecanismos que buscan transformar una economía colonizada. Sin embargo, es a partir de la segunda mitad del siglo XX, cuando se crean los organismos que se encargarían de objetivar y cuantificar el flujo de capitales mediante la implementación de estrategias concretas y verificables, entre ellos se menciona a la CEPAL.

Por otra parte, se menciona el impulso que hace la teoría de la globalización a la economía latinoamericana, ya que esta logra incorporar los nacientes adelantos en tecnologías de comunicación e información, sustentados en el uso de medios audiovisuales de última generación que llegaban a estas latitudes y cuyo aprovechamiento se logra a través del uso del internet como herramienta primordial para mantener el flujo de información directo con los países que ejercían el control cultural, social y económico.

Al mismo tiempo se fundamenta una nueva y compleja estructura conocida como sistema socio-técnico, que comprende una compleja interacción entre las tecnologías y las personas e incluyen además los sistemas operativos. Dichos sistemas se rigen por las políticas y las normas de una sociedad o una organización teniendo como principio ético: que los individuos de una organización puedan participar en la toma de decisiones para así influir y ejercer control sobre sobre su entorno laboral.

Se demuestra que el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación han jugado un papel determinante en el proceso de desarrollo de los sistemas económicos en América Latina y especialmente en Venezuela donde el nuevo orden político sustentado en la ideología revolucionaria y participativa ha posibilitado alcanzar un nivel socioeconómico acorde con las exigencias de los ciudadanos que merecen tener un estado de bienestar , de paz, de solidaridad, de libertad, venciendo las cadenas del colonialismo y fortaleciendo los sistemas de salud, educación , vivienda y servicios públicos.

 

 

 

 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales