De López y de su triste imagen

“Que del cielo ya lo bajen . . .”

 

. . .”
                                                               

La fotografía no miente

acerca del presidente:

se ve a López desolado,

desgarbado, atribulado.

 

Cabizbajo sin orgullo

dentro del complejo suyo

un hombre viejo cansado

cada vez más encorvado.

 

La vista clavada al piso

ante realidad sumiso

pensando en sus otros datos

los utópicos ingratos.

 

Ensimismado semblante

de perdido “gobernante”

con esa actitud sin prisa

arrastrando la cobija.

 

De cero personalidad

y toda la calamidad

de unas manos en las bolsas,

¡ay, qué cosas tan fachosas!

 

Que implican un rasgo insano

de flojera, de desgano;

mal la oscura vestimenta

sin planchar optimismo ahuyenta.

 

No va bajando del podio

más parece va a un velorio

a la mitad del camino

sumido en triste destino.

 

Habla el corporal lenguaje

explica el pobre bagaje

que carga el otrora peje,

se avizora así el despeje.

 

Porque esa infame postura

destroza la investidura

del Alto Jefe de Estado

moralmente derrotado.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 07 de diciembre del 2021                       

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)     

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales