Un Tesoro de Monedas del Siglo III desconocido

 

.googleusercontent.com/img/b/R29vZ2xl/AVvXsEh4Mh7I7aRKa-cXrqF2AP38nhSxIlMC9ubkvvzPGQe0ie3FQ-3LxUGYfN3-EAIXle7hI5hrD6uKEO-0npTXQdb23iud-SCJLWckTrbCy6sGzka4WnJZPNKuWtleXiZKeDdK1oKSJ4HRC0aDAV4YbngCT5lHrZTlMnB76mGxA0cn9x_zS124q4rHmlH0/s752/monedas.png" target="_blank" style="color: rgb(2, 104, 255);">

EL TESORO DE ANTONINIANOS DE SAN PABLO DE BUCEITE. PRIMERA PARTE

A finales de la década de los 30 del pasado siglo, probablemente en plena Guerra Civil, un agricultor descubre un gran tesoro de monedas en la ribera del Río Guadiaro, muy cerca de San Pablo de Buceite. Las monedas se encontraban en una gran vasija, enterrada muy cerca de la superficie del suelo.

El erudito irlandés, H. D. Gallwey, residente en Gibraltar, al enterarse de la noticia se desplaza al lugar y adquiere una buena parte del tesoro de monedas antoninianos del Siglo III, además logra estudiar una parte del mismo que se encontraba en otras manos.

El número de monedas que logra estudiar asciende a 29.850, aunque el mismo Gallwey expone que según las evidencias ese número representaría dos tercios o tres cuartas partes del tesoro. Por lo tanto hablamos de un tesoro de más de 40.000 monedas en su totalidad.

En esta primera parte presentaremos, de forma resumida, el contexto histórico de este hallazgo, ya que la ocultación de este tesoro, no solo por su cantidad, sino también por su singularidad, lo convierte en uno de los tesoros más importantes del momento histórico que está datado.

Entiendo que suscite más interés la segunda parte, en ella se aborda el contenido del mismo y “lo que sabe hasta ahora” sobre los lugares donde se encuentran diseminado este tesoro.

CONTEXTO HISTÓRICO

El experto, José Manuel Roldan Hervás, define el periodo entre el año 235 al 285, como el más crítico de la Historia de Roma, donde coexisten de forma simultánea una enorme acumulación de problemas. A esta época se la conoce como “Anarquía Militar”.Según Hervas en este periodo se suceden una veintena de emperadores legítimos y más de 50 usurpadores, lo que produce una gran inestabilidad política.  El autor nos comenta que en estos años se produce la transición entre el Alto Imperio y la Antigüedad Tardía o Bajo Imperio.

 

El Imperio ahora se defiende, por la beligerancia de los persas en oriente, los bárbaros en las fronteras septentrionales, por la segunda gran pandemia de Roma, que afecta a la década de los 50 y 60 del Siglo III, produciendo grandes estragos, así como las revueltas bagáudicas de los campesinos.

Las monedas más recientes del tesoro de antoninianos de San Pablo de Buceite se datan en el año 266, cobrando mucha importancia en número y singularidad las monedas que abarcarían la década anterior. A todo lo expuesto es necesario añadir que son los años desde el 260-269, sin lugar a dudas, los más conflictivo de ese periodo crítico.

El Imperio se había divido en tres, a principio de la década de los 60 del Siglo III, con la rebelión de Póstumo en la Galia, que crea el “Imperio Galo” en occidente, por otro lado, Ordenato de Palmira ejerce el control de la parte oriental y el emperador Galieno, sobre Roma y el centro del Imperio.

No hay ningún tesoro de este momento, en todo el imperio occidental, que contenga tantas monedas procedentes de las CECAS (lugar donde se acuñaron las monedas) de la zona oriental del imperio como el de San Pablo de Buceite. en concreto de las cecas de Siscia y Antioquia, con la singularidad de encontrar un buen número de antoninianos de los usurpadores Macrianus y Quietus.

¿Y en Hispania? Lamentablemente, siguiendo a Adela Cepas, investigadora del CSIC, no tenemos testimonios de historiadores de ese conflictivo periodo, tras Dion Casio y Herodiano, historiadores del primer tercio del Siglo III, no aparecen textos hasta un siglo más tarde con Victor o Eutropio que son los primeros, con muy escasa información de Hispania.

Para esta investigadora tanto la epigrafía como la numismática proporcionan datos, de tal forma que no se asegurar que Hispania estuviera bajo la influencia de Póstumo y del Imperio Galo, al menos en su totalidad.

OTROS TESOROS DE LA MISMA ÉPOCA EN HISPANIA

De forma breve se mencionan ocultaciones de tesoros hallado en Hispania que tiene más coincidencia con el Tesoro de Antoninianos de San Pablo de Buceite.

Como el Tesoro de Valdamosín y Porto Carro de Palencia. Donde se localiza una orza con unas 14.000 monedas de antoninianos (este tesoro sería el segundo en importancia en la península de ese momento, no obstante no tiene la singularidad del tesoro de San Pablo de Buceite)

Un  tesoro de Martos, en Jaén, otro en Sierra Pitillos, también en Jaén con un menor número de monedas de la misma década.

Especial interés muestra el Tesoro de Almenara, en Castellón, por los estudios del Manuel Gozalbes, que también mencionan los de Altafulla, Tarragona, Más de Aragón y Rosas, destacando el tesoro localizado en el municipio de Jimena de la Frontera. Este conjunto de tesoros presentan homogeneidad por su contenido y por su carácter costero o su cercanía a la costa.

Galieno¿Por qué se ocultaron esos tesoros? Hay diversas teorías, tantos emperadores y usurpadores acabaron por emitir un enorme número de monedas con muy escaso porcentaje de plata, que produjo una gran devaluación de la moneda.Cuestión que no explica la singularidad del Tesoro de Antoninianos de San Pablo de Buceite, por ello me parece muy interesante la teoría de Manuel Gozalbes, que propone la utilización de la península como campo de batalla entre el Emperador Galieno y Póstumo, máximo dirigente del Imperio Galo. Por lo tanto, lo relaciona con movimiento de tropas, así como las invasiones de los francos, que expone que estuvieron promovidas por Póstumo.

CONCLUSIONES

En plena pandemia, cuando estábamos en el confinamiento, le dediqué bastante tiempo a este tesoro, tengo el propósito de darle continuidad, de forma más extensa y seria, la intención es informar de la existencia de ese hallazgo, muy desconocido de forma general, del que guardo bastante información.

Se hace hincapié en la potencialidad de yacimientos arqueológicos del Valle de Guadiaro, también un motivo para que se incida en los estudios de reconocimiento y protección de los yacimientos, muchos de ellos ignotos.

Decir que este tesoro ha sido reconocido por expertos numismáticos europeos como el Tesoro de Gibraltar. Que expertos de gran importancia en nuestro país, como Balil, lo han hecho llamándolo el Tesoro de la Serranía de Ronda. Manuel Gozalbes lo hace como el Tesoro de Jimena de la Frontera. Me parecía más justo utilizar el nombre para denominarlo como “El Tesoro de Antoninianos de San Pablo de Buceite”, por su proximidad.

Entiendo que hablar de contenido, de cómo son esas monedas, toda una interesante información de un numeroso número de anversos y reversos diferentes, así como exponerles la  “información que tengo”, del lugar donde se encuentran parte las monedas de este tesoro, puede ser de mayor interés en una segunda parte que saldrá en breve.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales