Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Lectura   ·   Amor   ·   Odontología   ·   Reforma de Salud



Campañas electorales: inútiles, caras y absurdas


Inicio > Política Nacional
25/11/2011

1360 Visitas



Siempre he creído que las campañas electorales, esas que lanzan como obuses todos los partidos políticos en tiempo de elecciones, no sirven absolutamente para nada. Incluso estoy convencido que, en algunos casos, los efectos de los mensajes que se deslizan en las parodias teatrales de la campaña, provocan en el electorado reacciones de signo contrario a las que se persiguen. Y si no que se lo pregunten al fracasado candidato Alfredo P. Rubalcaba. Mecachis, ¡qué fracaso! Además de ser inútiles como recurso captador de personas desencantadas, no convencidas, o indiferentes, las campañas y todo el entramado de parafernalia que conllevan salen un huevo de caras. Tanto es así que, para montar el espectáculo, todos los partidos que participan en la comedia mitinera y afrontan la turné, se ven obligados a endeudar sus economías con préstamos bancarios que, en algunos casos, engrosan la lista de impagados.


Creo que todos los gestores políticos y jaleadores del entorno están plenamente convencidos de que las campañas electorales no reportan votos. Quizás antes, al principio de la etapa democrática, era un medio eficaz y directo para captar a personas despistadas. Los coralistas mitineros eran y son los encargados de ofrecer el paraíso, con soluciones a todos los males, y nos prometen un futuro de maravillas gracias a la gestión de su gobierno. Pero esta verborrea ya no cuela, aunque algunos se empeñan en continuar explotando la engañifa.

Todos los espacios que se reservan para actos públicos de campaña electoral cuentan con la misma clientela. Las plazas de toros, las canchas deportivas, los palacios de exposiciones, los teatros, o los locales y plazas públicas se suelen llenar de forma programada, a cargo de militantes, simpatizantes o por personas comprometidas y transportadas en autobuses. Muchos buses con bocatas. A pesar del esfuerzo, es muy difícil que, entre todos los asistentes al espectáculo de palo y zanahoria, consigan un voto nuevo. Toda la clac suele estar aglutinada por convencidos de voto seguro y decidido.

Se suele pasar chupi con los cómicos y teloneros. Sobre todo cuando se agita el avispero y salen a escena personajes del pasado, como los compañeros Felipe González y Alfonso Guerra. ¡Joer que gozada! ¡Qué poder de convicción! Entonces es cuando empieza la función. Es el momento de la concordia, de la oratoria convincente, serena, sin acritud, sin odio, sin insultos.

Hace tres artículos advertí a Rubalcaba del seguro fracaso que cosecharía en urnas. Lo razoné valorando el pesado lastre que carga en su mochila. Se cumplió el vaticinio, aunque quizás la cosa se le disparó un pelín a peor. Ello demuestra que la campaña y las obsoletas muletas que le han apoyado tan sólo han servido para hundirle un poco más en la miseria política.

Y digo yo, si todos saben que esto de las campañas no vale para nada, ¿por qué las siguen haciendo?



Etiquetas:   Elecciones   ·   Política   ·   Reflexión

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


ROBERTO ARIAS, El señor Dysart tiene toda la razón, las campañas electorales sólo sirven para que los partidos se hipotequen.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19214 publicaciones
4808 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora