Entre Poemas y Verdades

ENTRE POEMAS 

 

.

Como río emanando desde tus venas 

brota la sangre de tus palabras 

salpicando cada rincón 

para pintar con verdades la vida, 

para matar tanta mentira. 

GRITOS 

Siento el silencioso mordisco 

en la perpetuidad de la noche, 

uñas clavándose 

en el alma de la gente 

que gime desde su eterno suplicio 

de panes malolientes 

bebiéndose 

de un trago sus angustias. 

Madres ahogadas en llantos de amores 

cuando otros juegan a ser dioses 

en la nueva religión de los que mandan, 

dictaminan, 

enjuician, 

matan. 

Siento el grito de la mañana cercada por las sombras, 

grito de los pueblos 

que ente ruinas se levantan. 

LÁGRIMAS EN EL CAMINO 

Se siente el llanto del camino 

que te besa los ensangrentados pasos. 

Sollozos de nostalgias pariendo sueños. 

Rezos de un adiós. 

Incertidumbre. 

Miedos.

Y la selva te devora las ganas 

con sus verdades de muerte tejiendo enredaderas 

donde se pierde la libertad de la mirada.

Espaldas mojadas de lágrimas 

sucumbiendo en un abismo de huesos y carnes 

con las alas cansadas desde el vuelo del alma 

hasta la encrucijada 

que te asecha camuflada en este hoy sin mañana. 

Y dejas el invierno que te duele 

para ser golondrina que se hace al cielo 

pintando trazos de nubes blancas 

en la ajena ciudad que te atrapa 

con sus máscaras de luces 

y el fatuo resplandor de satánicas danzas. 

Llanto de los hijos que perdieron la infancia, 

de las madres destinadas al suspiro 

en ajenas tierras que profanan la esperanza.

MIEDOS

Oscuras garras quiebran los muros, 

llaman desde el oculto odio de sus fauces, 

las rojizas oquedades de sus vacíos ojos 

me miran sin ver, pero me sienten, 

saben que estoy. 

Un escudo de luz como amuleto, 

un rayo de sol empuño y no se acercan, 

temen fenecer. 

Gritan, blasfeman, ríen a carcajadas 

y en la calle muere el hombre que quiso pensar

mientras yo me guardo todas las luces.

Miedo a las sombras que me hacen débil, 

miedo a ser ese hombre que yace 

porque el temor de otro hombre asesinó su palabra.

Sonrío desde mi cobardía ante la muerte. 

Ella pudo hacer 

Lo que no pudieron las sombras, 

arrebatarme la luz.

DESPUÉS MAÑANA 

El tiempo me mira 

desde su rutinaria sonrisa,

 Sumiso encierro entre las confusas paredes 

del círculo que le cuenta los pasos 

y su burlesco andar 

muerde la piel y los huesos,

 oxidados sueños desechos 

en la espera de algún después. 

El tiempo, 

mi tiempo, 

va aferrándose a mi mano y mis pies 

como pesada cadena, 

límite de tanta huella por dejar

 en el camino que se pierde 

en este abandono de pisadas.

El tiempo,  

nuestro tiempo, 

se sienta conmigo tras la ventana 

Esperando alguna llegada con abrazos 

y un café de amigos 

en cualquier mañana.  

DETENIDA EN EL TIEMPO 

Hay poesía en ti, 

aún vistiendo harapos, 

con la mirada marchita y el corazón destrozado; 

con la cicatriz del golpe 

que te duele cada día, 

hay en ti poesía. 

Hay sonrisas escondidas 

a la espera de un mañana; 

sonrisa que alguna vez fuera luz en tus labios, 

sangrantes tus venas 

que mueren desde tus pasos, 

desde la muerte, 

el ocre color de tu condena 

y el pesado mordisco de grilletes oxidados. 

Hay poesía en ti, 

tierra detenida en el tiempo, 

tierra de viento en calma.

Esperas, 

solo esperas el momento 

cuando la tormenta se levanta.  

VIENTO INVERNAL 

Sopla el viento frío, 

gélidas muecas que mastican el alma 

y hacen su fiesta  

desde algún ayer guardado 

entre las amarillas cartas de un día que no fue.

Invernales soledades reposan en mi almohada 

junto al eterno descanso 

de los labios carentes de palabras.

Nieva en mis cabellos, 

desértico espacio a contraluz mi habitación vacía 

y siguen ahí los malditos fantasmas 

abofeteando los minutos que andan a mi alrededor, 

junto a mis eternos rezos a los dioses, 

junto tanta necesidad de decir.  

TAL VEZ VIDAS, TAL VEZ MUERTES

Muerte,  

ay de ti que nada sabes de la vida.

Muerte con el torso desnudo 

y el semblante blanquecino 

jugando a ser mentira 

como las tantas verdades que escondes 

del que se deja la piel 

por la mísera propina 

que ofreces desde la altura 

de tu tribuna.

Vida que clama vidas 

desde las vidas perdidas, 

esas que se quedan 

sin estar en lo que dices 

con el blasfemo discurso 

que en falsedades me vendes  

dejándome cicatrices .

PROMESAS Y MENTIRAS 

Con una sonrisa se puede llorar, 

se vierte el dolor 

en silencioso goteo de lágrimas 

brotando desde el alma.

A veces la nostalgia te aprieta fuerte 

como sin querer soltarte 

y tus ojos siguen soñando 

el eterno mañana

prometido por algún duende de la mentira.  

A veces mueres cada día 

para volver a nacer 

en la esperanza que te mira.

QUEJIDOS 

Me estoy rompiendo en mil pedazos, 

jirones de piel, 

heridas en mis venas 

que agonizan y siguen soñando 

el blanco sueño que no llega.

Incómoda piedra 

negando la verdad 

del cincel que le brinda su caricia.

Me estoy rompiendo en mil pedazos 

ante el inagotable llanto de una tierra 

que gime sus dolores. 

Marcas de asesinos latigazos 

en la espalda de la idea.

Y veo levantarse los brazos 

alzando al moribundo, 

besando la frente del que anda 

con nuevas luces 

en un nuevo Parnaso. 

A LA HORA DE PARTIR 

Sé que será algún día, 

que se abrirán otras puertas

cuando las puertas de mis ojos dejen de percibir luz 

y la propia luz me señale otro camino. 

Estarán felices esos fantasmas 

que llevaba de la mano 

y danzarán sin saber que dejarán de ser míos. 

Será con algún libro de Vallejo bajo mi almohada, 

como el fundido hierro del escudo

que me hace fuerte 

para ahuyentar a esos heraldos negros 

que nos manda la muerte.

Y estarán allí las estrellas 

que logré tocar con mis manos 

cuando mis manos fueron alas 

para volar hasta un sueño, 

cuando el sueño se hizo verso en mis cuadernos. 

DESPERTAR 

Todo se hace viejo, 

tiempo que pasó por tantos inviernos 

jugando a ser viento.

Soplos de amor 

rompiendo silencios.

Se pierden los miedos. 

Tanto dolor 

son piedras cayendo 

sobre el espacio de tierra en que vivo. 

Gritos y lamentos por el desamor.

No hay cama para el descanso 

si el hombre que ama, 

se sube a la calle alzando los brazos 

cuando despierta de un largo letargo. 

GOLPES 

Levantas tu mano, 

filosa daga que se hunde en la piel 

buscando matar las verdades 

porque le duelen a alguien. 

Levantas tu mano 

y la sangre grita desde tu propia sangre, 

desde el dolor de otros tú 

que se atrevieron a pensar. 

Y tus ojos vendados para no ver, 

tu boca sin hablar porque hablar es pecado, 

porque le molesta a tus falsos dioses.

Levantas tu mano 

y muere tu hermano, 

sencillo mortal 

que quiso ir desde sus propios pasos. 

SIN RETORNO 

Tomarás las letras de un poema 

que quisiste escribir después del día 

cuando la ausencia 

partiendo a su viaje sin retorno 

cala hondo, 

muy hondo en el alma y en la vida. 

Llorarás con lágrimas de ayer 

cuando eras con los que fueron contigo 

en la niñez de juegos 

que han quedado en el camino. 

Volverás la vista 

y te dolerán los pasos, 

las heridas y los hijos 

que han quedado sin el sueño 

que por tu sueño han perdido. 

Morirás en las letras de un poema 

que muere sin haberse escrito. 

A JOHN

Estaba allí, 

justo a la entrada que conduce a la historia 

con la historia misma bajo el brazo, 

con el inconfundible acorde 

de una canción haciéndose poesía,  

haciéndose himno de amor.

Estaba también aquí,  

conmigo,  

contigo y con todos 

traspasando muros de silencios 

para hacerse eco en miles de voces.

Y se hizo hombre luz, 

ángel, 

trueno y sol 

y pintó de sangre el Dakota 

cuando ya había pintado de vida al mundo. 

Y fue Lennon 

y fue Imagen 

y las teclas de un piano lloraron algún adiós.

SOMBRAS EN MI ANDAR 

Me duelen las sombras 

que llueven

cuando mis pies buscan caminos, 

diferentes caminos que se esconden 

con los gritos de tantas gargantas. 

Me duele no ver mañanas 

con mis ojos cargados de horizontes 

sobre las nuevas olas que se niegan a besar mis playas.

Huesos rompiéndose 

junto al sueño que nunca fue 

porque cercenaron sus alas 

aquellos que desde lo alto 

la libertad de volar encadenaban.

Salitre en la espalda del que anduvo sobre el mar, 

del que quedó varado pensando quimeras

o aquel que lanzó su piedra 

y me llama.

Me duelen los abuelos y los ayeres 

cuando el después se pierde 

en la eterna noche que no acaba.

EN REVERSA

Ahí está ella 

flotando sobre las olas. 

Heridas en el alma 

que queda hecha polvo, 

hecha nada 

cuando me duele hasta los huesos,  

hasta la vida misma que se acaba.

Gemidos cargados de nostalgias, 

promesas, 

falsas palabras para hacer sueños 

que pierden la esperanza. 

Tierra hecha con trozos de amor, 

semilla de mis ancestros, 

cuna de los hijos que están 

y los que alzaron el vuelo hacia algún lugar.

Ahí está 

y yo con ella, 

con las nieves del invierno en mis cabellos. 

Dolor multiplicado por la tierra 

que muere con el tiempo 

porque la vida se escapa más de prisa 

si caminas en reversa. 

Tierra bendecida ayer 

que agoniza desde el dolor que corroe el alma 

porque le duele 

el cruel zarpazo abriéndole las venas.

Las horas detenidas  

negando el mañana a la luz 

y la luz silenciada por los nuevos fariseos.

Falsos profetas. 

Apocalíptica caricia de muerte 

haciendo caminos sobre mis espaldas. 

Ahí está 

y yo con ella.

NO VALEN LOS LLANTOS 

No vale el cansancio 

cuando la tierra toda reclama tus cantos , 

cuando hacer es necesario.

No valen los llantos 

por el flagelo y los porrazos 

si no te levantas con la palabra y el verso, 

con el alma más fuerte 

sin hacerte a un lado.

Abrirse caminos abrazando el cambio 

cuando es cambio de todo

cuando espinas se alistan 

para herirte los pasos. 

CIUDAD FANTASMA

Hay una ciudad flotando entre sombras. 

Una ciudad de luces apagadas 

y bocas resecas por tanta sed. 

Vuelo sobre los tejados atrapando los fantasmas 

que dormitan entre sábanas. 

No hay calles en mi ciudad, 

no hay vida 

porque la vida le teme a las tempestades. 

Cierro los ojos 

tratando de ver la luz 

y vuelven a cubrirme las sombras.

 Hay una ciudad que 

dejó de ser 

para hacerse silencio y oscuridades.

SER VOZ DESDE LAS LETRAS 

Se puede ser voz desde las letras, 

ser gargantas en gritos 

por aquellos excluidos que reclaman un lugar, 

un sólo minuto para vivir, 

un poco respirar. 

Se puede, 

sí se puede romper el cristal y salir, 

andar entre muchos, 

caminar con todos los que no pudieron soñar, 

volar con alas nuevas, 

cantar un himno de esperanza, 

ser destino y vida. 

Se puede dejar de ser sombras, 

apagadas luciérnagas temerosas del vuelo nocturnal 

y encendernos entre destellos 

haciendo verdad la palabra. 

Se puede ser poema 

y alzar al que ha muerto tantas muertes 

desde la mísera vida que le ataca. 

Arena y mar en un abrazo, 

horizonte alcanzable, 

final y comienzo de todo. 

Se puede continuar. 

AFUERA HAY UNA GUERRA 

Hay una pequeña guerra, 

todos mis demonios luchan entre ellos, 

despiden fuego desde sus oscuras fauces. 

Juego yo con mis demonios, 

les hablo de Dios y explotan diciendo obscenidades. 

Sólo yo los entiendo 

y al final nos perdonamos. 

Son mis demonios, 

habitan en mí, 

sin mí no serían. 

Allá afuera hay una pequeña guerra cada día, 

la gente se olvida del amor, 

mueren, 

viven muriendo y vuelven a morir. 

Hay una guerra 

donde la gente deja de ser, 

donde la gente tropieza 

perdiendo el camino. 

Hay golpes quebrando almas. 

Afuera continúa la guerra; 

guerra de mentiras y falsedades, 

de odios y fantasmas, 

de adoctrinados monigotes 

que olvidaron pensar. 

Hay una gran guerra, 

pero aquí están mis demonios 

que me ayudan a vencerla.  

SER SIEMPRE YO 

Quería ser otro, 

compré semejanzas 

y anduve con pasos que no eran míos 

por sobre las huellas 

que dejaron los demás en el camino. 

Solo fui un desconocido. 

Miré mi figura en el espejo. 

Burlesca mueca invertida 

de un alguien que ya no era.

Rompí con rabia mi anacronismo, 

mis disfraces 

y tiré al cesto mi fatuo maquillaje. 

La calle entonces me besó los pasos 

y a este yo de siempre, 

los viejos amigos 

le ofrecieron su abrazo.

LA FUERZA DE MIS MOLINOS 

Traté de huir de los molinos, 

quijotesca escapada por temor a mí; 

míticas formas difusas sin cuerpos, sin vida, 

que dominaban todos mis miedos. 

Malolientes guerras, 

sombría lluvia sobre la vida. 

No fue el oxidado chirriar de las viejas aspas, 

era el gemir de la tierra toda que fenecía. 

Y fui soldado desde mis letras, 

desde mi vuelo de libertades, 

desde nuestro mutuo amor.

 Entonces el fusil no fue más, 

el odio no fue más, 

la sangre no fue más, 

la muerte no fue más. 

Mis molinos volvían a girar, 

a girar con fuerza. 

Viento fuerte barriendo los fétidos desechos de la ignorancia 

para derribar fronteras. 

Y volví a caminar hacia el sol, 

con el mortal repleto de abrazos.

DEJARÉ DE SER

Cuando se quiebre la palabra 

y no sea verdad desde mis versos, 

cuando enmudezca aquel que quiso gritar 

porque cortaron la voz; 

cuando la falsedad se disfrace de certezas 

y los necios las crean, 

las repitan, las lleven como bandera. 

Cuando mi mano izquierda 

deje de tener una compañera 

por, sencillamente ser derecha. 

Cuando lo humano deje de ser humano 

y se alce la tribuna del que mata, 

del que quiere ser inviernos

porque le molestan los veranos, 

del que castiga las ideas del que piensa

porque a otros le molesta cuando sueñas. 

Ese día en que no exista un poema 

que se abra hasta el vuelo 

y en jaulas tenga que fenecer. 

Ese día dejaré de ser.

FALSEDADES 

Hay realidades que dejaron de ser, 

realidades con máscaras 

sobre un escenario de mentiras. 

Hay falsas verdades diciendo ven, 

escúchame, 

créeme. 

Baratijas de colores brillantes 

que te subyugan y te colonizan. 

Realidades creadas 

para matar el pensamiento, 

para hacerse voz en tus oídos, 

para hacerte vivir sin ser tú. 

EDAD

Mi edad es esa que me obliga 

a ser el ilustrado pensador 

de barba cana 

y lentes para los ojos cansados. 

Es la que gravita hasta las locuras

o hasta la mágica agonía 

de las sombras desterradas 

por un rayo de juventud. 

Es todo el tiempo que dejo escapar 

para convertirlo en un ahora 

de gritos y libertades. 

Mi edad deja de ser calendario, 

número, época y años 

para ser momentos 

y sueños cabalgando.

QUIJOTE

Ando con mis letras 

sobre las páginas en blanco 

sin mutilar las palabras 

que declaro.

Me arriesgo 

en el camino que desconozco

haciendo languidecer las oscuridades 

con el rayo de luz 

que brota desde mis verdades. 

Eterna lucha 

de amor y desamores 

abriéndose paso entre los siglos 

que se apuran 

para convertirnos en pasado.

Soy el Quijote de mi tiempo 

derrotando gigantes 

para darle otra oportunidad 

al amor y al verbo. 

LOS DIOSES NO MATAN VEROS 

Se rompe el alma 

cuando me cortas las alas 

y me haces ser otro 

cuando quiero ser yo.

Y duele mi intento 

de alzar el vuelo 

desde el espacio sagrado 

de mis momentos.

Asesinan mis pasos, 

dicen que son tan pequeños 

que se quedan detrás 

de todos los sueños.

Ay de ti poesía 

que vives temiendo 

por la cruel dentellada 

del que dice ser Dios 

y mutila tus versos. 

ESTAR VIVO

Ahora, 

cuando peino canas y pienso en pasado 

por el tiempo vivido, 

por todos los sueños que llegaron 

y también por aquellos 

que quedaron dormidos perdiendo las alas 

sin estar conmigo; 

doy gracias por todo, 

por ser como he sido 

y por cada minuto que vivo.

Ahora 

que ando mi propio camino sin amos ni dueños 

porque libre vivo, 

con cada palabra 

que descubro en los libros, 

con todo poema que escribo; 

doy gracias a aquellos que andaban conmigo, 

al de la risa sincera, 

la mano en el hombro 

y también (por qué no) 

a la dulce señora que anda con prisa 

sin decirme nada, 

sin dejar un saludo, 

ni siquiera un guiño. 

Ahora 

no pienso en finales sin brillos 

y vivo mis años como siempre he querido, 

sin falsas palabras 

o vanos caminos 

marcando las huellas que dejo a mis hijos, 

doy gracias por eso, 

por ser, 

por estar, 

por seguir caminando 

y por ir respirando 

el aire que llega a decir al oído 

que no me detenga, que aún estoy vivo. 

SOMOS ABRAZO

Somos 

el eco repitiendo voces 

para romper el silencio, 

la luz desvaneciendo brumas 

para un encuentro de letras.

Somos 

el párpado que se abre a la mañana 

en el amanecer del sueño 

que bate alas para alzar el vuelo.

Somos 

la aventura sin tristezas 

convertida en el abrazo 

que ofrece tu mirada 

a mis páginas y a mi verdad. 

OTRA VEZ LOS GOLPES 

Intento de hacerme cómplice de tu soberbia, 

de llevarme allí donde hay gente que, 

diferente a ti, 

pero piensan, no se callan sus verdades 

y las verdades te molestan.

Y vienes a decir, golpea, 

da igual que sea tu hermano, 

por mí golpea.

Escondes tu cobarde rostro 

detrás de algunos puños que te deben, 

que temen a tu poder.

No... No soy de esos que te sonríen 

mientras ensucian sus manos.

TRAVESÍA 

Quiso encontrar 

y lanzó sus pasos al camino. 

Quiso cambiar su destino. 

El sol le quemó la piel,  

el rostro besado por el mar 

y las olas haciéndole guiños. 

Sólo quería cambiar. 

Buscaba olvidar el tiempo, 

cuando el tiempo era juego del azar. 

Ser hombre 

cuando el niño que tuvo dentro, 

por caprichos de otros, 

dejó de estar.

¡Ay! 

Todo se quedó en las olas. 

La vida se quedó en el mar. 

CIUDAD

Anduve, descalzo de vanidades 

por tus calles. 

En cada parque 

di reposo a mi cansancio 

bebiendo la sombra de algún almendro. 

Caminaba bajo tus luces de ayer 

salpicando de colores el recuerdo 

bajo las terribles sombras 

que hoy te acompañan. 

Piel y huesos marchitos, 

sangrantes heridas 

por el mordisco del tiempo 

que te roba la vida. 

Te pienso en el alma de los hijos 

que nunca pudieron, 

de los que dejaste partir 

y nunca volvieron, 

de los que gritaron 

discursos que no cumplieron. 

Te pienso mendigando amores 

con puertas abiertas 

a las que nadie llega. 

Aún así, 

te pienso y te quiero.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales