Artículo de opinión: Salvajismo en Queretaro.

En lo personal no soy afín al fútbol, no disfruto de un buen partido y no tengo un equipo predilecto, entiendo poco del juego y es por eso que intento no hablar del tema porque mi ignorancia en éste es notable, pero los eventos del día de ayer en el estadio "Corregidora" de Queretaro no es un tema de fútbol, es un tema social que debe de preocupar a todos.

 

.
Las aficiones que rayan en lo obsesivo y en el fanatismo hacia cualquier y de cualquier sector o evento son nocivos para la sociedad, está más que probado por los eventos ocurridos a lo largo del desarrollo de la humanidad, que estos lo único que atraen son muerte y dolor. La transformación de una ideología que se vuelve en un argumento para destruir y lastimar, en una identidad mal entendida que lo único que busca es imponer y no convencer, es un acto de barberie.

Desde los nazis, el franquismo y muchas otras manifestaciones de estos, son ejemplos claros de lo que llega a pasar si un grupo de seudopersonas cuya evolución no se concretó son tolerados y alentados.

Los hechos ocurridos el día de ayer no deben de ser clasificados, ni etiquetados como parte de una afición a un equipo, no es una porra, no es parte de la emoción de un deporte, es un acto vil, sin ninguna clase de ética, una expresión pura de la involución que ha tenido esta sociedad. Cualquier persona que atenta contra personas que no tiene la posibilidad de defenderse, cualquier acto que atenta contra algo tan preciado como una vida, es un acto cobarde respaldado por una ira sin precedentes. En grupo golpeando hasta "herir" (según las autoridades) a otra persona de gravedad o incluso arrebatarles la vida, entre ellas, personas que se enfrentaron, porsupuesto alentando a la violencia, pero también familias que no tenían ninguna otra culpa más que no coincidir con su ideología radical a la que le llaman pasión.

Estos hechos no son un acto aislado, como sociedad se ha vuelto una constante, desde conflictos bélicos que masacran poblaciones que no tienen culpa alguna más que pertenecer a un territorio, personas que son reprimidas, golpeadas y arrestadas por sus ideas, países que sancionan y limitan la vida de personas que nisiquiera representan la postura de sus gobiernos, personas que son agredidas por su género o por representar a una institución.

Hablando de fútbol, en 1985 la tragedia fue notable después de que 56 personas perdieron la vida y 600 personas resultaron heridos, conocida como la tragedia de Heysel en Bélgica, fue un enfrentamiento entre los equipos de Liverppol y Juventus. Se suscitó entre los seguidores de Juventus y los llamados "hooligans" del equipo inglés, lograron arrebatar la vida de personas, por una "pasión" mal entendida que más bien era un fanatismo nosivo como el que vimos hoy.

En su momento la FIFA y la UEFA sancionaron a los equipos ingleses sin poder participar en partidos amistosos y oficiales durante 5 años, mientras que al equipo Liverpool lo sancionarion durante 6 años, una sanción necesaria y que puso un ejemplo a estos hechos de barberie, decidieron no tomarlo como una lamentable noticia como hoy dice la FMF, sino como un problema social que sólo podría empeorar.

En México el fútbol es un negocio multimillonario que llena muchos bolsillos, existe mucho comercio y promoción que se generan a partir de este deporte, muchas familias son seguidoras generacionales de alguno de sus equipos y existen muchas tradiciones e incluso pasiones derivadas de la antiquísima tradición que genera el fútbol.

El deporte por si mismo no es el problema, en el estadio los jugadores que por un lado se vieron amenazados y angustiados porque sus familias estaba presentes o que en el caso del Queretaro solamente querían calmar a la afición, estaban trabajando, igual que los árbitros, comentaristas, camarografos y los pocos elementos de seguridad privada que se encontraban en el inmueble, ellos no están disfrutando de un evento, ni son parte de la enfermedad mental de un grupo, que hoy se confunde con afición, son personas que salen a ganar de una o de otra manera su existencia, algunos con grandes salarios, mientras que otros con apenas un poco más de lo que necesitan para subsistir, un trabajo que pudo acabar muy mal para muchos de ellos.

Sin lugar a dudas existen muchas tangentes que se puede atribuir como responsabilidad, las autoridades de Queretaro por supuesto que son responsables por su nula reacción y su gran habilidad de inventar una historia, la directiva del equipo también lo es al no garantizar la suficiente seguridad en un estadio que es propiedad privada, las llamadas "barras" que no identifican a los delincuentes involucionados que las conforman y que van a sacar sus traumas existenciales en estos recintos dedicado al entretenimiento de familias completas.

Pero como sociedad fallamos y nos hemos fallado y creo que seguirá sucediendo. En neurología la teoría señala que existen tres tipos de cerebros, el neocortex que es el cerebro de la razón y la lógica, parte de la evolución humana que ha logrado el crecimiento de la tecnología y la civilizaciones, el límbico, cerebro de las emociones que nos hacen seres humanos, este nos diferencia en la cadena evolutiva, claramente estos seres involucionados no lo tiene desarrollado, solamente apelando a él hasta que se ven acorralados y temen por su integridad o vida, finalmente el más primitivo es la amígdala o el cerebro reptiliano, éste es el de los instintos, que nos mantiene respirando o durmiendo y que nos ayuda a sobrevivir.

Se piensa que estos seres han desarrollado el neocortex porque siguen una ideología, no es verdad porque diferenciarían lo que es ético y lo que no, no es lógico atacar a otro ser humano que clama por su vida, otros dicen que tienen una represión del límbico, esto los pondría debajo de la evolución humana, con un claro foco en el reptiliano, pero los animales no atacan por placer, no matan y torturan, mutilan o humillan a otros animales por placer a diferencia de estos seres, por lo que su reptiliano no es responsable de su inhumanidad.

Como sociedad hemos creado una resistencia a la razón y a lo correcto, somos tan tolerantes con los otros que estamos dispuestos a pasar por alto el maltrato, humillación e injusticia por pensar que van a recapacitar o que se arregla rezando por la paz o con abrazos, pero esto ha demostrado que no solamente no funciona, sino que incrementa el problema, cualquier ser que esté dispuesto a esto con cualquier otro ser vivo, es un cáncer para la humanidad, debe de ser tratado como tal y castigado como tal, porque si permitimos que este cáncer se extienda, vamos a tener una involución anunciada.

La destrucción sistemática de aquellos que apelan por su vida en el uso de la razón, contra la barbaerie de aquellos que se sienten superiores atacando en manada

¿Esto no es un indicativo de que como sociedad hemos tenido un retroceso?

¿No es un exponente de que el problema se está agravando y que las nuevas generaciones creen que es algo soportable y tolerable?

¿Cómo vamos a justificarle a las nuevas generaciones que el problema en realidad no se soluciona rezando por la paz ni con abrazos, sino simplemente fuimos incapaces de detener y sancionar estos hechos?

¿Qué es lo que tiene que pasar para que entendamos como sociedad la decadencia que vivimos?

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales