El verdadero sentido de la revolución se fragmenta: La élite gana.

En primer lugar y para evitar malas interpretaciones, la palabra revolución es tomada en el sentido de cambio, así que no se preocupen, no se les van a expropiar sus fincas imaginarias. Aunque de todos modos van ganando, quienes tienen esas ínfulas de Doña Florinda, ya que la revolución está dividida, contrariada y hasta enfrentada.

 

. Aunque de todos modos van ganando, quienes tienen esas ínfulas de Doña Florinda, ya que la revolución está dividida, contrariada y hasta enfrentada.

Uno de los grandes revolucionarios que ha tenido Latinoamérica, como lo fue el Padre Camilo Torres, lanzó una profecía sobre todos los procesos populares gestados y que hasta el día de hoy permanece vigente. En su momento, los diversos frentes sociales querían todo al mismo tiempo, de igual forma existió mucho disenso sobre cómo desarrollar el proceso de cambio, mucha discusión al igual que conflictos internos. Todo esto llevó al sacerdote a decir que lo primero y más importante era el triunfo de la revolución, que las diferencias dentro de esta se resolverían posteriormente.

¿Pero, cómo resquebraja todo el proceso?

Los jóvenes, quienes son los que sostienen a estos partidos “toderos” se apartan de la iglesia y creyentes (cuando esta ha sido un importante agente en la sociedad, especialmente en las zonas abandonadas por el Estado), entonces, grupos afectos a la revolución también somos orgullosos fieles, pero somos apartados de los procesos y mal vistos solo por nuestra apertura a la religiosidad, como si desde la fe no se pudiera acompañar un proceso revolucionario, también encontramos el caso de las feministas radicales quienes no quieren nada con los hombres, el movimiento LGBT, el cual busca imponer su criterio muy a pesar de contrariar la razón y/o la ciencia, los abortistas y proeutanasia insisten en sus peticiones cuando, en una revolución bien llevada, podemos ganar una apropiada atención en salud. Desde la izquierda de hoy, rodeada de muchos movimientos alternativos, se quiere imponer una forma de hablar, de ser, ver la realidad con tal de ser inclusivos (así contraríen a la razón y la ciencia) son cosas con las cuales no todos estamos de acuerdo dentro del movimiento, sin embargo, hay cosas que sí nos conectan, me refiero a una educación de calidad, pública y gratuita, un sistema de salud preventivo y financiado, una justicia moderna y descongestionada, política criminal y reforma rural.

Para finalizar, mi recomendación es que los baches que han surgido en la unidad del movimiento y las discusiones originadas a razón del distanciamiento de las intenciones reales y verdaderas, esperen hasta que la revolución triunfe, democráticamente, y además de que la sociedad madure, para posteriormente plantear sus postulados, hasta entonces, no deben preocuparse, porque el éxito de la revolución social les garantizará unos derechos mínimos con los cuales podrán aguardar.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales