Reseña "El hijo del siglo" – Antonio Scurati

“Dadles el esplendor de la violencia a estos ciudadanos de una inescrutable metrópolis moderna, de su densa y feroz oscuridad, a estos hombres abrumados por una existencia que no entienden, dad un cohete trazador luminoso a su deseo sangriento de luz, dadles un destino y os seguirán” (Scurati)

 

. La obra obtuvo el premio Strega, el máximo galardón literario italiano.

Estamos ante una biografía novelada o novela documental. En rigor, no es una biografía canónica propiamente dicha. Tampoco una novela fruto de la ficción. El autor avisa: “los hechos y personajes de esta novela documental no son fruto de la imaginación del autor. Por el contrario, todos y cada uno de los acontecimientos, personajes, diálogos o discursos narrados aquí están documentados históricamente y/o lo debidamente atestiguados por más de una fuente”.

El libro tiene, por tanto, el rigor de una biografía histórica (contenido) y está narrado al modo de una novela (forma). El autor utiliza citas reales, reproduce fragmentos de cartas, noticias de prensa o discursos parlamentarios. Y al tiempo, dispone una narración que fluye con la belleza de la buena literatura. Así, Scurati pergeña una obra peculiar, novedosa, creativa. Todo un acierto.

El libro no recoge los primeros años de la vida de Mussolini. Ni su infancia ni su adolescencia ni su juventud socialista. Mussolini ya es un joven fascista de veinticinco años al inicio del texto.

La historia se inicia el 23 de marzo de 1919, fecha de la fundación de los fascios de combate, y concluye el 3 de enero de 1924. Mussolini, ya ha superado la treintena, ha ganado las elecciones con el 64,95% de los votos y da por zanjado el caso del asesinato de Matteotti. El libro termina, pues, a las puertas de la dictadura fascista que duraría veinte años más.

Los capítulos fluyen a velocidad de reacción. Cada capítulo, un año. Avanza el libro y la trama a medida que se van produciendo los acontecimientos. Si a esto le añadimos que Scurati escribe en presente, obtenemos un estilo periodístico que nos acerca a los hechos y nos hace vivirlos como si los desconociéramos, nos hace partícipes de una historia trepidante, la Historia.

Muy interesante son los métodos que utiliza el fascismo para alcanzar el poder: mentiras, insultos, intimidaciones, amedrentamiento, violencia, asesinato. Dice el fascista Luigi Freddi: “el puñetazo es la síntesis de la teoría”.

¿Y cómo es posible, más allá de los métodos mencionados que el fascismo fuera votado masivamente por el pueblo? Por una combinación de la ineptitud de los políticos y partidos parlamentarios, el apoyo de la Iglesia, del rey Víctor Manuel III, de los intelectuales (Pirandello, Malaparte, Benedetto Croce) y por la frivolidad y banalización, cuando no apoyo directo, de la prensa y la política internacionales.

Finalmente, ¿de qué hablamos cuando hablamos de fascismo? Dice Mussolini que los fascistas son antidoctrinarios, problemáticos, dinámicos. No son republicanos, ni socialistas, ni demócratas, ni conservadores, ni nacionalistas. Son una síntesis de todas las afirmaciones y todas las negaciones. Los fascistas, dice Mussolini, no tienen ideas preconcebidas, su única doctrina son los hechos.

El hijo del siglo es un libro memorable.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales